Archivo de la Categoría “Uncategorized”


En los próximos días, la Santa Sede nombrará a un interventor para el Sodalicio de Vida Cristiana. Se supone que la persona designada se encargará de administrar la vida de la cuestionada organización católica. Creemos que el encargo no debe ser la reforma institucional, sino su liquidación. ¿Por qué?

Las investigaciones presentadas por los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz revelan la formación de una estructura destinada a la comisión de abusos físicos, psicológicos y sexuales en forma sistemática, durante cuatro décadas.

Como indica el informe de la Comisión de Ética para la Justicia y Reconciliación, el culto a la personalidad y la poca transparencia del SCV hicieron que estas conductas no solo no fueran denunciadas, sino también fueran toleradas y hasta alentadas como parte de un sentido retorcido de la formación católica.

Como también confirman estas indagaciones, toda la dirigencia del Sodalicio es responsable por estos actos, sea por acción u omisión. Peor aún, muchos de los miembros de la cúpula han sido víctimas y victimarios en esta triste historia. La presencia del interventor podría ayudar a la depuración dirigencial, pero no supera el gran problema de fondo.

Su doctrina es una mezcla de preceptos cristianos con fascismo, esoterismo y discurso de autoayuda. Sus métodos de captación se dirigen a jóvenes de clase alta y media basándose únicamente en la culpa y no en una reflexión adulta de la fe. Sus mecanismos de formación nos remiten mayormente a los pasajes más duros de La Ciudad y los Perros antes que a una educación cristiana. Peor aún, la discriminación y el clasismo son prácticas comunes, como la propia Comisión, arriba aludida, ha reconocido.

No cabe duda de que existen personas de bien al interior del Sodalicio. Sin embargo, su desarrollo espiritual corre grave peligro si es que se mantiene al interior de una entidad cuyas raíces están podridas. Si no se cambian las bases, no hay garantía alguna de que estos hechos no se vuelvan a repetir. Y ello pasa por enterrar a su hombre viejo, es decir, a la organización que permitió violaciones sistemáticas de los derechos humanos.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 01.05.2016)

Comments No Hay Comentarios »

(La justicia ausente del debate electoral. Foto: Andina)

Todos nos quejamos del sistema de justicia. La demora en los juicios en el Poder Judicial, procesos que nunca debieron iniciarse, casos que quedan impunes, corrupción en magistrados y personal administrativo. Y claro, si esperamos a que el sistema se autoreforme, nada de lo antes descrito va a cambiar.

De allí que sea importante que los candidatos presidenciales se enfoquen en este tema. Chequeamos los planes de gobierno de Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski. Esto fue lo que encontramos.

(En algunos temas, los dos postulantes coinciden. Foto: Latina)

LAS COINCIDENCIAS

Ambos plantean una Procuraduría General de la República: Aunque PPK le da más detalle. Indica que es “un organismo público ejecutor del Poder Ejecutivo, cuyo titular deberá ser nombrado, y eventualmente removido, a través de un mecanismo que garantice su máxima autonomía funcional. El procurador general nombrará por concurso público a todos los procuradores, a quienes podrá remover solo por causa justificada y debidamente fundamentada”. Keiko solo apunta a que es un organismo que debe tener autonomía e independencia.

Ambos le ponen el ojo a la demora en los juicios contra la Oficina de Normalización Previsional: Buena parte de la carga procesal en el Poder Judicial se debe a que los procesos por cobro de pensiones son constantemente demorados por la procuraduría de la organización. La diferencia está en las soluciones. Fujimori plantea una comisión especial para determinar los casos de litigio innecesario, mientras que PPK indica que la tarea corresponde a la Procuraduría General de la Nación.

Ambos plantean acotar la carga procesal de la Corte Suprema de Justicia: Para todo efecto práctico, la Corte Suprema de Justicia se ha convertido en el destino final de los juicios en el Perú. La idea original era que esta instancia cuente con pocos casos y se puedan dar precedentes para las demás instancias. PPK busca que esto se haga en diálogo con el nuevo presidente del Poder Judicial, en enero de 2017. Keiko propone desde ya limitar el acceso a la CSJ y, además, descargarla de cuestiones administrativas.

(Sin ser un plan completo, PPK saca ventaja a Keiko en el tema de justicia. Foto: Trome)

LAS DIFERENCIAS

PPK apuesta por una reforma integral del sistema de justicia, Keiko no: Las medidas que plantea Fuerza Popular son cuestiones aisladas. Peruanos Por el Kambio plantea retomar el ritmo de reforma a través de un Acuerdo Nacional por la Justicia, que sea la política estatal sobre la materia.

PPK propone una reforma del Consejo Nacional de la Magistratura. Para Fuerza Popular el tema no existe: Esta es una instancia clave, dado que nombra y ratifica a los jueces y fiscales de todas las instancias. Asimismo, puede destituir a los magistrados del Poder Judicial y del Ministerio Público. La entidad ha recibido críticas en los últimos años tanto por su actuación como por su mecanismo de elección. Peruanos Por el Kambio indica que se harían cambios en “número de consejeros, su sistema de elección, los requisitos para acceder al cargo, la modalidad de trabajo y el sistema de rendición de cuentas” en base a las propuestas de CERIAJUS, Transparencia y la PUCP. Keiko Fujimori no dice nada sobre esta materia.

PPK apuesta por el fortalecimiento del sistema penal. Keiko no dice nada al respecto. Las propuestas de Peruanos Por el Kambio van para la mejora de la Sala Penal Nacional - aunque, lamentablemente, solo por el tema de crimen organizado y no por los temas de derechos humanos que también tiene a su cargo -, la implementación (por fin) del Código Procesal Penal en Lima y Callao, contar con más juzgados de flagrancia y un juez de paz penal en cada comisaría de Lima y Callao. El plan de Keiko solo apunta a algunas medidas de conexión interinstitucional para el combate a la delincuencia, en su capítulo sobre seguridad.

PPK apuesta por medidas concretas para la corrupción al interior del sistema de justicia. Sobre todo, en lo que se refiere a los jueces. Se propone contar con jueces contralores así como la posibilidad que la Corte Suprema de Justicia intervenga las Cortes Superiores en graves casos de corrupción. Sin embargo, no se abordan los graves problemas de microcorrupción que afectan al ciudadano común y corriente. Keiko Fujimori no menciona nada sobre la materia.

PPK plantea la mejora de la enseñanza del Derecho. Keiko no se pronuncia. Una medida importante. Como señaló Luis Pásara hace más de una década, con honrosas excepciones, la formación de los abogados peruanos es un desastre. Se plantea que la SUNEDU tenga un presupuesto especial para vigilar el rigor ético y profesional de las Facultades de Derecho. Mientras que Fuerza Popular simplemente no ve este tema como prioritario.

Keiko apunta a dos puntos claves de la carga procesal: justicia constitucional y familia. Dos temas sensibles para los ciudadanos y en los que propone acelerar los procesos y convertirlos en orales. No es la gran solución a estas materias, pero sí apunta acertadamente a un núcleo importante del sistema judicial. PPK no menciona nada en torno a estos puntos.

PPK contempla la variable intercultural, pero en forma acotada: Básicamente, destinada a la coordinación entre la justicia comunal y el Poder Judicial formal. Para el fujimorismo, el tema no está en su agenda.

LO QUE NO TOCAN

Cruz Silva, coordinadora de Justicia Viva, programa del Instituto de Defensa Legal, ha planteado una serie de lineamientos generales que deberían tener los planes de gobierno sobre esta materia. Luego de leer dichas líneas y examinar los planes, notamos que faltan estos puntos:

  • Presupuesto: Ninguno de los dos candidatos se pronuncia sobre si habrá un incremento del dinero destinado al sistema de justicia, su posible sujeción a objetivos de reforma y a la fiscalización del uso de estos fondos.
  • Perspectiva de género: Salvo la alusión a los temas de familia en el plan de Fuerza Popular, no se propone una línea en esta materia.
  • Reforma del sistema de elección de las máximas autoridades del sistema de justicia: En el plan de PPK se contempla lo relativo al CNM y al Tribunal Constitucional, pero no mucho más. Para los fujimoristas, la materia ni siquiera aparece en su discurso, ya ni que decir en el plan.
  • Participación de la sociedad civil: Otro tema inexistente en los planes. A esta altura, es claro que la reforma judicial no se puede hacer sin que los colegios profesionales, las universidades, las ONGs y la prensa tengan algo que decir al respecto.
  • Acceso a la justicia de poblaciones vulnerables: Con excepción de las mujeres en los casos de familia dentro del plan del fujimorismo, esta materia básicamente es ignorada.

Se puede concluir que el plan de PPK tiene medidas acertadas en los aspectos macro, pero no logra cuajar una propuesta completa de reforma judicial. Mientras que lo de Keiko apunta a algunos puntos específicos en forma adecuada, pero no ve el mapa completo de la justicia y, menos aún, propone grandes cambios. Ambos están en debe en esta materia y nos deben mayores precisiones sobre estos aspectos en las cinco semanas y media que quedan de campaña.

Comments 2 Comentarios »

(Gran portada de El Comercio de hoy. La foto lo dice todo)

No es un secreto para nadie que las rivalidades políticas al interior de Fuerza Popular están encarnadas en dos figuras centrales: Keiko y Kenji Fujimori. La candidata presidencial apuesta por el aggiornamiento, el congresista más votado del país por la revindicación paterna. Todo ello alentado por el cuerpo de asesores que cada uno tiene.

Pero lo que no se esperaba es que Kenji terminara petardeando, indirectamente, la campaña de su hermana a punta de tuits:

(Recopilación: Utero.pe)

¿Por que, esta vez, el daño parece ser mayúsculo?

En primer lugar, porque la estrategia de Keiko y su equipo es “desfujimorizar el partido”. Escoger un nombre como Fuerza Popular, hablar de futuro antes que sobre las ventajas del gobierno de los años 90 y aludir, como hace un par de días, que el candidato del 2021 no sería un Fujimori apuntan en esa línea. De hecho, si fuera por Ana Vega, la principal asesora de Keiko, Kenji no estaría en el partido. Del reportaje de Marco Sifuentes y Laura Grados para Poder, en octubre de 2015:

Hay una clara animadversión hacia mí y hacia mi padre, desde hace mucho, por parte de Ana Vega y su grupo —ha dicho el congresista en privado—. Y esto va más allá de la mera estrategia.

En su círculo de confianza Kenji deja claro, siempre, que no se trata de un asunto de su hermana, sino de Ana Vega, a quien le atribuye, incluso, el que algunos asesores “tengan miedo” de visitar su despacho en el Congreso.

El problema es que “desfujimorizar” Fuerza Popular es casi un oxímoron. Así lo anotó Adriana Urrutia, polítologa que conoce por dentro al partido, el domingo en La República:

¿Se puede ser candidato presidencial del fujimorismo sin apellidarse Fujimori?

No. Si no dejaría de ser fujimorismo.

Y Kenji lo está haciendo notar.

Un segundo problema se vincula al timing. Kenji se despachó con todo apenas horas después de las declaraciones de su hermana en Panorama en torno a la sucesión dentro de Fuerza Popular. De hecho, la primera impresión que dio es que teníamos plan “Keiko 2016, Kenji 2021″. Y aunque luego aclaró sus declaraciones, lo cierto es que el daño ya estaba hecho.

Pero, además, disputar el liderazgo dentro de Fuerza Popular en medio de la segunda vuelta es el golpe más duro que puede recibir la candidata. Así lo entiende El Comercio cuando editorializa que:

Por último, pero no por ello menos importante, se ha encargado de deslizar que si esa presunta alternancia no se produjese de aquí a cinco años, la dirigencia que encabeza su hermana devendría en ‘dirigencia enquistada’, sembrando el germen de una disputa partidario-familiar que no debe resultar precisamente atractiva para los votantes en estos momentos.

Todo indica que Kenji adelanta una percepción: “mi hermana no podrá ganar con un fujimorismo aggiornado. Ergo, yo podré hacerlo revindicando, sin tapujos, el legado de mi padre”. Casi confinando a su hermana como una suerte de Lourdes Flores naranja.

Precisamente, ello nos lleva al tercer punto a considerar: ¿Es Alberto Fujimori ajeno a este tipo de declaraciones? Comenta Juan Carlos Tafur:

Es demasiado torpe como para creer que sean solo el fruto de la habitual impericia política de Kenji y apuntan más bien a sospechar la reaparición de un guión proveniente de los sectores más duros del fujimorismo -o de la propia Diroes-, que no ven con buenos ojos la “apertura” de Keiko y entenderían que si así va a ser la cosa mejor, inclusive, sería no ganar y guardar pan para el 2021.

El albertismo quizás amañaba una jugada que pretendía solamente dejar sentada una posición a mantener los siguientes cinco años -en una suerte de labor opositora desde dentro-, pero ha terminado por petardear el tablero con impredecibles consecuencias.

Es allí donde se abre otro flanco para el fujimorismo. Los opositores más radicales al expresidente estiman que, de ganar Keiko, quien finalmente gobernaría es su padre. Lo mismo si es que Kenji resultaría como triunfador. Y esa imagen es letal, dado que la herencia paterna es, a la vez, el motivo que permite la supervivencia de Fuerza Popular, pero también el que evita, por ahora, que su lideresa gane las elecciones.

Por ello, no sorprende que todos imaginemos que el rostro de Keiko es aquel que hoy se empleó en la portada del diario decano de la prensa nacional. Y puede ponerse aún peor.

Comments 11 Comentarios »

(El régimen laboral policial en debate. Foto: Publimetro)

No es un secreto para nadie que la Policía Nacional del Perú ha tenido, durante mucho tiempo, sueldos bastante bajos. Y eso fue aún más evidente en la década de 1990.

Allí se instauró un sistema laboral sui generis para compensar los salarios exiguos: el denominado 24 x 24. El agente policial trabajaba 24 horas para el Estado y, al dia siguiente, que descansaba, podía dar servicios particulares de seguridad a diversas entidades privadas.

Este sistema tenía dos problemas. De un lado, el efectivo policial descansaba muy poco, en un trabajo que implica un desgaste físico y emocional bastante fuerte, lo que repercutía directamente en la lucha contra la delincuencia. De otro lado, en la práctica se privatizaba la seguridad en el país, lo que implicaba que aquellos que podían pagar por la misma se contrataban su propio policía.

Este gobierno decidió dar por terminado este pernicioso sistema. A cambio, comenzó a elevar los sueldos en la PNP. Así se puede resumir:

(Infografía: El Comercio)

Sin embargo, subsisten dos problemas, como indica Sandra Belaunde, editora de País del diario decano:

Ahora, es cierto que el Gobierno omitió dos puntos cruciales. Por un lado, no advirtió a los agentes que los incrementos son un sustituto al ingreso adicional obtenido en el día de franco y no un complemento. Por otro, los aumentos se han dado en forma de bonos no pensionables, lo cual significa que cuando los agentes se jubilen, recibirán su pensión en base a su salario inicial.

Ello, por supuesto, obliga a que el sistema laboral - y, por supuesto, pensionario - sea perfeccionado y no eliminado, como ha planteado Keiko Fujimori en los últimos días. Peor aún, la propuesta no se encuentra en su plan de gobierno y declaraciones anteriores de sus asesores en seguridad indican que va en contradicción con la línea original de Fuerza Popular sobre la materia.

Para rematar el error, la candidata indicó anoche en Panorama que “No tendría nada de malo que los policías cuiden chifas”. Precisamente, la idea de la eliminación del sistema 24 x 24 implica que la profesión policial sea dignificada y la aspirante a la Presidencia de la República ahora plantea volver a un modelo que poco ha ayudado a ello y que ha tenido un pobre efecto en la lucha contra la inseguridad ciudadana.

Fuerza Popular ha construido una imagen de partido preocupado por la seguridad. Sin embargo, este tipo de iniciativas, así como las propuestas señaladas en su plan de gobierno, nos indican que la percepción es mayor a la realidad. Y que el populismo no es solo materia de su línea económica.

Comments 1 Comentario »

Construir en afán por presentar una obra propia porque hasta ahora solo inaugura las ajenas un by pass que no soluciona ninguna dificultad en el tráfico. Peor aún, usar para ello el dinero destinado a recuperar el río principal de la ciudad y a dotar de una mejor calidad de vida a nuestros compatriotas selváticos afincados en la capital.

Dejar de lado cualquier política cultural, con excepción de pintar las paredes del centro histórico de amarillo. El FAEL y el programa de Cultura Viva yacen sin recuperarse.

Cancelar de facto cualquier intento de reformar el transporte público limeño. Ya no solo basta con anular la licitación de la recaudación electrónica del Sistema Integrado de Transporte, sino que acoge una interpretación retroactiva de una norma para afectar a contratos ya firmados. Lo último supone al menos la violación de dos artículos de la Constitución y podría costarle caro a la ciudad. Es decir, a nuestro bolsillo.

Levantar, a pesar de las protestas, un malecón en la Costa Verde que será afectado por la erosión marítima en los próximos años.

Nombrar como director del zoológico principal de la ciudad a un procesado por direccionar contratos en la gestión anterior del burgomaestre. Y luego ubicar en una jefatura del Parque de las Leyendas a un sentenciado por narcotráfico.

Colocar a su hombre de confianza en cuanto puesto pudo en la administración municipal: asesor de la alcaldía, presidente del directorio de la Beneficencia y, brevemente, miembro del directorio de SERPAR. Y hacerse acompañar por él al extranjero y que le brinde la oportunidad de reemplazarlo en discursos sin que nos explique el motivo.

Mandar al tacho de la basura la planificación de la capital del Perú con miras al quinto centenario de su fundación española. Cerrar el Parque del Migrante y cancelar el proyecto Tierra Prometida que trasladaría a los comerciantes minoristas de La Parada.

Aparecer únicamente en actividades protocolares o en enlaces microondas donde no quiere responder a preguntas incómodas, si es que hay algún reportero que haga alguna.

Este es Luis Castañeda Lossio. Simplemente destruyendo (la ciudad de Lima).

(Columna publicada en Exitosa Diario el 24.04.2016)

Comments 8 Comentarios »

(Por el partido propio. Foto: Perú.21)

Hoy por la madrugada, se conoció que Julio Guzmán dejaba Todos Por el Perú. La noticia fue anunciada inicialmente por Aureo Zegarra, presidente del partido político, quien dijo que la decisión había sido comunicada anoche, en la reunión convocada por el excandidato presidencial para definir la posición de TPP frente a la segunda vuelta electoral.

Horas antes del anuncio, Guzmán había colocado una nota en su Facebook donde manifestaba que no votaría en la segunda vuelta y que dejaba en libertad a sus seguidores para que opten de acuerdo a su conciencia el 5 de junio próximo. Allí el economista no hizo anuncio alguno sobre su nueva agrupación. Ello ocurrió a las 6:00 a.m., cuando colgó un video alusivo a una nueva agrupación que agrupe a la “Ola Morada”.

¿Cómo interpretar el anuncio del candidato?

De un lado, un signo de las tensiones existentes entre TPP y su excandidato presidencial. Las mismas que ya se registraban desde la campaña. Así lo indicaba Caretas a fines de febrero:

El ex coordinador de la base de ese departamente, Olberto Oquendo Lozada, cuenta que “nos reunimos en Miraflores para ver el tema de las listas en la casa de María Teresa Guzmán (hermana del economista, nota de DTP) con (el vocero del partido) Manuel del Águila. Les mostramos el trabajo de las bases, las actas. María Teresa tiró las actas en un acto de desaire, diciendo que nosotros no sabíamos cómo se manejaba esto. Y sí pues, efectivamente nosotros no sabíamos que las elecciones en un partido se realizaban a dedo, como es que se ha designado los candidatos al Congreso por Moquegua”. De similar opinión es José Ibárcena, ex precandidato y psicólogo que renunció un día antes de la presentación de las listas. “Nunca mencionaron que no se realizarían elecciones internas, esa no es una práctica de un partido bien constituido”, declaró.

Ambos cuestionaron que Sandra María Gonzales encabece la lista. Esta ex militante del Frente Amplio tiene un proceso judicial por cobros indebidos al Estado. Supuestamente cobró durante 12 años la pensión de su madre fallecida a pesar que no le correspondía por ley al ser funcionaria del Estado con sueldo estable.

Los desacuerdos con María Teresa Guzmán tendrían más alcances. Es inusual que un candidato presidencial que sube como la espuma y se posiciona como el outsider de una campaña vea cambios en su equipo más cercano cuando hay que redoblar esfuerzos. Aquí ha pasado lo contrario que la tienda de PPK (ver más).

Pero eso pasó hace dos semanas cuando Marjorie Effio, quien fue su jefa del equipo de comunicaciones y de prensa durante dos años, renunció a la campaña. Según ha trascendido, Effio, quien acompañó permanentemente a Guzmán cuando no aparecía en las encuestas, sigue siendo miembro de Todos Por el Perú.

De hecho, Effio hizo público su malestar con Guzmán a través de una nota en Facebook rebotada en varios medios de comunicación. La periodista indicó que toda la responsabilidad por no cumplir con las normas electorales sobre democracia interna recaía en el candidato. Y que había gente que rodeaba al candidato que le impedía acoger de buen grado las críticas. Desde TPP, algunas voces la responsabilizaron por el tema de la pérdida de la inscripción de la postulación. Otros dirigentes del partido respaldaron a Effio en su trabajo.

Otro problema se presentó cuando El Comercio publicó una nota sobre supuestos reparos entre Guzmán y Aureo Zegarra:

En esa conversación, Guzmán pidió, a cambio de seguir con Todos por el Perú, ser presidente del partido y nombrar a la mitad de los integrantes del CEN. La dirigencia de la agrupación, no obstante, no aceptó tales condiciones, lo cual no deja de llamar la atención, pues en diciembre pasado intentó inscribir (hecho que fue rechazado por el ROP y el JNE) un CEN en el que los allegados a Guzmán eran más de la mitad.

El encargado de transmitir estos acuerdos a Guzmán es Elmer Cuba. Él fue quien llevó al ex candidato presidencial al entorno de Todos por el Perú.

Guzmán, como ha de recordarse, aseguró más de una vez que, de llegar a la presidencia, designaría a Elmer Cuba ministro de Economía y Finanzas.

La antigua dirigencia tiene ciertos reparos con la conducción de Guzmán, pues consideran que el fracaso en la inscripción de la plancha es, en buena parte, responsabilidad de su hermana María Teresa.

Guzmán negó dichos desencuentros. Sin embargo, poco más de un mes después, termina yéndose de Todos Por el Perú, aunque en términos cordiales.

El excandidato tiene varios problemas. El primero es que su imagen se terminó desdibujando luego de los reclamos por el retiro de su candidatura. Aquí hemos sostenido que la tacha en su contra pudo haberse resuelto en otro sentido, pero que su manejo político en este tema fue lamentable. Y hasta ahora no ha podido recuperarse de ese golpe.

Una segunda dificultad tiene que ver con la ubicación política de Guzmán. De acuerdo con su nota, piensa ir a conquistar el espacio de centro que terminó yéndose con Barnechea, PPK y Mendoza, en distintas proporciones. Ello implica que Guzmán se dedique a sostener su imagen pública durante cinco años, sin congresistas y haciendo recorridos durante todo el país, lo que implica un egreso sostenido de recursos. Ello implica que su nuevo grupo tenga buenas espaldas económicas y bases en todo el país. Keiko pudo hacerlo, pero con un diezmo de los congresistas. Y, más aún, Barnechea va a hacer trabajo en serio para disputarle ese espacio. Bastante cuesta arriba

Finalmente, más allá de las burlas sobre su convocatoria para que el nombre de la nueva agrupación se designe por sus fans en Facebook, lo cierto es que Guzmán deberá aprender que, en tanto no haga política en la cancha real, sus seguidores en la conocida red social se pueden diluir como lágrimas en la lluvia (morada). Las redes son necesarias, pero no bastan.

Comments 1 Comentario »

Este fin de semana, la Comisión Ética para la Justicia y Reconciliación, grupo de trabajo nombrado por el Sodalicio de Vida Cristiana, emitió su informe final. Y, hay que decirlo, despejó las iniciales dudas que muchos teníamos sobre su labor.

El informe es contundente en sus conclusiones. Se indica que dentro de la institución se cometieron abusos contra los derechos fundamentales de las personas, los mismos que fueron encubiertos por la organización. El principal responsable es Luis Fernando Figari - repudiado públlicamente por la Comisión -, quien creó una organización a su medida, sin cuestionamiento alguno. Resulta indubitable que existieron abusos sexuales, físicos y psicológicos, poca transparencia en el manejo de las finanzas de la organización y discriminación racial y social contra varios de sus miembros. Otro de los daños relatados es el impedimento de formación profesional de varios de sus miembros, a la par que se empleaba su mano de obra en forma gratuita.

Los miembros de la Comisión recomiendan reparaciones de diverso tipo a las víctimas, así como un pedido de perdón individual y el apartamiento de la actual dirigencia de la conducción del Sodalicio. Finalmente, se envía el informe al Vaticano para que intervenga la organización. Un documento tan contundente que ha terminado descolocando al propio superior actual del SVC, Alessandro Moroni, quien ha viajado a Roma para pedir la intervención de la institución, no sin antes decir que no estaba de acuerdo con todo lo afirmado en el informe.

Pero las investigaciones judiciales deberían ir más allá. Y cabe proponerle una vía posible de indagación al Ministerio Público. Lo que originalmente se inició como una investigación contra Figari debiera extenderse a otras personas, para arribar a la siguiente conclusión: los superiores sodálites cometieron abusos sistemáticos contra sus miembros y su forma de organización permitió la comisión de los hechos y su ocultamiento. En suma, vislumbrar la forma de tratar este caso como lo que es: un crimen de lesa humanidad cometido por una organización no estatal. Obviamente, ello no comprende a las personas que, de buena fe, se acercaron al SCV para su auxilio y guía espiritual, sino a quienes se convirtieron en abusadores y cómplices de dicho abuso.

En base a lo presentado durante los últimos meses, consideramos que las siguientes personas deberían ser investigadas.

(Foto: Sodalicio de Vida Cristiana)

LUIS FERNANDO FIGARI

Fundador del Sodalicio de Vida Cristiana. De acuerdo al libro Mitad Monjes, Mitad Soldados - escrito por Pedro Salinas y Paola Ugaz -, tres testimonios lo acusan por abusos sexuales. A lo largo de todo el volumen, se narran diversos abusos psicológicos realizados por este personaje. El informe de la CEJR indica que se estimuló un culto a su personalidad y que “los integrantes de la cúpula que entonces acompañaba a Luis Fernando Figari, con su silencio obsecuente, aprobaban esa conducta, pese a revelarse contraria al más elemental propósito de vida cristiana”.

(Foto: Exitosa)

JEFFREY DANIELS

El libro de Salinas y Ugaz cuenta claramente que Daniels abusó de menores de edad y que, una vez que estos hechos fueron conocidos por la cúpula, fue encerrado durante un año en la casa de formación sodálite en San Bartolo. A los otros habitantes de la residencia se les dijo que “discernía su vocación”. Actualmente vive en Estados Unidos. Recientemente, el exsodálite Álvaro Urbina reveló ser una víctima de abusos sexuales por parte de Daniels.

(Foto: Utero.pe)

DANIEL MURGUIA WARD

Fue atrapado in fraganti cuando fotografiaba, semi desnudo, a un niño de 11 años de edad, en un hostal del Centro de Lima. Fue una de las personas más cercanas a Figari, a quien sirvió personalmente durante varios años en la casa San José Uno, en Santa Clara. Su hermana Patricia indicó que el Sodalicio decidió expulsarlo públicamente de la institución, pero luego tuvo un abogado cercano a la organización para tratar de desligar al SCV de Murguía. Patricia Murguía indicó que también miembros del Sodalititum fueron a la cárcel a visitarlo “para ajustar un lavado cerebral”.

(Foto: Utero.pe)

LUIS FERROGIARO

Fue el sacerdote sodálite a quien aludió el actor y activista Jason Day en una columna de 2013:

Luego me preguntó si sabía jugar gallito ciego. Y no, no sabía. Entonces, con esa paciencia suya que se contrastaba con mi bullente ansiedad por irme –porque uno puede ser un niño de 9 años pero el peligro se reconoce, siempre– me tomó de la mano una vez más y comenzó a jugar con mis dedos mientras me hacía preguntas sobre mi familia, mis hermanos… Mi ansiedad se convertía en rabia. Conseguí librarme, no quería estar ahí. Lo siguiente era meterle una patada en los huevos y correr. Pero me dejó salir, con calma, esa calma del que tiene todo bajo control, del que ya recorrió ese camino varias veces y lo volverá a recorrer.

El testimonio de Day quiso ser puesto en cuestión por Rossana Echeandía, exeditora de la Mesa Central de Redacción de El Comercio, pero fue ratificado por él en una columna publicada en el referido diario.

El periodista Pedro Salinas indica otros casos en los que Ferrogiaro está involucrado. Son testimonios bastante fuertes:

Una que llegó a mis manos es redactada por un ex militante del movimiento, quien cuando tenía once años padeció situaciones embarazosas gatilladas por el mencionado clérigo en la comunidad sodálite del Callao, de la cual Ferroggiaro fue superior. “(Ferroggiaro) sostuvo hacia mi persona, en diversas oportunidades, una conducta inadecuada acompañada de tocamientos que no correspondían de ninguna manera a una conducta moralmente normal”, escribe el denunciante.

Y más adelante relata con detalle cómo acompañaba en el auto a los diferentes miembros de esa comunidad para participar en actividades organizadas por el Sodalicio. Pero hace notar una excepción: “Siendo copiloto (de Luis Ferroggiaro) se dieron una serie de tocamientos (…) Los espacios entre copiloto y conductor siempre estuvieron definidos, pero al parecer para él no. Ya que era común que extendiese su mano derecha a mi muslo izquierdo, e inicialmente a través de una palmadita empezase a sobar (…) mi pierna para luego dejar de mover su mano y dejarla reposar sobre mi muslo izquierdo (…) Estos acontecimientos eran constantes y cada vez más incómodos, a tal punto que luego (…) me invitaba a su habitación para (mostrarme) cómo vivía el superior”.

“Hago público estos acontecimientos (debido a que hoy) soy padre y tengo hijos a los cuales no tocaría de la forma en que lo hizo este señor”, remata la acusación fechada el 2014.

Y el 9 de abril, en las páginas de El Pueblo de Arequipa, el arzobispo de la Ciudad Blanca, Javier del Río, reveló una nueva denuncia contra Ferroggiaro, presentada a inicios del 2016. Del Río explicó en dicho medio que no se trataba de una violación, sino de un comportamiento exageradamente afectuoso que habría ocurrido en la casa de la familia del denunciante, cuando el menor se preparaba para la Primera Comunión¡Como en el caso de Jason Day, que negaron Bermúdez, Erwin Scheuch y Echeandía! ¡Igualito!

El paradero de Ferroggiaro es desconocido.

(Foto: Twitter Jaime Baertl)

JAIME BAERTL

Según indicó el exsodálite Martín Scheuch:

Sin embargo, viene a mi memoria un hecho bastante extraño que ocurrió en el año 1979 cuando yo tenía unos 16 años y mi consejero espiritual era B. Durante una sesión de consejería ocurrida en una de las pequeñas salas habilitadas para esto fines en la desaparecida comunidad sodálite de San Aelred, situada en Magdalena en la Av. Brasil, en un momento interrumpió nuestra conversación y entró a los recintos de la comunidad —a los cuales estaba prohibido entrar sin permiso y que estaban separados de las salas de recepción por una puerta donde había un cartel con la palabra PRIVADO—, dizque para consultar un asunto con Germán Doig, por entonces superior de esa comunidad. Cuando regresó, me ordenó que me desvistiera. Una vez hecho esto, me dijo que debía abrazar una enorme silla que allí estaba y fornicarla, en realidad simular que la fornicaba. Cumplí la indicación de manera muy torpe, si bien con cierta reticencia inicial de mi parte. De hecho, me sentí bastante incómodo. Aun cuando B mantenía baja la mirada y también se mostraba evidentemente incómodo ante la situación, yo sentí que se me estaba haciendo violencia interior, aunque el fin aparente de todo ello era simplemente romper las muchas barreras psicólógicas que yo tenía a esa edad y que me habían convertido en una persona excesivamente reprimida. La situación no duró mucho y B me pidió que me vistiera nuevamente, y me preguntó si me sentía mejor. Le dije qué sí, y no le di mayor importancia al asunto, pues los sodálites nos tenían acostumbrados a cosas raras, pero hasta ahora ninguna había tenido la connotación sexual que tenía esa experiencia. Vista a la distancia, no considero esta experiencia como un intento de abuso sexual, sino como una manipulación y violación de la conciencia mediante el sometimiento a una situación vergonzosa de connotación sexual que atenta contra la intimidad personal. El hecho de que B haya consultado la medida me lleva a pensar que se trataba de una táctica que ya se había aplicado en otras ocasiones.

El personaje que alude es al sacerdote Baertl.

Pedro Salinas indica que el referido cura también encubrió actos de abuso sexual:

Concretamente, en 1989, Baertl me confesó en sus oficinas de Lizardo Alzamora, en San Isidro, que en 1986 descubrieron el caso de un jerarca sodálite, muy cercano a él, involucrado en por lo menos un evento de abuso sexual, aprovechando su condición de director espiritual. Entonces Baertl me dijo que se trató de “un hecho aislado”, del cual “no tenían conocimiento”. ¿Les suena el sonsonete?

Lo curioso es que al predador jamás lo expulsaron. Lo aislaron en una suerte de ‘retiro’ –como hicieron años más tarde con el pederasta sodálite Jeffrey Daniels– y le dieron cobijo y protección. Nunca lo denunciaron ante alguna autoridad civil, y el líder sodálite se fue, ya adivinarán, cuando quiso.

Una de las víctimas de Figari indicó que Baertl sabía de sus denuncias.

(Foto: La República)

OSCAR TOKUMURA

Fue superior de la casa de formación de San Bartolo durante varios años. Un testimonio narrado recientemente por Salinas y Paola Ugaz da cuenta de sus métodos de “disciplina”:

“Yo le tenía miedo a (Óscar) Tokumura. Escuchaba sus gritos destemplados y literalmente temblaba. Y en alguna ocasión me oriné en los pantalones. Había una especie de conductismo malsano. A mí, como a muchos, nos trataba de ‘hijo de perra’, entre otros insultos muy fuertes y nos pegaba frecuentemente en la cara. (En las comunidades sodálites) se vivían cosas muy fuertes y duras que te sobrepasaban y que tenías que aguantar, porque eran parte del ‘estilo sodálite’, y que supuestamente te ayudaban a ser recio, en la lógica de que ‘lo único que no puede hacer un sodálite es parir’. Yo he visto a algunos orinar sangre después de recibir golpes a discreción y sin contemplaciones en el estómago

Salinas también refiere que:

Además de dedicarse a atormentar sodálites (su especialidad, o sea), Tokumura se convirtió también en uno de los encubridores del sodálite pederasta Jeffrey Daniels, cuando a este lo confinaron en San Bartolo para evitar el escándalo, pues algunos padres de familia se enteraron de lo que “el apóstol de los niños” hizo a sus hijos. Pero ya adivinarán. Para evitar la sanción social y el escándalo de estar en boca de toda la clase alta limeña, no denunciaron. Y el pederasta, luego de un año cobijado por la institución, y por Tokumura, se largó hacia los Estados Unidos, donde vive actualmente.

Tokumura, para que tengan una idea, le hacía memorizar a sus “formandos” el sonido de su auto, un VW Golf, con el propósito de que le abrieran la puerta del garaje cuando llegaba y no tuviese que frenar. Las órdenes que narran los testimonios en la investigación son todas inhumanas, despiadadas, retorcidas, perversas, violentas. Porque si algo caracterizaba al formador sambartolino, entrenado por el propio Figari, era justamente eso: la violencia alevosa, desmedida, de palabra y obra.

Adicionalmente, Tokumura sorprendía a algunos sodálites con gestos inopinados y desconcertantes. Los abrazaba largamente, como si se engrapase al cuerpo del otro, y les acariciaba la nuca, dejando perplejos a los sodálites que les ocurrió aquello.

Otro testimonio sobre lo que hacía Tokumura en su actividad “formativa” lo pueden leer aquí.

(Foto: Sodalicio de Vida Cristiana)

DANIEL CARDÓ

Sacerdote peruano, hijo del exministro de Educación Andrés Cardó Franco. Andrés Felipe Cardona, exsodálite colombiano, narra un episodio de maltrato cometido por el cura:

“Te voy a dar once puñetazos en el estómago y no te puedes caer”, le dijo en una ocasión. E insistió bravuconamente en su advertencia: “Si te caes, empiezo desde cero”. Y así fue. Andrés Felipe Cardona, adivinarán, cayó más de una vez. Y Cardó cumplió con su amenaza. Y figúrense, ‘el respetado y reconocido religioso estimado en los barrios marginales del Callao y muy apreciado por la sociedad colombiana’, azotó a trompadas y bofetadas a Cardona. Hasta hacerlo gemir de dolor. Hasta hacerlo anegarse en llanto. Hasta dejarlo pasmado, astillado, fracturado, hecho añicos, implorando porque la tortura y la humillación cesen. “Es para que seas más recio y te hagas más hombre”, le decía el valiente Daniel Cardó, mientras que su víctima se retorcía doliente en el piso como consecuencia de los inclementes puñetazos encajados en la boca del estómago.

Luego de una corta campaña de algunos allegados al sacerdote por tratar de resaltar la vida espiritual de Cardó, Salinas reseñó en su blog lo siguiente:

Un exsodálite, que no es Andrés Felipe Cardona, le escribió hace unos días a Paola Ugaz y le contó que había vivido en la misma comunidad sodálite de Cardó, ubicada en el oriente antioqueño, cuando Daniel Cardó era el superior/encargado. Textualmente le dice a Pao: “El sacerdote Daniel Cardó durante la etapa en la que viví en esa comunidad, NUNCA hizo un trabajo con ‘desplazados de la guerrilla’ (…) Había sí un trabajo pastoral con algunos grupos en los municipios cercanos, pero de ello estaban directamente encargados los aspirantes que se formaban allí (…) Cardó, muy pocas veces, casi contadas, salía de esa comunidad a hacer trabajo pastoral directo y el trabajo se lo encargaba a los aspirantes a su cargo. Si bien nos enterábamos de algunos casos de guerrilleros que vivían ‘por ahí’, o del cobro de cupos, NUNCA se trabajó con desplazados de la guerrilla”.

También sostiene este exsodálite -que no es ninguno de los testimonios que se recogen en Mitad monjes, mitad soldados- que fue testigo de “abusos de autoridad y maltratos por parte del ahora sacerdote”. En su correo electrónico menciona un feroz ensañamiento contra un sodálite (que tampoco es Andrés Cardona) que padeció los castigos del cura matón. Asimismo apunta que no recuerda que Cardó haya vivido en la comunidad del Callao y que no se le conoce trabajo con personas pobres de dicho lugar. Que solo iba al Callao cuando tenía que dirigirse hacia el aeropuerto. Y cosas por el estilo.

(Draxl junto a Sandro Moroni. Foto: El Quinto Pie del Gato)

ALFREDO DRAXL

José Enrique Escardó hace un largo relato sobre su formador espiritual en la comunidad San Aelred, ubicada cerca de la esquina de las avenidas Brasil y Pershing. Así remata su relato:

“Anda lava los baños”, me dijo. Agarré los guantes, la esponja, el detergente y todo lo demás para cumplir con la orden. El baño de San Aelred era como el de un centro comercial, con varios inodoros separados por paredes de metal. Impecable, nuevecito. Cuando ya estaba por limpiar el último wáter, Draxl apareció para supervisar mi avance. “No le eches detergente a ese último, solo sácale la suciedad con la esponja y no jales. Me avisas cuando esté listo”. Y así fue. “Ahora sácate los guantes y lávate las manos con esa agua, ahí mismo, arrodillado frente al wáter”. No me pareció nada extraño, peores órdenes había recibido ese mes. Así que lo hice sin chistar. “Ahora te voy a pedir algo que puedes o no hacer, depende de ti”. Escuché. “Si no lo haces, evaluaré tu paso por San Aelred como el de todos los demás y veremos si el saldo consigue que entres a vivir definitivamente en comunidad”. Sonaba justo. “Pero, si lo haces, te aseguro que eso bastará para decirle a Luis Fernando que pasaste tu mes de prueba y en abril entras a San Bartolo de todas maneras”. Buena oferta. Lo miré. No tenía miedo. Era mi prueba máxima. Yo quería ser un sodálite de comunidad. Quería que Luis Fernando me aceptara. Quería cambiar el mundo. Quería ser santo. Quería ser un signo de contradicción. “Lávate la cara con el agua sucia del wáter”. Lo miré, puse en una balanza el asco y el éxito, cerré los ojos, tomé una buena cantidad de agua entre mis manos y me la eché en el rostro. “No pues, así no, lávatela bien”, me dijo el representante de Luis Fernando, el fundador, nuestro modelo a seguir, el santo vivo que sabía qué era lo mejor para nosotros. Metí mi cara al wáter y me la lavé como Dios manda. Como el Dios del Sodalicio manda. No lloré esa vez. Había llegado adonde quería. En mis 18 años de vida recién cumplidos no había logrado nada grande. Ese wáter era como una nueva pila bautismal que me hizo entrar en el reino de los pocos elegidos de Luis Fernando. Tomé una toalla, me sequé, miré a Draxl y él sonreía. Frío pero satisfecho. “Ahora sí jala el wáter y anda báñate. Bienvenido a San Bartolo”. Y cumplió con su compromiso. En abril me mudé a Nuestra Señora de Guadalupe.

Draxl fue hasta diciembre último director del colegio San Pedro, establecimiento educativo del Sodalicio para varones, ubicado en Rinconada del Lago.

(Foto: Sodalicio de Vida Cristiana)

ENRIQUE ELIAS DUPUY

Actual Procurador del Sodalicio de Vida Cristiana. Salinas y Ugaz indicaron que los sodálites identificados en su libro como “Mateo” y “Pablo” fueron agredidos físicamente por él. Reside en Roma. Como indica la periodista Laura Grados sobre el abogado de Luis Fernando Figari:

(Armando, nota de DTP) Lengua Balbi es un abogado jubilado, socio histórico del Estudio Rodrigo, Elías y Medrano, si no el más importante de los bufetes del país. Uno de los fundadores del estudio, Enrique Elías Laroza, es nada menos que el padre de Enrique Elías Dupuy,actual procurador del Sodalicio en Roma, quien también ha sido denunciado por encubrimiento, después de las demandas presentadas hace cuatro años ante el Tribunal Eclesiástico.

(Foto: La República)

ALESSANDRO MORONI

Ni siquiera el Superior General actual de la organización se ha salvado de las acusaciones. De hecho, él mismo admitió en una carta publica haber sido responsable de abusos físicos:

En el mes de octubre del 2015 salió Vicente López de Romaña contando que una vez un Superior suyo le pegó una cachetada, quiero decirles que cuando lo escuché, lo recordé y sentí pena y vergüenza. Vicente tuvo la generosidad de no mencionarme, pero yo sé que fui yo. Vicente te pido perdón de corazón y tu bien sabes cuánto te estimo; espero que este perdón lo pueda hacer pronto contigo cara a cara.

Oscar Osterling en un artículo publicado el 27 de marzo, habla de mí y de una serie de faltas que cometí. Narra que con ira le di una cachetada a un amigo de comunidad; de corazón les digo que no recuerdo haberlo hecho, pero no tengo por qué dudar de que haya sido así. Le he pedido perdón a este hermano, quien no guarda ningún resentimiento, le agradezco su generosidad y me esfuerzo por nunca más hacer algo así.

En el mismo artículo Oscar narra que lo insulté, le dije agresiones y barbaridades. Oscar: de verdad no lo recuerdo, te pido perdón por ello, y quiero tener la oportunidad lo antes posible para pedirte perdón cara a cara.

(Foto: Las Líneas Torcidas)

BONUS: GERMAN DOIG KLINGE

Si bien falleció en 2001 y, por ello, no podrá ser investigado, los testimonios de Rocío Figueroa y otras dos víctimas de tocamientos indebidos y abusos sexuales cometidos por el exnumero 2 del Sodalicio pueden servir de guía para conocer que pasó dentro de la institución. Recordemos que el caso Doig gatilló la salida de Figari de su puesto como Superior del Sodalicio, así como la serie de testimonios recopilados en “Mitad monjes, mitad soldados”.

Es hora que el Ministerio Público haga su trabajo.

Comments 5 Comentarios »

(La portada que acaba de costarle al periodista Fernando Valencia una sentencia bastante injusta)

Esta mañana, el exdirector de Diario 16, Fernando Valencia, fue condenado a un año y ocho meses de prisión suspendida, por una querella interpuesta por el expresidente Alan García. Según la resolución, que puede ser apelada, también deberá pagarle 100,000 soles como reparación civil.

Valencia colocó la portada que vemos en portada, que alude a una declaración del actual mandatario Ollanta Humala en torno a obras inconclusas. Diario 16 - hoy en otras manos - también publicó una nota reseñando lo dicho por el actual Presidente de la República.

En una primera resolución, la querella había sido desestimada. Así lo indicó el medio en cuestión en junio de 2013:

“Es de apreciarse que la noticia propalada por Diario 16 y según se tiene de la carátula del mismo, no habría sido emitida en mérito a un juicio de valor por el denunciado, conforme se refiere al titular “Humala arremete contra el gobierno aprista: ladrones a la cárcel y no en el poder. Presidente critica obras inconclusas dejadas por la gestión de Alan García – Insta a los pobladores a denunciar…” apareciendo la foto del querellante, del presidente actual y que a mayor abundamiento se tiene que de la página número 4 del mismo diario se acompaña como anexo en la presente denuncia y glosa a folios siete que aparece el siguiente contenido: El presidente Ollanta Humala…”, resuelve el juzgado.

La defensa de García apeló esta decisión. En el furibundo escrito, García llegó a llamar delincuente a Valencia, lo que sí calificaría tranquilamente como suceptible de una querella:

(Imagen: Diario 16)

El magistrado Rómulo Cabezas Chira desestimó la apelación, pero decidió inhibirse de seguir viendo el proceso. Posteriormente, el nuevo magistrado, William Alexander Lugo Villafana, decidió continuar con el juicio y hoy ha dictado su sentencia.

Además del argumento de fondo - es decir, que la información no es difamatoria -, Valencia también esgrime que otros medios también cubrieron la noticia. Así se puede atestiguar en estas capturas de pantalla:

(Capturas: Diario 16)

Como indica el abogado Carlos Rivera, quien defiende a Valencia:

“Si los argumentos de defensa del abogado de Alan Garcia (Genaro Vélez) fueron inconsistentes y lamentables, el hecho de que se nos convoque ahora para una lectura de sentencia quiere decir que hay otros elementos no jurídicos que pesaron en la decisión del juez. Eso es sumamente preocupante. Aquí se está dándole la razón a una actitud vengativa de Alan García contra un periodista y no se está actuando con criterio jurídico. Y es que el líder aprista culpa de su desastrosa campaña electoral a los medios que “día a día machacaron” con sus portadas sobre el tema narcoindultos. Diario16, bajo la dirección de Fernando Valencia, difundió ampliamente sobre todo el trabajo de la Megacomisión y otros temas que comprometieron al anterior gobierno”.

Conocemos a Fernando Valencia, quien nos dio la oportunidad de tener una columna en Diario 16 durante una breve etapa. Más allá de coincidencias y discrepancias, sabemos que su trabajo es profesional y crítico. Expresamos nuestra solidaridad con él y esperamos que la sentencia sea revertida en segunda instancia.

Comments 23 Comentarios »

Pasada la resaca de la primera vuelta electoral, es tiempo de afrontar la etapa de definición. Mientras Keiko Fujimori ya viene haciendo actividades desde mitad de semana, Pedro Pablo Kuczynski ha demorado en iniciar su campaña y, sobre todo, en entender mensajes claves para ganar en segunda vuelta. Aquí algunos de ellos:

No le haga ascos a la izquierda: es hora de que vaya por ese voto. Discúlpese públicamente con Verónika Mendoza por las ofensas y reúnase con ella. Aproveche que tiene en Gino Costa y Alberto de Belaúnde dos excelentes nexos con ese sector. Si no quiere firmar una hoja de ruta, enfatice los aspectos en los que coincide con el Frente Amplio y que los tiene en su plan de Gobierno.

Busque voto conservador a través de la economía: si quiere que el sector A sea suyo, no vaya a reuniones con Parejas Reales. Emplee su mayor valor: ser el garante de la ortodoxia económica. Sobre todo cuando, por declaraciones y por plan, Keiko Fujimori es capaz de hacer cualquier cosa en dicha materia.

Voceros efectivos: exhiba cuanto pueda a Martín Vizcarra. Tenga a expertos claros en educación y salud. Aproveche más a Costa en seguridad y a De Belaúnde en derechos humanos. Tiene en Alfredo Thorne y Giovanna Prialé dos buenos expertos económicos con rollo sencillo. Y si no puede pedir disculpas por su responsabilidad en Bagua, limite el rol de Mercedes Aráoz.

Empatía: si en algo va a quererlo confinar Keiko Fujimori, es en presentarlo como un postulante alejado de las preocupaciones populares. Elija un lenguaje claro para presentar sus temas, no rechace ningún regalo, controle cualquier declaración disonante y use su buen humor. Y, sobre todo, escuche mucho a los ciudadanos.

Aproveche los defectos de su rival: cada declaración errática de los voceros de Fuerza Popular debe ser exprimida al máximo. Para ello, tiene a dos eficientes políticos preparados para estas tareas: Juan Sheput y Carlos Bruce. Que esta sea su forma de demostrar su rechazo al fujimorismo.

Por último, que se le vea sed de ganar. Le quedan siete semanas. Aprovéchelas. Despierte.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 17.04.2016)

Comments 3 Comentarios »

(A aprender a procesar la victoria en la derrota. Foto: Perú.21)

El domingo pasado, desde este modesto espacio, consideramos que uno de los ganadores de la elección era el Frente Amplio. Sacaron una votación impensada hacía 4 meses, la performance política de su candidata - y ahora nueva lideresa - mejoró sustancialmente su discurso y obtuvieron la segunda bancada más importante del Congreso de la República.

Todo ello no es poco y es meritorio considerando que su campaña tenía pocos recursos económicos frente a los demás partidos. Asimismo, se reafirmó una identidad de izquierda y, además, se hicieron ajustes para afrontar las críticas provenientes desde dentro y fuera de este sector político.

Pero nuestra izquierda tiene dos problemas de raíz que hasta ahora no ha podido conjurar y que pueden hacer abortar su esperanza de crecer.

La primera es la vocación de bondad y pureza que suena en su discurso. Mejor dicho, creer que el patrimonio de ambas es únicamente zurdo. Hace casi 16 años, Alberto Vergara escribía este texto que me resuena como palabra de hoy:

En política lo relevante son los medios. Sólo la acción política incivilizada y anti-democrática cree que los fines son más importantes que la forma de llegar a ellos. Sólo las pretensiones totalitarias buscan ciertos fines sin escatimar las formas. De allí que Camus afirmara, en nombre de la vida, que en política son los medios los que justifican los fines. Tener en cuenta esto para la nueva izquierda significa dejar de tomar la política en términos de moralidad. Dejar de asumir que su fin es el único correcto; que, como dice mi amigo Eduardo Dargent, deje de creer que tiene el monopolio de la bondad. Éste es un acercamiento de impronta religiosa, no es laico como lo es la democracia. Si sólo la izquierda fuese buena (en el sentido más maniqueo), en algún momento la legalidad podría ser un impedimento para realizar el único fin correcto, que sería el de ella. La democracia no permite este tipo de acercamiento a la cosa pública.

La izquierda, al menos desde Marx, asumió mayoritariamente que luchaba por un mundo perfecto, el utópico (aún cuando Marx debe revolverse en su tumba cuando escucha que sus ideas, científicamente diseñadas para desterrar al socialismo utópico, son precisamente tildadas de utópicas). Su defensa del comunismo se hacía apasionada porque era la apología del paraíso en la tierra, donde campearía el hombre total. La democracia moderna (el calificativo es lo de menos: liberal, representativa, deliberativa o lo que fuera) nunca se ha concebido como algo perfecto.

Por el contrario, se presenta siempre como perfectible. Alejada de anhelos heroicos, la democracia se sabe incompleta y es consciente de que el camino utópico sólo es el atajo por el que los hombres terminan siendo prisioneros de unas ideas que rápidamente dejan de serlo para convertirse en campos de concentración o cárceles-nación. Entonces, el cambio de actitud será un imperativo. Trocar la defensa del mundo idílico por la de uno perfectible; he allí, tal vez, la mayor exigencia de la izquierda de los próximos años.

Y ese es un serio problema. Al creer que tiene el patrimonio ético del país, nuestra izquierda no concibe como un interlocutor válido a un sector de derecha liberal que sí coincide en intereses con ella en varios temas. Peor aún cuando su mirada - como en décadas pasadas - está centrada en lo estrictamente económico. Una rama de olivo como la que tiene un congresista electo de Peruanos Por el Kambio como Alberto de Belaúnde, quien reseña los temas en los que la izquierda y el sector liberal que apoya a PPK pueden coincidir, termina siendo mirada con sospecha.

Vamos a decirlo de frente: el país no tuvo la matriz económica en su mira como votante en forma mayoritaria. Como bien lo han mostrado Gerardo Caballero y Marco Sifuentes en estos días, el voto “por el modelo” fue una variable mucho menor. De hecho, la votación ha sido por una mayor presencia del Estado, sea en sus vertientes conservadora-populista (Keiko), liberal (PPK) o socialista (Mendoza). Ello no implica necesariamente ampliar el tamaño del aparato estatal, pero sí contar con servicios más cercanos al ciudadano. Los tres candidatos, desde sus perspectivas y con sus limitaciones, plantean miradas distintas a este fenómeno.

Por tanto, así como se equivocan los amigos libertarios al mandarse con editoriales entusiastas sobre el modelo, también lo hace la izquierda cuando dice que se ha confrontado al mismo. Más aún cuando las dos alternativas que han pasado a segunda vuelta lo hacen desde visiones distintas del mercado: una más liberal (PPK) y otra más populista (Fujimori). Y no ver esa distinción implica ceguera. Así lo indicó, hace cinco años, Eduardo Dargent:

Si para el analista zurdo la economía de mercado es la fuente de inmensos males y el tema central de la elección, es lógico que él vea parecidos a todos los arriba mencionados. Pero para por lo menos el 80% de los ciudadanos las cosas no son tan sencillas. La actual intención de voto muestra que las personas ven claros matices entre esos candidatos. Estas diferencias son en parte ideológicas: hay unos más al centro que otros. Pero hay además aspectos que trascienden la ideología y que pesan también en a elección. Lo claro es que los ciudadanos no ven la misma derecha monolítica que mira el analista de izquierda.

El segundo problema tiene que ver con la creación de identidad. Yo estoy a favor de la misma. Y creo que Levitsky acierta cuando señala que “El FA apostó por un proyecto menos amplio y más ideológico que muchos esperábamos—y le salió bien”. De hecho, estuvo a un tris de pasar a segunda vuelta con dicho proyecto.

Pero creo que la creación de identidades tiene sus propios momentos y espacios. Y así como Fuerza Social erró en pensar que las elecciones generales del 2011 eran un buen momento para generar identidad - en lugar de comenzar con buen pie su gestión municipal -, creo yo que resulta un error suponer que una segunda vuelta donde nos jugamos una posible concentración de poder a favor del fujimorismo es la mejor coyuntura para poder formar una identidad contrapuesta “contra la derecha”.

Desde la izquierda no partidarizada, escribe José Carlos Agüero:

Pensando en esa izquierda que se va formando, seria, creo que cuando la democracia está en peligro, debería ser capaz de poner de lado su propio interés programático. Por un momento, solo por ese momento de la crisis, si se quiere. No sus ideales. Estos forman su identidad. Pero sí poner de lado su orgullo herido. Poner de lado el cálculo cortoplacista.

Claro que es difícil votar por este tipo de derecha. Pero justamente allí puede estar la medida del compromiso con el tablero y no solo con las fichas. La democracia no es buena solo cuando prevalece nuestro punto de vista. Quizá nuestro compromiso con ella se mide justamente cuando con pesar, protestando, imaginando desde ya formas de revertir esta situación, elegimos votar por nuestro rival político.

Nuestro rival político es parte de nuestro país, es parte del pacto republicano que nos permite elegir y ser elegidos si somos partidos democráticos. Hay que defender ese pacto. Aunque sabemos que ese pacto sea un poco una ficción (pero es una ficción fundamental), y sea endeble, inmaduro, perfectible.

No es una decisión fácil. PPK y algunos miembros de su equipo - no todos, hay que decirlo - se mandaron con epítetos inaceptables en una campaña democrática. Hay una visión económica contrapuesta entre ambos grupos. Y creo que un voto a su favor no debería implicar un cheque en blanco. De hecho, considero que el Frente Amplio debería ir un paso más allá y tratar de acordar con Peruanos Por el Kambio un tratamiento similar de algunos puntos en los que están de acuerdo en lo sustancial. El candidato Kuczynski deberá hacer más esfuerzos que los producidos esta semana para tender puentes, en forma rápida y certera. Y también es cierto que ningún acuerdo de este tipo supone un endose de votos, cuestión inexistente en el país.

Pero ello no quita que la izquierda no deba hacer una reflexión. Tratar de procesar rápidamente su duelo por una primera vuelta perdida por pocos votos (de hecho, deberían darle vuelta a este post de Eduardo González Cueva sobre lo bueno, lo malo y lo feo que hicieron). Las decisiones que se tomaron en la segunda vuelta del 2011 no fueron fáciles. Lo mismo ocurre en esta ocasión, solo que para otros votantes. Aprovechen el fin de semana para meditar, con calma, el rol que les corresponde en esta coyuntura.

Comments 5 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.