Archivo de 17 Diciembre 2009

La semana pasada, la periodista Paola Ugaz reveló una noticia bomba: Américo Zambrano, periodista premiado por sus investigaciones sobre los Sánchez Paredes, habría extorsionado a la ex relacionista pública Blanca Burmester.

Ugaz fue testigo presencial de una conversación entre Burmester y Zambrano el 16 de octubre de este año, en la que se dio cuenta de detalles inesperados sobre la forma de procedimiento del periodista. Dicha conversación quedó registrada en un audio. Según me fue confirmado por dos fuentes durante el día de ayer, la transcripción del audio que viene circulando en Internet no corresponde a lo registrado en el audio.

La periodista ha resumido el caso en un video grabado para La Mula:

Por su parte, Zambrano ha dado 3 descargos distintos. El primero fue un correo electrónico dirigido a Ugaz el 9 de diciembre:

Pao, desde hace unas semanas corren los rumores de que Blanca me habría grabado supuestamente “extorsionàndola”, lo cual es muy gracioso. Lo que sì creo que pasò es que ella se aprovechò de una
conversaciòn, posterior a mi salida de Caretas, en la que yo le digo que mi madre està enferma. Pero creo que a estas alturas nada me sorprende en ella.

Afortunadamente la conversaciòn se dio cuando yo había ya renunciado a Caretas y cuando la nota en que la menciono como la relacionista pública de Orlando Sánchez ya había sido publicada en Mar de Fondo. Es obvio que ella tenía que vengarse y si tiene una buena arma esa es su lengua y presumo yo secundada por Miguel Ramírez. Sea como fuese hoy me llamó una persona diciendome algo así: “Paola Ugaz también ha escuchado a Blanca y le cree”. Yo me reí pero igual decidì escribirte. Cualquier cosa llàmame al XXX-XXX-XXX

Un beso
Américo.

El segundo fue un mail enviado por Zambrano el 11 de diciembre:

1. La reuniòn que reseña Paola fue la segunda. La primera ocurriò tres dìas antes. Fue Blanca la que me llamò llorando y querìa reunirse conmigo y con Miguel. Fui. Ahì me dijo que estaba entereda del
problema de mi madre. Le dije que estaba cabezòn por eso y se ofreciò a hacerme un prèstamo “transparente”. Yo estupidamente aceptè y ese fue mi gran error. No tenìa a quièn màs acudir. Me citò para el lunes y fue ahì cuando olvidè mi Reniec. El lunes ya me esperaba lista la trampa y fui grabado. Reconozco ese gran gran error.

2. Yo ya habìa renunciado a Caretas. No podìa ofrecerle nada puesto que el Mar de Fondo ya habìa sido publicado. El audio que tengo en el que su mano derecha la acusa de haber recibido mensualmente dinero de Orlando Sanchez se lo entreguè a Hildebrandt apenas tres dìas atràs. Si hubiera querido extorsionarla pues le entregaba ese audio que ella tanto anhela y asunto arreglado.

3. La investigaciòn de los Sànchez se hizo con el mayor cuidado y profesionalismo. Ninguna nota ha podido ser refutada. Yo tengo varias querellas por difmaciòn por este caso y una por estafa. Anteriormente no aceptè presiones de ellos ni ofrecimientos de la propia Blanca. Por què habria de hacerlo ahora y sobre todo de Blanca. Insisto en que ella se aprovechò del problema mèdico de mi madre. Pero en fin. La nota de Paola me deja virtualmente como un delincuente, cuando pienso que mis notas, todas, fueron desarrolladas siempre con el mayor profesionalismo, ètica y decencia.

Amèrico

La tercera replica, fue dada a La Mula:

Conforme van pasando las versiones y los días, Zambrano va enredando más su explicación. El problema es que su situación se complica un poco más a partir de un dato que hemos podido corroborar.

El domingo 13 de julio de 1997, el periodista Miguel Ramírez - aludido tangencialmente en este caso y actual jefe de la Unidad de Investigación del diario El Comercio - publicó en el diario que ha cumplido 170 años una nota titulada “Narcos de Perú operan en México desde 1980″, que apareció en las páginas 1, 24 y 25 del cuerpo A de la edición de ese día.  Pueden ver a continuación las imágenes escaneadas del reportaje, que también se encuentran en La Azotea del Tercer Piso:

En la publicación, se da cuenta que el primer caso oficial sobre la conexión peruano - azteca de la droga se produjo el 10 de diciembre de 1987, cuando en la hacienda “Rancho Luna” fueron asesinados los peruanos Segundo Simón Sánchez Paredes y Maritza Herrera Von Hemerlick, así como el mexicano Luis Wilfredo Córdova García. En esa época, ya se sabía que el finado Sánchez Paredes operaba en tráfico de drogas, cuestión comprobado cuando, dos días después del crímen, la policía federal mexicana encontró en el rancho 416 kilos de cloridrato de cocaína recién procesada, así como insumos químicos. En la publicación tambié se da cuenta que los cargamentos de droga eran enviados por José Alvarado Bermúdez y Jorge Bermúdez Showing, quienes tenían un importante historial por tráfico de drogas.

Este dato podría ser anecdótico de no ser porque era la primera vez que se daba cuenta de la historia de Segundo Simón Sánchez Paredes y se daba cuenta de su crímen y sus conexiones.

Años más tarde, en 2007, Américo Zambrano publicó toda la serie referida a los Sánchez Paredes. Esta fue la serie que fue premiada en dos ocasiones. Entre otros datos relevantes, aparecieron aquellos que Ramírez publicó en 1997. Según hemos corroborado con una revisión de todos los reportajes de dicha serie, Zambrano no indicó en ninguno de sus reportajes que parte de su historia había sido contada 10 años antes. Peor aún, en el reportaje del 15 de noviembre de 2007, titulado “El Expediente Perdido” publicado en la revista Caretas, se indica lo siguiente:

La madrugada del 11 de diciembre de 1987, un triple crimen conmocionó a la ciudad de Pachuca, estado de Hidalgo, a 50 minutos de Ciudad de México. Los asesinatos ocurrieron en una hacienda colonial, conocida como ‘Rancho Luna’, situada en el condado de Zempoala, a 20 kilómetros de Pachuca.

Cuando la Policía mexicana llegó al escenario del crimen, encontró los cadáveres de tres peruanos: Wilfredo Córdova, ‘El Chivo’ (35), Maritza Herrera Van Henelyck (28) y Segundo Simón Sánchez Paredes (40), nada menos que hermano de Perciles. El dueño del ‘Rancho Luna’ era precisamente Segundo Simón, conocido en esas tierras como afortunado empresario ganadero y todo un señor potentado. ¿Por qué lo mataron? Dada su opulencia, pudo haberse tratado de un robo que culminó en tragedia o un crimen pasional. Pero al escudriñar el sótano de la hacienda, la Policía descubrió un bien montado laboratorio clandestino de cocaína.

La historia hasta hoy desconocida de lo ocurrido aquella madrugada de hace 20 años, y la posterior investigación por narcotráfico del caso, están registradas en el expediente N 2/987/A.P, de la Dirección General de Investigaciones de la Procuraduría General de la República de México. CARETAS obtuvo una copia del reporte y verificó su contenido con la Policía mexicana y otras fuentes confiables.

Como pueden comparar fácilmente, esa historia “desconocida” hasta el 2007, había sido revelada en 1997, en otro medio de comunicación y con lujo de detalles. Otros datos que ya habían sido revelados por Miguel Ramírez en 1997 aparecieron en reportajes de Zambrano de los días 22 y 29 de noviembre de 2007. Nunca el ex reportero de Caretas reconoció en sus escritos que la historia había sido contada diez años antes. Tampoco lo hizo cuando fue premiado por estos reportajes.

Queda en manos del público sacar sus conclusiones acerca de este caso.

ACTUALIZACIÓN (09:45 AM):

Ayer, en un reportaje del programa Enemigos Intimos, Zambrano terminó reconociendo que solicitó dinero a Blanca Burmester. El conductor del programa, Beto Ortiz, abrió una discusión sobre los métodos empleados para obtener la primicia.

Por su parte, la revista Caretas, basada en una transcripción inexacta, da esta sibilina respuesta.

CARETAS ratifica que toda la investigación dirigida por el periodista Américo Zambrano sobre el caso de la familia Sánchez Paredes se ajustó a estrictos estándares profesionales y éticos, además de haber sido supervisada permanentemente a nivel editorial. Y dicha investigación, por cierto, continúa su curso. La última edición en la que Zambrano trabajó fue la 2095, del 10 de septiembre último. Luego abandonó repentinamente su trabajo en la redacción. Las razones de su inusual comportamiento errático de las últimas semanas permanecen en el misterio, pero en ese contexto resulta irresponsable perder de vista los casos en los que trabajó y las presiones que podrían motivar su retiro. Un blog publicó la semana pasada una nota sobre una conversación entre Zambrano y Blanca Burmester, ex relacionista pública de Fernando Zevallos que el periodista señaló por, supuestamente, trabajar luego con la familia Sánchez Paredes. Burmester niega el cargo tajantemente. En dicha conversación, producida el 19 de octubre, más de un mes después de la salida de Zambrano de CARETAS, éste le pide dinero prestado a Burmester. Aunque ello es innegable, las transcripciones del audio en cuestión hechas en la blogósfera ya comienzan a poner en cuestión los términos atribuidos en la nota a Zambrano, que en varios casos serían palabras pronunciadas en realidad por Burmester.

Esperemos que, a la luz de la evidencia presentada en este post, la actitud de la revista pueda variar.

Comments 37 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.