Archivo de 27 Marzo 2009

Para los que se han perdido los capítulos anteriores de la telenovela del caso El Frontón, que comenzó en 1986, veamos lo ocurrido anteriormente:

1. En agosto del 2007, mientras todos teníamos la atención puesta en lo ocurrido en Pisco, una sala del Poder Judicial del caso El Frontón declaró prescrito este caso para un acusado que lo solicitó. Lo “extraño” es que una de las miembros de esta sala es Nancy Ávila de Tambini, esposa del entonces jefe de los procuradores y ex abogado del señor Presidente de la República, Moisés Tambini del Valle.

2. El tema de la prescripción llegó al Tribunal Constitucional, debido a que el Instituto de Defensa Legal interpuso un recurso ante dicha instancia. El TC sentenció en diciembre de 2008 que no se pronunciaría sobre la prescripción en el caso de Teodorico Bernabé Montoya, debido a que el IDL no estaba facultado para pedir este recurso. Con ello, para dicho acusado, quedaba firme la controvertida sentencia de prescripción. Para el decano de la Facultad de Derecho de la PUCP, Walter Albán, la vía internacional quedaba como recurso.

3. Como los otros 22 acusados no se habían acogido a la prescripción, en febrero de este año se abrió proceso a 22 ex marinos comprendidos en el caso El Frontón, a los que se decretó impedimiento de salida del país.

Ahora, vayamos a lo ocurrido hoy.

Como era de esperarse, los marinos procesados por El Frontón ahora quieren acogerse a la prescripción. La sorpresa sobre el caso la reporta La República:

El abogado de la Procuraduría del Gobierno Regional del Callao, Carlos Humberto Bocanegra Chávez, presentó un hábeas corpus para que se declare prescrito el proceso judicial de 26 marinos por el debelamiento del penal El Frontón durante el primer gobierno aprista.

La demanda está dirigida contra el juez Segismundo León Velazco, del 4to Juzgado Supraprovincial, quien abrió proceso contra los marinos por delito de homicidio calificado, en agravio de 118 internos del penal El Frontón, con impedimento de salida del país.

Entre sus argumentos, el procurador Bocanegra menciona el hábeas corpus anterior concedido al ex militar Teodorico Bernabé Montoya y el fallo del Tribunal Constitucional que avala dicho fallo judicial.

Aja, un abogado del Gobierno Regional del Callao (ver contrato aquí), encabezado por Alex Kouri, socio político de Alan García y del mismo partido que el primer Vicepresidente de la República, Luis Giampietri. Cabe recordar que a nuestras dos más altas autoridades se les tiene como testigos en este caso, aunque para algunos deberían ser acusados. Bastante raro el asunto, por no decir, sospechoso. (Sobre todo, considerando además, que el jefe de los chuponeadores es íntimo de Giampietri y Kouri).

Pero si ya hasta aquí el asunto olía mal, pues el aroma se transforma en hedor luego de esta denuncia del abogado del IDL, Carlos Rivera:

El Instituto de Defensa Legal (IDL) pedirá a la Cancillería que aclare si el embajador de Perú en Costa Rica, Moisés Tambini del Valle, violó la Ley del Servicio Diplomático al defender a su esposa, la magistrada Nancy Ávila de Tambini, acusada ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) por firmar la prescripción del caso “El Frontón”, informó el abogado Carlos Rivera, coordinador del Área Legal del IDL.

“Estamos presentando hoy al vicecanciller y secretario general de Relaciones Exteriores, una solicitud de información. Primero, para señalar bajo que circunstancias se ha establecido una excepción a las prohibiciones que establece la Ley de Servicio Diplomático para favorecer la intervención como abogado del señor Moisés Tambini en beneficio de su esposa y una tercera persona. Segundo, solicitar información sobre quien financió su retorno a Lima”, afirmó en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

“Lo que se estuvo viendo fue el informe oral ante la jefa de la OCMA Elcira Vásquez. Lo que llamó la atención en esa audiencia fue que la defensa de la señora Ávila de Tambini y Jorge Egoavil, la realizó el embajador de Perú en San José de Costa Rica, el señor Moisés Tambini del Valle y hasta donde tenemos conocimiento, esta labor es un ejercicio a tiempo completo y existe un prohibición para desarrollar otro tipo de funciones”, agregó.

Rivera tiene razón. Si bien es cierto que Tambini es un “embajador político” (es decir, no pertenece al Servicio Diplomático de la República), está sujeto a sus reglas. Y el artículo 45° señala, dentro de las prohibiciones para quienes se encuentren prestando servicio en el exterior, que estos funcionarios no pueden “ejercer cualquier otra profesión o desarrollar actividades remuneradas”. Y lo que Tambini hizo fue ejercer su función de abogado (y, encima, para defender a su propia esposa). Por tanto, Torre Tagle tiene que dar una explicación clara sobre este tema.

Para aumentar el roche internacional, al ser Tambini embajador del Perú en Costa Rica, es el encargado de enviar la documentación peruana a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, instancia que ya nos ha sentenciado dos veces por el caso El Frontón - por dos demandas distintas - y que nos tiene en observación debido a todas las dilaciones que ha tenido este caso.

La idea es clara. Para muchos personajes de este gobierno, el caso El Frontón debe quedar cerrado antes del 2011. ¿Ya entienden porque Alan se ha hecho de rogar con el Museo de la Memoria?

Comments 7 Comentarios »

OLPC

¿Se acuerdan de las famosas computadoras de 100 dólares que les están poniendo a los niños en todo el país, gracias al Ministerio de Educación?

Bueno, hoy el diario El País informa de la crisis del proyecto OLPC a nivel global. Veamos algunos párrafos:

Ni John Lennon pudo salvar al portátil de los 100 dólares. La fundación One Laptop Per Child (OLPC) usó la imagen del músico para vender sus ordenadores en Navidad, pero el resultado ha sido un fracaso. Las bajas ventas y la retirada de algunos patrocinadores han traído problemas a la fundación y encarecido el precio del PC.

Nicholas Negroponte, líder del proyecto, ha asegurado que les queda dinero para aguantar un año y que la causa de sus problemas es la crisis económica mundial. Pero los críticos sostienen que la situación viene de lejos, de una nefasta estrategia técnica y comercial.

Negroponte presentó en 2005 su idea de fabricar un ordenador portátil para los niños del tercer mundo. Tendría un bajo precio, 100 dólares, y se crearía desde cero, para adaptarse a las necesidades de los niños. Los compradores serían los gobiernos y en 2008 se habrían vendido 150 millones.

La idea provocó la ira de dos grandes de la industria, Intel y Microsoft, que quedaban fuera del proyecto porque se usaban chips AMD y sistema operativo Linux. Arropado por el aplauso de la comunidad, Negroponte afirmaba: “Cuando tienes a Intel y Microsoft en contra, sabes que estás haciéndolo bien”.

Pero pronto llegaron los problemas: diseñar el portátil desde cero llevó a sucesivos retrasos y el precio es de 175 dólares más gastos de envío. No se han vendido ni un millón.

Rodrigo Arboleda, presidente para Iberoamérica de OLPC, afirma: “El proyecto no ha fallado, a pesar de que varias personas y entidades lo querrían”. El gran error ha sido, “creer a los presidentes de varios países que firmaron cartas de intención por pedidos de un millón de portátiles cada uno”.Según Arboleda, “con esas cartas, Negroponte fue a la fábrica en Shanghai, donde le cotizaron un precio que rondaba los 100 dólares la unidad“. Pero a la hora de materializar los pedidos “había que presentar la solicitud siguiendo los trámites normales, lo que implicaba 18 o 24 meses de burocracia”.

Al final, asegura, “en vez de siete millones de unidades sólo fueron 700.000. Mientras tanto, la fábrica incurrió en inversiones millonarias para anticipar los pedidos iniciales y cargó los gastos de amortización al millón de unidades que había producido el primer año, lo que obligó a elevar el precio de los portátiles“.

Lo curioso es que, cuando le preguntan sobre el sitio donde OLPC ha tenido éxito, Arboleda señala:

Arboleda asegura que el proyecto OLPC va “muy bien” en América Latina, que supone el 75% de la producción: “En Uruguay y Perú, donde ya hay más de medio millón, están maravillados de los cambios no sólo pedagógicos, sino sociales, de desarrollo psíquico, emocional y de actitud, y han aumentado notoriamente la asistencia escolar”.

Es decir, este proyecto que se está desmoronando ha obtenido sus pocas ganancias de gobiernos improvisados como el peruano, que se embarcaron en el mismo, sin tener un plan pedagógico detrás, ni una validación independiente. De hecho, Arboleda le ha dicho a El Comercio que llegarán al Perú 150,000 laptop de OLPC más, confirmando que al Ministro José Antonio Chang le interesa este proyecto y lo conservará hasta que concluya su gestión al frente del sector Educación.

Pero claro, cabe recordar la verdadera razón por la cual se contrató este proyecto. Cito a Marco Sifuentes:

Resumiendo: El ministro Chang decide comprar a dedo unas laptops que están en fase experimental. Las laptops se compran con el aval de técnicos que trabajan en la universidad privada del ministro. La universidad del ministro, mientras tanto, firma un convenio para capacitar a los maestros en el uso de las laptops que el ministro le compra a la fundación que firma el convenio con la universidad de la que él es presidente del directorio.

¿Faenón, escuché por allí?

Comments 22 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.