Archivo de 20 Noviembre 2009

Como recordámos ayer, Alberto Fujimori renunció hace 9 años desde Japón por fax. Pero al hoy sentenciado por delitos de corrupción y contra los derechos humanos no se le aceptó la renuncia y fue vacado por incapacidad moral permanente.

Del archivo del Congreso de la República, recordamos varias de las intervenciones de la sesión histórica del 21 de noviembre de 2000, como para recordar el “legado” de Fujimori, así como algunas de las más monumentales piezas de humor involuntario a cargo de parlamentarios fujimoristas.

MANUEL VARA OCHOA

El país, de acuerdo con lo que he podido ver, sigue queriendo al Presidente de la República. Él reconoce sus errores; no es ningún delincuente para que declaremos su incapacidad moral.

ANEL TOWNSEND

Estos actos políticos se expresan cuando señala en su carta que no puede gobernar sin mayoría en el Congreso; cuando el 14 de setiembre pudimos ver directamente —lo que era un secreto a voces, una evidencia conocida— que, para tener esa mayoría, era capaz de utilizar la corrupción; que, para tener dominio sobre el Poder Judicial, tenía un asesor con una red de chantaje; que, para tener dominio sobre el Ministerio Público, sufrimos a una Fiscal de la Nación que todo el tiempo encubrió la corrupción; que, para tener dominio sobre las Fuerzas Armadas, utilizó a un ex capitán expulsado de ellas que le ha causado indignidad y ofensa a nuestros probos militares, marinos y aviadores; que, para tener dominio sobre el aparato de los programas sociales, tenía que presionar y amenazar a mujeres que desde muchos años antes se han organizado en clubes y comedores populares; que, para tener dominio —por no tener más bien solvencia moral, como debe tener todo demócrata—, tenía que presionar.

Él desperdició y, creo yo, abandonó la confianza que le dio el pueblo en 1990, año en que se quejaba de la partidocracia y de la crisis política que efectivamente existía. Pero resulta que aquello que era tradicional y negativo, él lo convirtió en lo que realmente atacaba, sin tomar en cuenta que lo tradicional no es negativo mientras conlleve valores y ética. Él convirtió la utilización del discurso en pro de la salvación de un pueblo en un caudillismo que condujo a un sistema de corrupción que aún no hemos terminado de conocer completamente. Él protegió a Vladimiro Montesinos para que se asile y para que jamás este Congreso lo investigue; y hoy no soporta que se vayan a encontrar evidencias en su contra que lo vinculen con una red que ha combinado crímenes de lesa humanidad con actos gravísimos de corrupción.

HENRY PEASE

Él nunca había reconocido que era ciudadano japonés, hasta este momento; y esto escandaliza a la nación, indigna hasta a su propio Consejo de Ministros. Ciertamente, no es esa la actitud que percibo en varios de los parlamentarios del oficialismo. Pero el Consejo de Ministros ha reaccionado indignado. ¿Por qué? Porque se quedaron “colgados de la brocha”. Hay lo que se llama lealtad para el equipo y para los que están subordinados a él; pero el Presidente no ha dado ninguno de esos ejemplos.

En los últimos meses lo hemos visto actuar como el personaje de la película Rambo, tratando de reemplazar a la Policía Nacional o a las Fuerzas Armadas en una tarea que no tuvo ningún éxito y que probablemente no quiso que lo tuviese. Lo hemos visto interferir en la investigación judicial y presentarse en público con lo que ha incautado, cuando él no es juez ni fiscal ni forma parte del Poder Judicial. Todo esto no es sino un sistemático conjunto de atropellos que obliga a pensar que estaba buscando eliminar pruebas antes que acusar como es debido a quien ha sido pescado cometiendo un acto de corrupción.

El país tiene que decir ¡basta!, y decir también que en este caso hay una permanente incapacidad moral, cuyo rasgo principal es la permanente mentira, la cual comenzó con la famosa excusa de la intoxicación por bacalao de la campaña electoral y de la que ha habido otros mil ejemplos en estos diez años.

Señor Presidente, yo he luchado durante diez años contra el fujimorismo, y también he reconocido sus éxitos y no he insultado jamás. No me interesa hacer leña del árbol caído; pero tengo que llamar pan al pan y vino al vino; y, por tanto, tengo que llamar moralmente incapaz a quien miente al país, a quien no tiene la valentía de dar la cara y renunciar en su propio despacho, a quien se va fuera del país para mandarnos una carta desde Tokio, cuidando no sé qué tesoros; ciertamente, no el tesoro del aprecio de la ciudadanía ni el de la dignidad del cargo ejercido, porque ha dejado a los peruanos humillados ante todo el mundo. Los peruanos no podemos pensar que, con ese comportamiento, van a decir en el mundo que somos demócratas, ciudadanos que nos respetamos, cuando él, que ha ejercido diez años la Presidencia de la República, no ha sido capaz de representar a los ciudadanos que lo eligieron, ni a sus propios ministros siquiera.

JORGE DEL CASTILLO

¿Quién va a creer que alguien pueda enriquecerse al lado del Presidente de la República y que éste diga que no se daba cuenta ni sabía nada? ¿Acaso no se le advirtió de los crímenes de Barrios Altos y de La Cantuta? ¿Acaso no se le advirtió de las cuentas millonarias de su asesor en un banco de Lima, y salió el propio Presidente a defenderlo? ¿Acaso no se le advirtió del lavado de dinero y del narcotráfico?

CARMEN LOZADA DE GAMBOA

Hoy tenemos dos documentos que analizar: el primero, la carta de renuncia presentada por el ingeniero Alberto Fujimori. Condeno, en lo personal, que haya sido remitida desde Tokio; dejo constancia de que esa forma de presentar su renuncia no es de mi agrado, pero es como lo ha hecho. (

JORGE CHAVEZ SIBINA

Con el fin de someter al país, hemos asistido durante estos años a la construcción de una mayoría artificial. Con el pretexto de una supuesta eficiencia, se pisoteó la Constitución y se violaron las leyes. Para controlar el poder se instalaron sofisticados sistemas de escuchas telefónicas. Para mantenerse en el poder se tomaron, presionaron o controlaron los medios de comunicación. Para seguir acumulando poder se arrebataron competencias y funciones a las municipalidades del Perú y se atacó sistemática y perversamente a los alcaldes y líderes independientes que defendían la democracia y los espacios locales. Para seguir acumulando más poder se vació de contenido a las instituciones y se las manejó con elementos corruptos.

Se asesinó y se torturó en las instalaciones del Ejército, mancillando la memoria de los héroes y mártires que dejaron un ejemplo de honor para todos los peruanos. Se utilizó a nuestras Fuerzas Armadas y Fuerzas Policiales para campañas electorales, violando la Constitución y las leyes. Se manipuló la pobreza para hacer campaña electoral, abusando de necesidades elementales como alimentos o vestimenta. Se utilizó la necesidad de educación para hacer campañas con colegios que se construían sin licitación.

MARTHA MOYANO

Debo decir que siento tristeza por la forma como ha presentado su renuncia, desde Tokio, el Presidente de la República. Sí, siento tristeza.

Soy miembro de la bancada oficialista de Perú 2000 y no he presentado mi renuncia y jamás la presentaré, porque, retirándome, no soy más digna ni menos digna. Creo que en los momentos difíciles se necesitan personas que permanezcamos firmes, de pie, como en algún momento lo estuvieron los señores congresistas de la oposición cuando hubo problemas con el gobierno.

CESAR ZUMAETA

¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber avalado a una banda de mafiosos y asesinos dirigidos por Vladimiro Montesinos en los últimos ocho años? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber permitido hechos tan dolosos y criminales como los que corresponden a los casos de La Cantuta y Barrios Altos? ¿Honra el señor Fujimori al Perú al haber permitido los últimos ocho años que en este Parlamento se hayan archivado los informes de todas las comisiones investigadoras relacionadas con las fechorías que ha cometido el presente régimen en los últimos diez años? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber permitido indiscriminadamente la venta de casi todas las empresas públicas y que el producto de esa venta, de más de 9 mil millones de dólares, hoy se haya esfumado? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber permitido la legislación laboral que ha puesto en la calle a millones de peruanos y con la que se despide a mansalva a trabajadores tanto del sector público como del sector privado? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber permitido un modelo económico que ha expulsado del país a más de dos millones de peruanos? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber permitido la renegociación de la deuda externa más sospechosa de la presente vida republicana? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al avalar el tráfico de armas y el lavado de dinero? ¿Honra al Perú el señor Fujimori al haber construido un gobierno bajo el más grande centralismo que ha ahogado a las provincias del interior del país? ¿Honra al Perú el señor Fujimori cuando hace diez años nos manifestó que iba a construir un gobierno basado en la honradez, la tecnología y el trabajo, y hoy el país sufre un daño moral irreparable y niveles de desempleo jamás vistos en la historia republicana?

MARTHA CHAVEZ

Ya ha habido ciudadanos que han llamado, aun anónimamente, para decir que hay un vídeo en el que el Presidente aparece recibiendo dinero y que incluso habrían trucado su voz; y yo me pregunto ¿a quiénes están afectando esos grandes moralizadores? ¿Quién les está proporcionando esos vídeos y qué directivas siguen? ¿Quién es el interesado en que ese tipo de presiones tenga lugar? ¿Piensan acaso que es simplemente por amor al arte que se proporcionan esos videos? ¿De dónde salen los recursos millonarios con los que se pagan esos vídeos? Porque sabemos que se está vendiendo la información. El Presidente de la República ha querido parar eso, ha querido oponerse a las presiones de esa misma gente que hoy nos viene a amenazar con que hay uno o dos vídeos.

ABSALON VASQUEZ

Reconozco que, como seres humanos, podemos cometer errores, y éstos se han cometido. Por ejemplo, entre los errores más importantes tenemos la ley de interpretación auténtica, con la que, como dije hace unos días, yo particularmente no estuve de acuerdo. Actué en silencio e hice saber mi disconformidad. No era congresista en ese entonces; pero como ciudadano e integrante del gobierno, me opuse a la tercera elección.

También estuve en desacuerdo con la ley por la que se destituyó a los magistrados del Tribunal Constitucional, aun cuando en este caso había argumentos, como dije otro día. Pero entiendo que pudo haber otra forma de solución sin recurrir a la destitución.

Casos lamentables son los de La Cantuta, Barrios Altos, la señora Leonor La Rosa, así como los de corrupción, que deben ser investigados con profundidad y sancionados ejemplarmente para que no queden impunes.

Considero un error, asimismo, que el señor Presidente de la República haya presentado su renuncia desde Japón, y como él hoy ha manifestado, sin pensar en que ello iba a dar lugar a una mala interpretación. Pero, como dice en la carta que le dirigió a usted, señor Presidente, lo hizo para evitar una mayor confrontación y que él fuese un estorbo en esta reconquista institucional democrática del país.

Considero también un error que se hayan intervenido las universidades demasiado tiempo; eso fue negativo, como negativas fueron algunas privatizaciones, caso de las generadoras y distribuidoras de electricidad. Y, además, el que no se hayan hecho investigaciones oportunas en Congresos anteriores; la falta de una adecuada regulación de las tarifas; la falta de control de la Superintendencia de Banca y Seguros en las tasas de intereses leoninas de la banca de consumo.

RESOLUCION FINAL

Declaración de Permanente Incapacidad Moral del Presidente de la República y Vacancia de la Presidencia de la República

Artículo 1.o.— Declaración de permanente incapacidad moral del Presidente de la República

Declárase la permanente incapacidad moral del Presidente de la República, ciudadano Alberto Fujimori Fujimori, según lo establecido por el inciso 2) del artículo 113.o de la Constitución Política del Perú.

Artículo 2.o.— Declaración de vacancia de la Presidencia de la República

Declárase la vacancia de la Presidencia de la República, debiendo aplicarse las normas de sucesión establecidas por el artículo 115.o de la Constitución Política del Perú

EPILOGO

Tomo prestado algo dicho antes en otro blog:

Basta de la cultura de la criollada, del bacalao, de la yuca. Basta de la pendejada hecha gobierno en aras de “la paz”, el “modelo” o cualquier otro concepto políticamente correcto que es solo una excusa para pisotear al prójimo. O todos somos iguales o esta cosa que se llama Perú no funciona. Sólo así seremos libres, seámoslo siempre.

MAS SOBRE EL TEMA:

Las sentencias condenatorias a Fujimori: Allanamiento (primera y segunda instancia), Derechos Humanos, 15 millones y Corrupción.

Comments 40 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.