Archive for November 5th, 2009

Hace un par de días en el Congreso, el Ministro de Educación José Antonio Chang dejó intempestivamente la sesión de la Comisión de Educación, debido a los cuestionamientos del parlamentario Pedro Santos. Chang incluso llegó a amenazar con una denuncia por difamación contra el congresista.

¿Qué fue lo que suscitó el incidente? Todo tiene que ver con la discrepancia de cifras de una donación para Pisco.

Retrocedamos en el tiempo. Agosto de 2007. Luego del terremoto que afectó al sur chico del país, muchos gobiernos y entidades internacionales quisieron apoyar las labores de reconstrucción. Entre ellos, se encontraba el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación de México, el SUTEP charro bajo control del PRI.  Informó El Universal de México, el 27 de agosto de 2007:

La dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de México, Elba Esther Gordillo, entregó hoy aquí al presidente peruano, Alan García, un cheque por 750 mil dólares para los damnificados por el terremoto del pasado 15 de agosto en este país.

En una ceremonia realizada en el Palacio de Gobierno, Gordillo expresó su solidaridad por la tragedia provocada por el movimiento telúrico de 7.5 grados de magnitud en la escala Richter, con saldo de 513 muertos, mil 62 heridos y unos 250 mil damnificados.

Al hacer entrega de los fondos, la también presidenta de la Confederación de Educadores de América Latina dijo que ese aporte fue recaudado por profesores mexicanos que se solidarizan con los sureños poblados peruanos de Ica, Chincha, Pisco y Cañete, los más afectados por el sismo.

El presidente García, quien sostuvo un diálogo privado con Gordillo, agradeció la entrega de esos fondos, a los que calificó como “simbólico” porque proviene de los maestros y dijo que servirán para reforzar la infraestructura educativa de este país.

La presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE manifestó que ese dinero se recabó con el deseo de ayudar el proceso de reconstrucción, sobre todo donde se perdieron las aulas.

“Lamentamos la situación que viven nuestros hermanos peruanos. Hemos hecho una colecta tras conocer la envergadura de lo que le pasa a un país hermano”, manifestó Gordillo al felicitar a García por la forma cómo ha enfrentado la catástrofe.

El gobernante de Perú señaló que “esto es un gran simbolismo. El que los trabajadores de la educación de México hagan esto es un gesto bonito”, apuntó.

“Es un gesto de solidaridad y va a servir para apoyar la zona donde han colapsado las escuelas”, manifestó el gobernante al informarle a la dirigente magisterial mexicana que ya se trabaja en la reconstrucción de la sureña ciudad peruana de Ica.

Sin duda, era un gesto bastante bueno. Y la cifra antes mencionada se repitió en una entrevista que tuvo Gordillo con Cecilia Valenzuela.  Pero se suscitaron dos problemas.

El primero de ellos es una diferencia de 50,000 dólares en la donación que no ha sido aclarada hasta el momento. Tal como se señala en la Resolución Ministerial N° 0553-2007-ED, del 11 de enero de 2008, el 27 de agosto de 2007, se recibió el giro Nº 5047433 del Banco Santander Serfín S.A. por US $ 700.000.00 (Setecientos Mil y 00/100 Dólares Americanos). Aquí había una diferencia de 50,000.00 dólares con la suma anunciada por la dirigente sindical mexicana y el Presidente de la República. Esta suma fue depositada posteriormente – como ha reconocido el propio Chang – en una cuenta del Banco de Crédito del Perú, ya con el cambio a nuevos soles.

Los periodistas Pablo O’Brien y Gino Marquez han indagado sobre el tema y señalan que la causa de esta diferencia “probablemente fue un lapsus de la dirigente o (y eso sería grave), llegó el donativo en dos giros, uno de los cuáles no fue ingresado“.

El segundo problema, vinculado a la efectividad de las obras que se hicieron con el dinero donado, es indicado en la nota que los periodistas antes mencionados escriben para el blog Rocoto:

Por otro lado, Chang evitó explicar por qué solo cuándo el Congreso el 21 de setiembre de este año, le preguntó por el destino del mencionado dinero, recién se empezaron a mover los expedientes técnicos para la reconstrucción de los colegios. El 14 de octubre, el mismo día que se le responde al Parlamento por este caso, la OINFE completó los trámites y solicitó a la OGA que convoque a licitación las obras para reparar el colegio Hilda Bringas Quintanilla (Pisco). Mientras que todavía falta completar el expediente del Centro Educativo, Rosa de Santa María (San Clemente).

De hecho, la situación en Pisco sigue siendo alarmante y grave, sobre todo, en lo que respecta a infraestructura, donde los avances han sido dispares.  De hecho, el mismo O’Brien fue a Pisco y reportó lo que pasó en uno de los centros educativos por reconstruir:

La remodelación del colegio San Martín de Pisco refleja, de alguna manera, la desidia, la incompetencia y probablemente la corrupción, con la que se viene llevando a cabo, salvo honrosas excepciones, el proceso de reconstrucción.

A mediados de marzo, la entonces ministra de Vivienda, Nidia Vílchez, aseguró que a fines de julio último estaría habilitado el colegio emblemático de Pisco. El plazo se cumplió, pero la promesa… no.

Al cierre de la edición, la obra se hallaba paralizada hace más de 120 días. Mientras tanto, los 1.200 alumnos que estudian en este plantel deben escuchar clases en condiciones indignas. Los módulos provisionales que se acondicionaron después del terremoto para que fungieran de aulas, se encuentran sin puertas ni ventanas. Muchos de ellos han perdido incluso las calaminas que servían de techo. Los pisos son de tierra y el mobiliario da pena. Los servicios higiénicos son deplorables: cinco inodoros y un lavadero para todos los alumnos.

Pero lo increíble es que a simple vista se hace evidente que la reconstrucción del colegio tiene serios problemas. Los nuevos pabellones se han erigido sobre un antiguo totoral que produce agua permanentemente. Las zanjas abiertas para hacer los cimientos están completamente inundadas. A todas luces, no es el mejor suelo para efectuar una construcción que alojará a tantos niños y adolescentes. Y mucho menos para levantar edificios de dos pisos, que, para colmo de males, están a menos de 500 metros del mar.

La raíz del problema estaría en que no existió una idónea planificación de la obra ni una adecuada selección de la empresa encargada de efectuarla. Por la documentación revisada, no se hizo expediente técnico, a lo sumo un perfil. En enero del 2008, el Programa Nacional de Infraestructura Educativa le adjudicó el proyecto, valorizado en S/. 9.618.025, a Constructora Luren, una empresa con poca experiencia. Error fatal.

Cumplido el año de inicio de la remodelación, el 26 de abril, Luis Huaylinos, jefe de la Oficina de Infraestructura Educativa, tuvo que comunicarle al director del colegio San Martín que se paralizaron los trabajos porque se decidió resolver el contrato con la constructora debido a sus reiterados incumplimientos.

Lo cierto es que estas deficiencias no solo han ocasionado demoras en la culminación del proyecto, sino un incremento en su precio. El 10 de julio pasado, el Ministerio de Educación solicitó a su par de Economía y Finanzas (MEF) que apruebe un incremento en el valor del proyecto por un monto ascendente a S/. 2.574.598,98, un 23,15% adicional. Los funcionarios del MEF expresaron sus reticencias y consideraron que el aumento no se justificaba. Es por ello que, a la fecha, “se ha comunicado al Órgano de Control Interno del Ministerio de Educación a fin de que analice las causas que sustentan las modificaciones [al proyecto] o las posibles deficiencias de los estudios de preinversión con los que se otorgó la viabilidad”. Es decir, existirían indicios de irregularidades que deberán ser investigadas.

Peor aún, el Congreso de la República ya había detectado demoras y falta de información bastante graves. Vía Coordinadora Nacional de Radio:

El informe preliminar de la Comisión de Fiscalización sobre la ejecución de los mil 123 millones de soles en las zonas afectadas por el terremoto concluyó -tras un centenar de páginas- que hasta la fecha no se tiene una información sustentada suficiente que permita realizar una evaluación integral y justificar donde se invirtieron aquellos fondos. Sólo se atreve a asegurar, a través de la recopilación de las normas legales emitidas del 15 de agosto del 2007 al 15 de agosto del 2008, fecha de las afirmaciones de García Pérez, que 660 millones de soles fueron transferidos al FORSUR para las fases de emergencia y reconstrucción.

Ni el FORSUR, el Instituto Nacional de Defensa Civil  (INDECI) ni el Ministerio de Educación (MINEDU), entes que deberían ser fiscalizados por sus órganos de control interno, ni tampoco las unidades ejecutoras (es decir, gobiernos regionales y municipalidades) le dieron a la comisión parlamentaria información documentada para justificar dónde se gastaron los fondos transferidos. Faltan expedientes de adjudicación de contratos, comprobantes de pago, informes de auditoría interna y expedientes de exoneración de procesos de contratación de servicios, entre otros requisitos obligatorios por ley.

Como vemos, lejos de molestarse, se requiere que el Ministro de Educación de una explicación satisfactoria a todos los peruanos.

ACTUALIZACION (12:30 PM)

Según recoge La Primera, Chang señala que los mexicanos solo donaron 700,000 dólares.  A esta altura, solo queda una pregunta: ¿que fue de los otros 50,000 dólares: error de la profesora Gordillo, plata que nunca se recaudó o que no llegó a su destino? Si el Ministerio de Educación tiene una explicación sobre el tema, pues lo que corresponde es que de una vez emita un comunicado público aclarando esta penosa situación.

En cuanto a las demoras en infraestructura, se comprueba nuevamente la ineficiencia del Estado para atender una emergencia. Y en ello, Chang no está exento de responsabilidad política.

Comments 14 Comments »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.