Archivo de 26 Marzo 2009

El Utero de Marita ha conseguido en forma exclusiva los documentos sobre la salud de Edmundo Camana, el comunero de Lucanamarca fallecido ayer, luego que fuera usado por Edgar Nuñez durante varios días para difamar a la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

A continuación pueden apreciar el certificado de necropsia, la solicitud de alta voluntaria firmada por el sobrino aprista de Camana y el informe del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, donde originalmente estuvo internado este ciudadano. Saquen sus propias conclusiones.

Comments 18 Comentarios »

Un viejo y conocido dicho señala que “uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios”. Luego de escuchar ciertas declaraciones en los últimos días, quien enunció dicha frase no deja de tener razón.

Ya se ha comentado ampliamente la infeliz frase del Presidente de la República sobre su labor como obstáculo para evitar la elección del candidato que no es de sus preferencias. Labor que, tal como él mismo afirmó, Alan García cumplió en 1990 contra Mario Vargas Llosa. Beto Ortiz y el propio Vargas Llosa ya han escrito sobre dicha coyuntura que, por diversos factores, nos puso a un futuro dictador en Palacio de Gobierno.

La frase es desafortunada porque, en teoría, en un estado democrático el mandatario saliente debe mantenerse, de alguna manera, neutral, garantizando la independencia de los organismos electorales. Ese fue el papel que cumplieron, en su momento y con matices, Fernando Belaúnde, Valentín Paniagua y Alejandro Toledo. Dado el antecedente antes mencionado y el hecho de que nadie debe impedir que el pueblo se manifieste en las urnas como mejor le parezca, habrá que poner los ojos en las maniobras que García pudiera hacer para cumplir su arrebato.

Sin perjuicio de lo antes dicho y condenando claramente la intromisión presidencial, creo que habría que prestar bastante atención a lo señalado por Carlos Basombrío, recordando la historia reciente:

No está para nada demostrada su vanidosa tesis de que fue por su intervención que Mario Vargas Llosa no llegó a la presidencia. Que García usó y abusó de los recursos públicos para ello, está ampliamente documentado, pero que el efecto haya sido decisivo, no queda nada claro. En el mayor de los casos fue concomitante a otros, en donde los grandes errores del FREDEMO (una olla de grillos que se mataban entre sí por el voto preferencial, con campañas personales millonarias y ofensivas en un país que estaba en ruinas) y del propio candidato (que polarizó al electorado con un innecesario “o estás en todo conmigo o estás contra mí”, perdiendo el indispensable centro en política).

¿Qué otro caso se puede recordar que un presidente influya decisivamente en la sucesión? ¿Pudo Morales Bermúdez poner a Armando Villanueva que era el candidato de los militares? Nada que ver, Belaúnde arrasó justo porque la gente se dio cuenta de que Villanueva era el preferido en Palacio.

En el 85 Belaunde jugó limpio y no trató de imponer a nadie. Es verdad que tampoco habría podido contener el huracán en que se convirtió la primera candidatura de García que nos llevó, derecho y sin escalas, “al futuro diferente”.

¿Pudo Fujimori (o para el caso Montesinos quien se encargaba de los trabajos sucios) impedir una candidatura que le diputara el poder en el 2000? Trataron hasta morir. Asesinaron políticamente a Andrade y Castañeada Lossio, usando lo peor de la prensa sucia del país, pero igual la gente inventó a alguien más, Toledo quien terminó de presidente.

Toledo, como Belaunde, también jugo limpio y no metió sus narices en las elecciones. Es verdad que la única forma que habría tenido de hacerlo era con el “abrazo del oso”. Por ejemplo un apoyo incondicional de Toledo a la candidatura de García y hoy en Palacio estaría o Lourdes u Ollanta.

Como se puede ver, el poder de los Presidentes - y, por que no mencionarlo ahora - de los medios de comunicación, ha sido bastante relativo a la hora de decidir una elección, cuando el mismo ha querido ser ejercido.

Pero no ha sido el único boca floja de estas horas.

Siguiendo con su lamentable performance de los últimos días, Edgar Nuñez ha seguido justificando su papel frente al fallecido Edmundo Camana, a quien utilizó para desprestigiar a la Comisión de la Verdad y Reconciliación hasta el día de su muerte.

Anoche, en un reportaje difundido por Prensa Libre, Nuñez siguió esgrimiendo sus ataques contra la CVR, cuyas conclusiones, como sabemos, no son del agrado de este amigo de militares. Y, no contento con ello, indicó que la causa de la muerte de Camana fue un paro cardiaco causado por la ansiedad que padecía debido a no poder beber licor, dado que el difunto había sido alcohólico. Es decir, para justificar el incomprensible y sospechoso traslado del comunero sobreviviente de la masacre de Lucanamarca a la clinica del Hospital Militar, el congresista aprista no duda en soltar una imputación contra una persona que ahora no puede defenderse.

Pero como la verdad se abre paso, el mismo reportaje señaló que la persona que autorizó el traslado de Camana a dicho centro médico fue Raúl Jimenez Camana, sobrino del fallecido, y, por añadidura, miembro del Partido Aprista Peruano. Jiménez dijo que había recurrido a la “ayuda de un amigo” para facilitarle la vida a su tío. No hace falta ser genio para darse cuenta quien fue ese amigo, mejor dicho, compañero.

Todas estas declaraciones tienen un patrón común: revelan el poco respeto que por la democracia y los derechos humanos tienen buena parte de los representantes de este gobierno. Y terminan pintando de cuerpo entero la catadura moral del gobierno: no importa hacer trampas o guerra sucia desde Palacio para evitar que el candidato que no quiero gane la elección y tampoco importa poner en peligro la vida de una persona que ha sufrido bastante en vida para poder bajarme el informe que tanto incomoda a mis amigos cachacos.

Luego no se quejen si Ollanta Humala termina siendo el nuevo inquilino de Palacio de Gobierno.

MAS SOBRE EL TEMA

Augusto Álvarez Rodrich: El sistema soy yo

La Primera: Extraña muerte

Comments 15 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.