Archivo de 1 Diciembre 2009

Hace algunas semanas, salió a la venta el libro Usted Fue Aprista. Bases para una historia crítica del APRA, de Nelson Manrique. Se trata de un buen trabajo histórico que ha merecido comentarios y, sobre todo, ha tenido un interesante debate entre Martin Tanaka y el autor de la obra.

Usted Fue Aprista tiene una pretensión central y una hipótesis de fondo.

La pretensión es tratar de hacer una historia del Partido Aprista Peruano y de su fundador y líder histórico, Víctor Raúl Haya de la Torre, desde una perspectiva crítica y académica. De hecho, a Haya se le ha estudiado poco y mal y los libros que se tienen sobre él o su obra generalmente se encuentran en dos extremos: o la alabanza desdemedida y totémica que le hacen los apristas o la denostación fácil. Solo en los libros de Peter Klaren (”Las Haciendas Azucareras y el origen del APRA”) y Julio Cotler (”Clases, Estado y Nación en el Perú”), por citar dos publicaciones, se había podido encontrar intentos sinceros de entender mejor al partido más antiguo del país sin caer en el aplauso fácil o en la denostación.

Manrique tiene como tesis central de su libro que el APRA fue tomando, casi desde sus inicios, un camino directo hacia la derechización, pero guardando ciertas formas para no perder su carácter de partido popular. De ser una suerte de visión americana del marxismo, Haya de la Torre jugó a la escopeta de dos cañones durante muchos años, en dos terrenos. En el político, se encontraba entre la competencia electoral y la insurrección armada (hasta 1948) y en el ecónomico, hablaba inicialmente de un antiimperialismo radical que iba morigerando en sus diálogos con empresarios y embajadores norteamericanos.

En los años cincuenta y sesenta, el APRA optó por la convivencia y luego con la alianza con la oligarquía, lo que hizo que perdiera sus banderas populares, lo que originó dos fenómenos: la aparición de partidos reformistas que estaban originalmente dispuestos a hacer las reformas que el APRA postulaba y nunca pudo hacer y la salida de un sector del partido que primero optó por la izquierdización radical y luego por la lucha armada, culminando en el fracaso de las guerrillas de 1965. Finalmente, ya con el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado llevando a la práctica mucho del programa aprista original de 1931, Haya revindicaría para sí la paternidad de dichas reformas, pero destacando que las mismas debían hacerse en democracia.

Lo más destacado del libro de Manrique es la presentación y documentación de estas contradicciones en las que estuvo el APRA entre 1928 y 1979, periodo que abarca la mayor parte de la vida pública de su líder máximo. A partir de discursos, documentos, cartas con otros apristas y textos anteriores sobre el Partido, Manrique presenta a un partido y a un hombre que tiene que estar en constante contradicción por alcanzar el poder y que va dejando atrás viejas banderas, conforme evoluciona en su pensamiento. Viendo el libro en su conjunto, lo único que parece que nunca cambio en Haya y en el APRA fue su profundo anticomunismo.

El problema del libro se encuentra en la interpretación que le da a los hechos su autor. La sensación que me queda luego de leerlo es que, si bien Manrique considera como positivo que el APRA haya pasado a la vía electoral, sí desaprueba su derechizacion y, de alguna manera, extrapola la misma a lo que viene ocurriendo con el actual gobierno en estos momentos. Y creo que allí se pierden algunas cosas que ayer apuntó bien Julio Cotler en la presentación del trabajo en la Feria del Libro.

Cotler sostiene que el APRA es un partido de clases medias y que su capacidad de movilización de masas era reducida, pues solo tenía cabida en las ciudades.  De hecho, el problema indígena - y esto se nota en el libro de Manrique - no era para Haya parte del programa original de ideas del aprismo, lo que lo diferencia de José Carlos Mariátegui. Por tanto, las posibilidades de que una revolución con militantes (como en 1932) o con militares (como las 14 que fracasaron o no se llevaron a cabo entre 1930 y 1948) vinculados al APRA tuvieran éxito eran bastante reducidas.

Y de hecho, más allá de las nomenclaturas y los discursos apristas, me atrevería cuestionar - a la luz de muchos de los documentos presentados por Manrique - que el Partido Aprista Peruano haya sido un partido revolucionario. Creo yo que siempre estuvo en el centro, pero moviendose hacia alguno de los lados conforme le convenía políticamente. O, como dice Tanaka, se mueve como los partidos populistas, es decir, al son que le toque la coyuntura.

De otro lado, está la voluntad de Haya, a mediados de los años 50, de ya no querer vivir en catacumbas. Según entrevista con Cotler, Haya no quería que el partido siguiera ilegalizado otros 20 años, de allí la Convivencia con Prado. El problema, como lo reconoce el propio Haya, es que sobrevaloró la importancia de dicha oligarquía, lo que lo llevó a pactar con Odría en 1962 (para la elección del Presidente en el Congreso, ya que había veto militar, pero esto lo frustró el golpe de julio de ese año) y 1963 (luego de conformarse las bancadas parlamentarias).

Por tanto, la conducta camaléonica del APRA en torno a alianzas electorales, doctrina política y posición económica no es un fenómeno reciente. Ello explica también porque Alan en 1985 era la versión rediviva de El Antiimperialismo y el APRA y en el 2006 estaba más cercano a lo dicho por su líder en Treinta Años de Aprismo. Creo que la clave para entenderlo está tanto en su historia como en su vocación de partido de clases medias. El tema está como el aprismo entiende a las mismas.

EL DEBATE:

Martín Tanaka:

- ¡Usted fue Aprista! de Nelson Manrique (22.11.2009)

- ¿Inconsecuencia o aprendizaje democrático? (29.11.2009)

Nelson Manrique:

- ¡Usted fue populista! (24.11.2009)

- Haya: entre las balas y los votos (01.12.2009)

Jorge Valdez reseña el debate y la discusión Manrique - Javier Valle Riestra en La Bitácora de Hobsbawn

OTRAS OPINIONES:

Daniel Parodi reseña el libro en su blog Palabras Esdrújulas

Entrevista a Nelson Manrique en Punto Edu: Haya ha sido neutralizado por el APRA

Carlos Melendez: El aprista ortodoxo

Comments 44 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.