Archivo de 3 Diciembre 2009

No somos pocos los escépticos frente a la optimista noticia que el Tren Eléctrico por fin se hará, al haberse otorgado la concesión a un consorcio para culminar el tramo que se tenía pendiente para el año 2011. Y es que tantas veces hemos escuchado esa noticia, hemos visto a la Municipalidad de Lima y al Gobierno Central tirarse la pelota mutuamente de quien hace la obra y también hemos recordado la célebre canción de Tiempo Nuevo burlándose de las demoras del tren que parecía sueño de juguete.

Pero creo que hay más que ahondar. Por ejemplo, ¿nos hemos preguntado si es que la ruta es la adecuada? Hace algunos meses, Perú.21cubrió el tema de la viabilidad de la ruta actual, en términos económicos:

De acuerdo con esta postura, la ruta que diseñó el primer gobierno aprista, es decir, aquella que empieza en Villa El Salvador y pasa por la avenida Aviación, hoy en día ya no es la mejor pues tiene una baja demanda y no es rentable, y eso desanimaría a los inversionistas. Además, este diario obtuvo un informe elaborado por el consorcio español Taryet-Getinsa, que solicitó y pagó la propia gestión de Luis Castañeda. El documento deja algunas dudas acerca del éxito que tendría el Tren Eléctrico.

El informe de 275 páginas de Taryet Getinsa fue presentado al municipio limeño en noviembre de 2007. Entre otras cosas, el documento concluye que un hipotético escenario con una demanda diaria de 300,000 pasajeros en el año 2010 “supone la reestructuración de la mayor parte del sistema de rutas de la zona de captación del tren urbano y con unos mínimos niveles de reestructuración adicional del sistema de transporte”.

Es decir, el éxito del proyecto exige un reordenamiento mayor del transporte. El regidor Rafael García duda que ello se realice en el corto plazo. Por su parte, la gerente de Promoción de Inversión Privada de la comuna limeña, Giselle Zegarra Flores, refiere que ello sí se hará “uno o medio año antes de que empiece a operar el tren”.

Taryet-Getinsa también señala que “el sistema de transporte de Lima dificulta la implantación de sistemas troncales sin una reestructuración profunda de las rutas convencionales”, y luego culmina: “El amplio abanico de demanda que se muestra en los tres escenarios presentados (alto, medio y bajo) es indicativo de la incertidumbre real en la proyección de la situación futura del tren urbano”.

Este informe se suma a un estudio del Banco Mundial, de junio de 2005, denominado ‘Consideraciones sobre la Línea 1 del Tren Urbano de Lima’, que dio a conocer este diario en setiembre de 2007. El documento manifestaba sus “serias dudas acerca de si la demanda proyectada para la línea 1 podría realmente efectivizarse”.

Además, indicaba que “hay altísimas chances de que no se alcancen las proyecciones de demanda previstas y de que las necesidades de financiamiento superen claramente a las inicialmente estimadas”. Y respecto de los ingresos para el operador del tren, el informe afirma que se produciría “una caída en los ingresos anuales del año 2015 de US$3.15 millones. En su conjunto, para el periodo 2009-2010, significarían un ingreso menor que el esperado de US$34’650,000”.

Por tanto, si bien se ha otorgado la concesión para hacer el proyecto, la pregunta es que tan rentable va a terminar siendo, dado que, con estos datos, el Estado estaría obligado a subsidiar la ruta para que realmente sea pagable por los ciudadanos que somos los principales beneficiarios del proyecto. Y ya sabemos que la palabra “subsidio” no se lleva bien con “Partido Aprista Peruano”. O tendríamos un servicio bastante caro que no serviría para nada.

Luego de ello, la pregunta es: ¿hay un plan de rutas y de transporte urbano para Lima? Digo, porque entre un Metropolitano que se hace sin un estudio de impacto ambiental y un Tren Eléctrico inviable, la cosa es bastante complicada para los limeños.

Claro, para un cálculo estrictamente político, en el que importan solo los votos para el gobierno (¿o para Alan 2016?), esto no va a importar mucho. El encanto del cemento tiene imán en los votos, pregúntenle a Castañeda. Se requiere más debate público sobre esta obra, ¿aceptará el gobierno?.

MAS SOBRE EL TEMA:

Augusto Ortiz de Zevallos: La información evitará el caos

Puntos Urbanos: Tren Eléctrico de Lima, ¿será verdad? ¿será necesario?

Menos Canas: Espérame en el Tren

El Proyecto Lima 2147

Comments 21 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.