Archivo de Febrero 2009

Este lunes, la mayor parte de escolares volverán a las aulas. Y, como cada febrero, el pan de cada día de las quejas ante los medios de comunicación se han centrado en los cobros de APAFAS y en la petición de útiles de determinadas marcas. En estos niveles es que se mueve el debate y el interés por la educación en estas semanas.

Sin embargo, es necesario volver la mirada a los temas de fondo de la educación peruana. Y ello han hecho un grupo de ex miembros del Consejo Nacional de Educación que han lanzado un pronunciamiento sobre los problemas educativos del país.  Los más importantes, a continuación:

Al mismo tiempo es manifiesta la falta de transparencia y la improvisación del sector educación en materias tan importantes como la evaluación y la formación continua de docentes, la implementación de la Carrera Pública Magisterial (CPM), la renovación del Diseño Curricular Nacional, la contratación de docentes, o en iniciativas como la municipalización de la educación y el programa alfabetizador. Deficiencias que lejos de corregirse se pretende negar y disimular, desinformando a la opinión pública, descalificando toda crítica, manipulando los escasos y esporádicos espacios de concertación y menospreciando el valor del consenso como fundamento de cualquier decisión de política que aspire a la sostenibilidad.

Los aumentos al sector educación no coinciden con el compromiso de elevar anual y sostenidamente el presupuesto correspondiente; además, según fuente del MEF, el año pasado sólo se gastó el 81.7% del presupuesto asignado, evidenciando problemas en la gestión de los recursos. La innecesaria política de enfrentamiento con los maestros, ha producido efectos negativos como desvirtuar las posibles bondades de la Ley de CPM, devaluar la evaluación docente con la aplicación de pruebas mal diseñadas y alejar la posibilidad de contar con los docentes como aliados y agentes de cambio en sus aulas y en cada escuela.

El año escolar 2009 se iniciará con un magisterio desmotivado y con agravantes como los siguientes:

- Un tardío proceso de contratación de 40 mil docentes, determinado solo por una prueba escrita aplicada dos semanas antes del inicio de clases, significará repetir un escenario con muchos niños iniciando sus clases sin docentes a su cargo y un procedimiento que no permitirá seleccionar a los mejores.

- Muchas DREs y UGELes siguen siendo foco de corrupción y de inoperancia en la gestión institucional y pedagógica.

- La apresurada aplicación del nuevo Diseño Curricular Nacional (DCN), que provocará confusión en la distribución de horas y en el desarrollo de la actividad académica escolar.

- Muchos miles de estudiantes asistirán a instituciones educativas con locales precarios, sin servicios elementales y desprovistos de elementos mínimos para la enseñanza y el aprendizaje.

- Transcurrido año y medio del sismo en las provincias de Pisco, Chincha e Ica, decenas de miles de alumnos seguirán estudiando en módulos provisionales.

Estos puntos resumen el descuido de la educación peruana y la visión que el gobierno actual tiene sobre la misma. Y esa visión parte de una contradicción grande: hacer oficial un Proyecto Educativo Nacional que no se cumple y buscar reformar la educación sin contar con la opinión de sus principales agentes: profesores y alumnos.  E incluso, hablar de intentos de reforma por parte del Ministro Chang, cada vez más encerrado en un ministerio tan precario como los locales en los que se encuentra repartido, resulta ser una sobrevaloración.

Esta semana, el gobierno ha dado señales claras sobre su visión de fondo sobre los contenidos de la educación peruana. Y lo ha hecho con los gestos de sus Ministros: no Museo de la Memoria, lo que implica no recordar críticamente los años de la violencia, lo cual era congruente con los intentos de censura de textos por parte de la actual ministra del Interior. Digamos que de allí a la educación cubana, llena de alabanzas a Fidel, sin ningún intento de crítica, solo hay un paso.

Y desde hace tiempo, da señales igualmente penosas en lo que se refiere al uso de nuevas tecnologías, puestas en práctica con poca transparencia. Hace algunos meses, Eduardo Villanueva comentaba:

Por el bien de los beneficiarios, de los entusiastas tecnológicos y sobre todo de la educación peruana, sería bueno que consideren los siguientes puntos:

1. Objetivos: ¿cuáles son? No en términos vagos o emocionales, sino de manera que puedan ser convertidos en metas y métricas.
2. Metas: ¿las hay? Primero que nada, ¿cuáles son las metas de corto, mediano y largo plazo en términos educativos y pedagógicos? No me refiero a objetivos de implementación, por favor. Saber cuántas computadoras van a entregar no es una meta referida al objetivo central de este proyecto, la mejora sustancial de la educación peruana.
3. Evaluación: no me refiero a mediciones simplonas, sino a estudios de verdad, con línea de base, grupos de control y todo lo demás. No se necesita plata ni gente propia, porque estoy seguro que dada la originalidad de la materia, habría cola de donantes para financiarla y enviar gente para hacerla. El asunto es ¿se quiere?
4. Neutralidad: la única manera de convertir esto en política de estado, y que a mediano y largo plazo todos alabemos a Luis Chang y Oscar Becerra como el equivalente de Augusto Salazar Bondy (el último reformador decente de la educación peruana) es que el proyecto sea manejado abierta y neutralmente. Es indispensable airear el proyecto con gente que venga de sitios que no sean la comunidad hacker cercana a la USMP. Así de simple. Y se necesita observadores y evaluadores que no estén convencidos que esta manera de hacer las cosas es la solución a los problemas del mundo. Solo así creeremos los supuestos buenos o malos resultados.

En este estado, el lunes volverán millones de escolares a las aulas. Mientras que el Ministro parece ser más fantasmal que nunca, los problemas siguen allí, esperando que la lección, por fin, pueda ser aprendida.

Comments 10 Comentarios »

Anteanoche, un pequeño incidente automovilistico terminó en escandalete. El protagonista: el ex ministro Hernán Garrido Lecca. El video de 90 Segundos es cortesía del Utero de Marita:

El resumen del tole - tole lo puso el Trome:

Ustedes ‘chuponean’ a la policía. Esto es un tema personal y no tienen por qué meterse. Dejen de hacer fotos, porque los voy a denunciar“, expresó, fuera de sí, el ex ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, quien amenazó a los periodistas, tras protagonizar un confuso accidente en un restaurante, donde su camioneta, manejada por un empleado de una playa de estacionamiento, chocó contra un taxi en Miraflores.

El accidente se registró cerca de la medianoche, en la zona de parqueo del restaurante ‘La Trattoria’, en la primera cuadra de la calle Manuel Bonilla.

Se supo que el valet parking (empleado que parquea autos) del local sacó el vehículo del ex ministro, que esperaba en la puerta del restaurante.

De pronto, el conductor hizo una maniobra que lo llevó a chocar contra un taxi, que se encontraba cerca a la salida de la playa de estacionamiento.

El hecho no pudo ser solucionado en el lugar y todos los involucrados fueron llevados a la comisaría de Miraflores.

Garrido Lecca terminó tomándole fotos a los periodistas y, cuando se le preguntó por el incidente, con sorna, dijo: “Canal 2 chocó a canal 4 por culpa de canal 7″ y mezcló a la Caperucita Roja con el Lobo Feroz por allí. Quemó.

Sin duda, el ex ministro estaba bastante afectado por el choque. Pero creo esta reacción va mucho más allá del incidente. Recordemos lo dicho por Paola Ugaz hace algunas semanas:

Tras el “Petrogate”, las revelaciones que hemos encontrado junto al periodista Gustavo Gorriti en sus pesquisas sobre el chuponeo (pinchaje telefónico para los que leen este post y viven fuera del país) y los chuponeadores, es que HAY AUDIOS de las reuniones en la suite de Canaan, (porque se sembraron tres micrófonos dentro del lugar), así que por ende, conoceremos tarde o temprano, que se dijo en esas reuniones y que otros faenones nos encontraremos en el camino.

Como se sabe, Garrido Lecca no aparece en ninguno de los audios del faenón, a pesar de ser la persona a la que los chuponeadores tenían como blanco original, debido a sus negocios con la banca y el cemento. Nuestras fuentes han podido confirmar que, en sus comunicaciones, Garrido Lecca utiliza con mayor frecuencia su Blackberry. Los interceptadores no poseían la tecnología necesaria para interceptar este tipo de aparatos.

Pero, estando la suite de Canaán intervenida con micrófonos, si existe la posibilidad de que, más temprano que tarde, los audios de Garrido Lecca salgan a la luz.

Tal vez ello explique algunas reacciones destempladas.

Comments 13 Comentarios »

Image

Ahora que la negativa del gobierno a hacer un Museo de la Memoria resulta escandalosa, quizás sea momento de hacer un ejercicio de recuerdo. Y creo que este artículo de Beto Ortiz, escrito en el 2003, nos recuerda de forma didáctica aquello que Alan García, Yehude Simon, Ántero Flores - Araoz y Luis Giampietri quieren evitar que recordemos.

TODOS ESTABAMOS MUERTOS (Beto Ortiz, 31 de agosto de 2003)

Salir del cine de ver Arma Mortal y que, a pocos metros de la puerta, un Volkswagen vuele en mil pedazos. (Y empezar, desde ahí, a sospechar de todos los carros que humean demasiado). Llegar un día cualquiera a tu oficina y enterarte que la señora de la computadora de al lado no pudo venir hoy porque ayer la asesinaron a pedradas en un viaje de trabajo a Huancavelica. (Encontrar, al día siguiente en una revista, la foto de lo que quedó de ella en doble página central). Aprender que cuando revienta una bomba hay que tirarse al suelo con la boca abierta para que tus tímpanos no estallen (y decorar todas las ventanas de tu casa con tiras de esparadrapo para que –cuando ocurra- no perezcas degollado por esos cuchillos voladores que son los vidrios que arroja la onda expansiva).

Descubrir el aciago olor de la muerte en la Plaza de Armas de Satipo alfombrada horriblemente de cadáveres púrpuras e hinchados. (Confundirse ante la cantidad de horror que el filo incomprensible de un machete es capaz de esculpir sobre un pobre cuerpo humano). Olfatear, como un sabueso, todos los sobres que te llegan, en busca de aquel temible olor a avellanas que es el síntoma inequívoco de que alguien que te odia a morir te ha enviado una carta bomba. (Una le llegó a ese abogado tan prestigioso y le arrancó un brazo, otra a Melissa, la chica practicante del diario “Cambio” de quien, sobre las losetas, no quedó un solo rastro susceptible de ser reconocido).

Escuchar todas las noches, sin falta, en el noticiero el coro ronco y lastimero de los nuevos miembros de la interminable procesión de las viudas y los huérfanos llorando en quechua nuevas tragedias que nadie me traduce y que no entiendo. ( Y luego ese sonsonete imbécil de los políticos –tan longevos – repitiendo naderías: “repudio enérgico”, solidaridad con los deudos”, “comisión investigadora del Congreso”, para después irse a tomar un pisco sour con la falsa al bar del “Maury”).

Ver pasar delante de ti, como en una pesadilla, a un sereno de Miraflores que lleva en brazos a una niña con pijama de franela toda estampada de ositos y de sangre. Al muchacho que corre como un poseso entre la densa humareda de Tarata en llamas y repite un nombre, desesperado: Gustavo o Enrique o Miguel o como quiera que se llamara el hermano al que nunca más volvió a encontrar. A la anciana que regresa cojeando días después a rescatar de entre los escombros un sobreviviente cuadro de la última cena. Al señor Cava que marcha –ausente, como un zombie- por el centro de la avenida Larco llevando en las manos una flor blanca y la foto de su hijo, el atleta, muerto. A la pequeña Vanesa, la hija de la vendedora de cartera de la esquina, aprendiendo de nuevo –y sonriente- a caminar con una diminuta y terrible pierna ortopédica. (Todos estábamos a una cuadra, todos estuvimos a punto de pasar por allí, todos conocíamos a alguien que vivía o moría en esos edificios que se desmoronaron como fueran de galleta. Los blanquitos no sabíamos realmente por qué lloraban tanto todas esas mamachas en los despachos de los corresponsales. No teníamos la más remota idea de qué trataba todo aquello hasta esa noche. Tarata fue nuestro once de septiembre).

Quedarse otra vez a oscuras y sentir miedo. Oír una sirena y sentir miedo. Abrir de mañana el diario y sentir miedo. Sentir miedo de amanecer muerto en el Perú. Sentir miedo de amanecer vivo. Sentir miedo de que nunca acabe el miedo. Sentir miedo de que las llaves medio quemadas que encontraron entre las cenizas en la fosa de Cieneguilla abran la puerta de la casa de Amaro Cóndor, el estudiante de La Cantuta asesinado por militares: ver al fiscal forcejear con la chapa ante los flashes y rezar porque no abra, que no abra, que no abra y la llave abre, maldita sea, otra puerta más que da directo al mismo espanto al que nunca nos cansamos de volver.

Sentir miedo de salir a la calle sin documentos y que un policía nos detenga a la vuelta de una esquina, nos encierre en cualquier sótano hediondo y nadie vuelva a saber nunca de nosotros. Sentir miedo de haber tenido la mala suerte de haber salido a comprar el pan y pasado cerca del lugar del atentado o de llamarnos igual que algún buscado por la justicia y que ese error tan clamoroso, (cometido por un juez inapelable, encapuchado), sea reconocido por el Estado después de ocho años de tenernos sepultados vivos, tallando virgencitas sobre huesos de pescado o pedazos secos de jabón Bolívar, en una celda en la que hay que dormir sentado porque no hay espacio para echarse ni manera de contar el tiempo porque no hay cómo saber cuándo es de noche y cuándo de día.

Sentir miedo al enterarnos, por boca de un ex -miembro del Grupo Colina que tras haber “ejecutado un operativo”, es decir, tras haber asesinado a mansalva a los peruanos y peruanas de todo los tamaños que les mandaban asesinar, les tocaba, a veces, meterlos a la maleta e ir a enterrarlos a algún cerro perdido en las afueras y que cuando, entre gallos y medianoche, estaban logrando a duras penas tapar la fosa, la tierra comenzaba a sacudirse bajo sus botas porque, carajo, alguno de los muertos seguía vivo y, puta, qué palta, había que echar tierra más rápido para que no se te fuera a escapar del hueco ese rechucha.

Sentir miedo al ponerse a pensar cuántos torturados y cuántos muertos que ya nadie llora habrán sido lanzados a los abismos o fondeados en el mar para que nunca los puedan contabilizar siquiera las estadísticas. Sentir miedo de que cualquier ser querido nuestro llegue a estar, por mala suerte, alguna vez a merced de alguno de esos comandos de élite que, como parte de un entrenamiento altamente especializado, tienen que criar un cachorrito recién nacido, alimentarlo y cuidarlo amorosamente y años después matarlo a puñaladas, abrirle el vientre y comerse todas sus entrañas, embadurnándose de pies a cabeza para no ser considerado un cobarde sino, más bien, todo un patriota.

Sentir miedo al escuchar el testimonio feroz de Exhaltación Vargas, el sobreviviente insospechado de esa carnicería absurda y enloquecida que fue la Masacre de El Frontón, de esos ríos de sangre de los que tanto hablaba Villanueva del Campo, ¿Se acuerdan? Sangre que mancha más que la tinta indeleble de las mesas de sufragio porque ha manchado para siempre –y diga lo que diga- las manos aspaventosas de Alan García que ahora se desvive por convencernos de la decidida lucha que –comandando a esa caterva abyecta de asesinos- dice haber librado por la pacificación.

Sentir miedo de nuevo cuando alguna autoridad vuelve a restarle importancia al rebrote terrorista y recordar automáticamente la imperdonable y criminal ceguera que hizo presa del honestísimo y gallardo presidente Belaúnde cuando, a inicios de los 80, se refirió a los sanguinarios senderistas como “abigeos” ¡Abigeos! ¡Es decir: ladrones de ganado! Abigeos que le costaron al país tantas decenas de miles de muertos que acaso se hubieran evitado –también- con gobernantes menos candelejones, tibios y cacasenos.

Sentir miedo cada vez que vemos aparecer otro absoluto cretino declarando sandeces inauditas y comparables a las que perpetraba Valentín Pacho, connotado líder sindical, conspicuo miembro de la Izquierda Unida y orgulloso delegado del Perú en todos los besamanos a Fidel, muy recordado por haber dicho en 1989 que de llegar su variopinta alianza al poder y en aras de la lucha contra la pobreza sería menester “fusilar a todos los empresarios”, comentario que, como puede verse, marca distancia de modo tajante con la lógica homicida de Sendero.

Sentir miedo de evocar las lágrimas viriles –y culposas- de Monseñor Cipriani al anunciar su hondo pesar de que todos los emerretistas de la residencia del Japón hubieran muerto (de un infame tiro en la nuca, ahora lo sabemos ¿lo supo él?). Pensar que pastor tan humilde de corazón y noble y bueno y misericordioso haya sido durante tantos años la única alternativa que tuvieron los ayacuchanos más pobres para defender “esa cojudez” que eran sus choleados derechos humanos, francamente, da indignación.

La misma indignación que, personalmente, me genera comprobar el nivel extraordinario y casi unánime de estupidez que exhiben la mayoría de comentarios hechos al informe Final de la Comisión de la Verdad por políticos, periodistas, analistas, columnistas y onanistas: que está sesgado, que refleja un enfermo deseo de venganza, que no hay que hurgar en las heridas del pasado, que nadie los ha nombrado jueces, que no existe la figura de responsabilidad política, que no condena suficientemente a Sendero, que no se puede poner en el mismo nivel a las Fuerzas Armadas o –por último y esta es mi favorita –que los comisionados cobraron mucha plata y que con esa plata la Municipalidad de Lima hubiera podido inaugurar nuevas obras. Ave María.

¿Quién dijo que el Acuerdo Nacional no era posible? Señoras y señores, bienvenidos a la soñada concertación: Paniagua, Fujimori y García, Flores-Aráoz, Cabanillas, Rey, la Chávez y Barrón, por fin todos en ronda y de la manito. Y en la angurria electoral, hermanitos. Suave, locos, aquí no ha pasado nada. ¿Cuántos muertos dijo? Nooo, imposible. Aguanta tu carro. Qué va a ser. ¿Sesenticuánto? No, no se pasen, pues.

No puedo creer que ese sea el tono de la discusión. No han entendido nada. O mejor dicho, no han aprendido nada. Todo lo que he escrito líneas arriba –aunque se queda irremediablemente corto –intenta describir el Perú que me tocó en suerte. Y si, yo hubiera querido vivir en un país en el que matamos sin cesar no fuera indispensable. En el que no hubiera que caminar chapaleando en sangre. Pero ya lo dije, esto es lo que me tocó. Un país sumamente rico en homicidas. Me subleva. Como a todos, espero. Yo creía que la guerra nos había legado 25,000 muertos. Ahora resulta que fueron más de 69,000 ¿vamos a enfrascarnos ahora en discusiones aritméticas? ¿Políticas, morales, religiosas, filosóficas? ¿Vamos a competir entre todos para saber cuál de nuestros asesinos es el menos asesino? La Comisión de la Verdad y la Reconciliación ha trabajado duro y parejo para poder darnos a los peruanos la peor de las noticias. Todos se quejan, en consecuencia. Todos chillan. El médico nos dice que tenemos cáncer y no se nos ocurre mejor cosa que pegarle. Es horrible lo que nos dicen. Pero nos jode tanto porque es verdad y desde esta página, sin influencia alguna, lo agradezco de veras. No sé si cobraron mucho o poco, no sé si se dejaron llevar en algún momento por su corazoncito progre, se están a favor o en contra de Toledo, no me importa. Les creo. A toda esa gente que se quemó las pestañas y se rompió los lomos para que ahora todos conozcamos esto que somos. A la practicante de leyes que se fue hasta la punta del cerro para recoger un testimonio olvidado, al testigo que venció el miedo y, estallando en llanto, contó su historia veinte años después, a la digitadota que, acaso, obvió la fiesta del sábado y se amaneció tipeando interminables listas de difuntos llamados “N.N. Juan” y N.N. María” o al estudiante de periodismo que aprendió a no tener miedo de seguir investigando. A todos ellos, eternas gracias. La Comisión de la Verdad nos ha revelado una auténtica tragedia: nos mataron miles de hermanos y, en vez de llorarlos, no se nos ocurre otra cosa que negarlo, que decir que es mentira, que debe tratarse de un error y que, por último, no es nuestra culpa. Pero nadie es inocente. Porque el asesino tiene nombre de país. Nos han revelado, como iba diciendo, nuestra hecatombe en todo su esplendor. Sorpresa. Todos estábamos muertos.

Comments 13 Comentarios »

Ante la ilegal venta de Collique, cabe hacer un acto de memoria. Veamos lo que dijo Alan García Pérez, el 31 de octubre de 2008, ante el auditorio de CADE. Ello nos demuestra quien hace los negocios en este gobierno:

Por ejemplo, yo no sé si está Pepe Graña ¿está aquí o ya se fue José Graña?. Él tiene el compromiso ahora de construir, 22 mil viviendas populares en un gran terreno de 16 hectáreas, en el norte de Lima. Y ese gran terreno que puede dar trabajo a 20 mil o 30 mil personas, y dar vivienda a 100 mil personas cuando se acabe. De pronto sale alguien y dice: “no, no, pero mire, eso era una pista de aterrizaje para que aprendan a volar los aviadores civiles”. ¿Qué prefieren ustedes?, hay una avioneta allí, una, una avioneta, ¿prefieren  ustedes vivienda para 100 mil personas que de trabajo a 25 mil obreros o mantener una pista ociosa para una avioneta?. Bueno, así estamos y eso se llama “Perro del Hortelano”.
 
El otro día, la Reina de España quedó embelesada ante un perro Chimu, allá en Chan Chan. Y le hemos ofrecido para su cumpleaños, le enviaremos dos cachorritos de perro Chimu. Pero yo pensaba, si supiera cuántos perros del hortelano tenemos.
 
Hay que pensar en el Perú, no en el aviador amigo, en el compadre o ahijado que quiere manejar la avioneta de una sola hélice que hay allí. Sino, en los 100 mil que van a vivir y en que este año necesitamos abrir los espacios a la inversión, facilitar las cosas. Estamos compitiendo con una crisis enorme pero también con muchos países del mundo. Las bolsas se caen, gravemente, y todos lo que teníamos ahorros, nuestras CTS’s, estamos mirando a los dueños de las bolsas, a los dueños de los fondos de pensiones, prefiero no decir el nombre.
Quizás sea por eso que Alan impulsa la construcción desmedida como solución ante la crisis. y por ello es que sus métodos nos indican que ha aprobado bien su curso de Fujimorismo 101.

Comments 14 Comentarios »

Mercedes Cabanillas ha comenzado su gestión en el Ministerio del Interior. ¿Cuáles son los primeros gestos?

1. DISCIPLINA, POLICIAS: Ayer doña Meche sancionó drásticamente a un grupo de policías. En un caso, pensamos que la sanción era correcta, pues se trataba de dos agentes policiales que estaban manejando ebrios, se habían escapado de la comisaría y habían causado un accidente de tránsito. Separación inmediata y buenos reflejos de la Ministra.

Pero donde es más discutible el caso es en el de las cuatro policías que aparecieron en un video en Internet, con poca ropa. En este caso, le doy la razón al abogado Mario Amoretti:

Ellas no incurrieron en delito. Lo hicieron quienes difundieron las imágenes íntimas, sin su consentimiento. En este caso los derechos constitucionales deben primar, antes que el mandato de una ministra.

Esta mañana, Rosa María Palacios fue más clara: “se trata de los disfuerzos de chicas de 20 años luego de una jornada larga de trabajo, eso no es sancionable”. Cuidado que, en nombre de la disciplina, se cometan injusticias, debido a los efectismos ministeriales.

2. DEJAVU EN MEDIDAS POCO EFECTIVAS: Aquí la denuncia la hizo Fernando Rospigliosi. Vean las dos imágenes y, sobre todo, las fechas:

16 de abril de 2008: Ministro Luis Alva Castro

24 de febrero de 2009: Ministra Mercedes Cabanillas

Además del deja vu, lo cierto es que encargar la compra de gasolina a Petroperú no soluciona nada ni disminuyó el robo de gasolina. De hecho, el Ministerio del Interior acaba de denunciar a 350 policías por el gasolinazo. Como que mucha imaginación no tienen en Corpac para solucionar un problema endémico.

3. EL PRESIDENTE ES QUIEN DECIDE AL FINAL, NO CABANILLAS: Ello es lo que presenta Seguridad IDL, en torno al nombramiento del Viceministro del Interior:

Los posibles cambios que Cabanillas piensa llevar a cabo incluyen, a lo que se ve, muy pocos de personal. Por lo pronto, no tiene todavía un viceministro. El aún en funciones Danilo Guevara ha sido designado como nuevo jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia, DINI (ver Inteligencias e Investigaciones en la columna Las Palabras, en Caretas 2066, del 19 de febrero). Según una fuente con comprobado conocimiento de causa, Cabanillas no será quien elija al viceministro. “El presidente lo va a nombrar” dice la fuente.

¿Quién va a ser el elegido? De acuerdo con personas cercanas al presidente de la República, el candidato con mejores opciones para el puesto es Rubén Rodríguez Rabanal, un coronel retirado de la Policía (ex Guardia Civil), con una larga cercanía al APRA y larga experiencia tanto operativa como administrativa.

Si se confirma su nombramiento, Rodríguez Rabanal tendrá cualquier cosa menos un trabajo fácil. Se lo puede decir Danilo Guevara, que tuvo que enfrentar la hostilidad de dos ministros a quienes también les fue impuesto el viceministro. Con el carácter más bien despótico de Cabanillas hacia sus subordinados, el viceministerio no será precisamente un Shangri La laboral.

Y justamente ello es lo que preocupa. De un lado, Cabanillas ha iniciado su gestión con gestos efectistas que han dejado traslucir su estilo autoritario. A quienes creen que comisaría y cuartel son exactamente lo mismo, lo hecho por Cabanillas será digno de aplauso. Pero es claro que la Policía no es lo mismo que el Ejército y que la seguridad ciudadana no se maneja a punta de balazos y gritos. Se maneja con políticas y, hay que decirlo, la Ministra conoce tanto de ellas como yo de manejo de maquinaria pesada.

Pero, del otro, quedan claros también los límites de su encargo. Estamos ante una designación netamente política, que no tiene como norte la seguridad ciudadana, sino el premierato o una candidatura presidencial. Y ello, al mismo tiempo, le da impunidad total para permanecer en el cargo.

Quizás tengamos a Alva Castro II, pero con fuegos artificiales en el camino.

(Foto cortesía del Blog del Rojo)

Comments 9 Comentarios »

Conforme transcurren las horas, se van conociendo más detalles de la negativa del gobierno de Alan García para aceptar una donación de Alemania para la construcción de un Museo de la Memoria que recuerde a todas las víctimas del conflicto armado interno.  Hoy El Comercio, en su versión web, reproduce lo investigado por la Agencia EFE:

Las fuentes diplomáticas alemanas señalaron que la oferta de su país se gestó el pasado marzo, cuando la ministra alemana de Cooperación Económica y Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul, visitó la exposición fotográfica Yuyanapaq (Para recordar), que se exhibe actualmente en el Museo de la Nación.

Esta muestra consiste en 200 fotografías que ilustran la violencia que vivió Perú por parte de los grupos terroristas y de las fuerzas regulares o irregulares que los combatían, y desde un principio fue concebida como el germen que sustentaría ese proyecto de “Museo de la Memoria”.

La oferta alemana fue concretada el pasado septiembre durante las negociaciones para el acuerdo bilateral de cooperación entre Perú y Alemania en Lima, y la donación propuesta sería gestionada principalmente por la Defensoría del Pueblo peruana.

Eduardo Vega, primer adjunto a la Defensoría, dijo a Efe que “ha transcurrido un buen tiempo desde el ofrecimiento alemán y hasta hoy no tenemos una respuesta oficial de la negativa; si la hubiera, nosotros lo lamentaríamos como Defensoría”.

Para Vega, dentro del Estado peruano hay personas que creen “que no es bueno echar más leña al fuego”, si bien su institución aboga por preservar la memoria como tarea necesaria para un pueblo.

La cancillería peruana, que es la que hasta ahora ha centralizado las negociaciones con la parte alemana, no quiso dar su versión de los hechos, pese a haber sido requerida en varias ocasiones.

Según Vega, los argumentos esgrimidos hasta ahora por el Gobierno de Perú en las distintas rondas de conversaciones se centraban en que el Ejecutivo peruano prefería destinar la donación a proyectos asistenciales directos para las víctimas de abusos, a lo que los alemanes respondían que estaban dispuestos también a financiar esos proyectos, sin por ello renunciar al museo.

Con ello nos queda claro que:

1. El gobierno alemán tiene una política integral de financiamiento de iniciativas para la reconciliación. Las mismas pueden incluir temas de reparaciones económicas o colectivas, como la formación de sitios de memoria, como sería el Museo planteado.

2. Alemania tiene interés desde el gobierno de Alejandro Toledo en apoyar al gobierno peruano en estas iniciativas.

3. El gobierno peruano ha querido poner peros a la formación del Museo. De hecho, quería oponer las reparaciones colectivas a la construcción del Museo (de hecho, esta fue la versión que filtró a varios medios y que reprodujo el sábado Perú.21), pero los alemanes fueron claros: también vamos a financiar los proyectos de asistencia comunitaria, lo que no quita que sigamos firmes en nuestro interés en que se haga el Museo de la Memoria.

4. Torre Tagle ha hecho mutis sobre el tema. Y ha sido el gobierno alemán el que ha comunicado la negativa peruana. El Canciller García Belaúnde y nuestro embajador en Alemania ni siquiera se han atrevido a contradecir dicha versión. Joselo, actualmente en Tokio, debería dar una explicación sobre el tema.

5. Eduardo Vega da la explicación más clara sobre los verdaderos motivos del gobierno para no aceptar la donación. Y que se complementa con lo dicho hoy por Augusto Álvarez Rodrich en su columna:

Como solo algunos alocaditos podrían pensar que Merkel es terruca, ¿qué podría motivar al gobierno del presidente Alan García, del vicepresidente Luis Giampietri y –¡qué vergüenza!– del premier Yehude Simon a rechazar esta donación, lo que evidencia la voluntad de cancelar el museo?

Sin duda, escasa convicción del gobierno sobre el respeto a los derechos humanos pero, peor aún, el susto que sus autoridades civiles les tienen al cardenal o a los militares. Es el mismo susto que llevó al INC aprista a censurar la exposición de Piero Quijano, y es el mismo susto que los paralizó ante los desplantes del general Edwin Donayre.

En pensar que los derechos humanos son una cojudez, el gobierno es absolutamente consecuente desde el inicio. El APRA nunca presentó propuestas sobre este tema en su Plan de Gobierno. Y apostó por llevar a personajes cuestionados en su plancha. Ahora, coherentemente con ello, nos ha hecho pasar uno de los papelones internacionales más grandes que se puedan dar cuenta en la historia de la Cancillería.

Signos de tener un gobierno con pasado.

Comments 44 Comentarios »

El fin de semana, Yehude Simon hizo pública su jugada política para permanecer en el elenco estable de la política peruana: aliarse en serio con el APRA. El coqueteo comenzó con su aparición en las celebraciones del Día de la Fraternidad, para luego, en RPP, pasar a un nivel de sofisticación mayor: una junta electoral que uniría a apristas, “izquierdistas modernos” y el Partido Humanista. Claro, Yehude piensa que él puede encabezar dicha “santa alianza”.

Lo único que ha conseguido Yehude hasta ahora son dos cosas. La primera, unir a toda la izquierda, pero en torno a rechazar su propuesta. Tanto radicales como moderados le han expresado, en tonos relativamente cordiales, varias cosas a Simon: 1. Que con un gobierno desgastado, ni a la esquina, 2. que el APRA se ha derechizado tanto que hasta una alianza (imposible) con el PPC sería más factible, 3. que tienen dos proyectos propios - la alianza de los humalistas con los radicales y Fuerza Social agrupando a los moderados con partidos regionales - por los que quieren apostar y 4. que, al poner todas sus fichas en el padrinazgo de Alan García, ha dejado oficialmente de ser de los suyos.

Lo mismo ha ocurrido con analistas más proclives a la zurda. Carlos Reyna le ha recordado al Premier que Alfonso Barrantes coqueteó durante casi todo el Aprocalipsis con García para una alianza y que, al final, ello fue uno de los factores que mató la precaria unidad de la izquierda, sin que Barrantes obtuviera nada de la amistad presidencial. Y César Hildebrandt le ha recordado que el Partido Humanista, para todo fin práctico, es un membrete (y yo añado, tan igual como Renovación y Orden, las agrupaciones con las que Rafael Rey y Ántero Flores - Araoz intentan tener presencia política nacional).

Pero lo que si ha conseguido Yehude es que en el APRA, por lo menos, comiencen a mirar con algo de interés su propuesta. Mauricio Mulder dijo hoy:

“No soy pesimista ni optimista, en política todo es posible. Aunque me parece prematura la propuesta. Falta definir que movimientos políticos van a tener fuerza y eso se hará notorio a partir de las municipales y regionales del próximo año”, añadió.

Asimismo, sostuvo que en los próximos años el escenario político se va a ha trasladar desde Lima a las provincias ya que existen pequeños grupos que se fortalecerán a partir de sus victorias en las regionales.

El también secretario general del APRA aclaró que la izquierda a la que se refiere Simon no está representada en agrupaciones como Patria Roja o la Confederación General de Trabajadores en el Perú (CGTP) sino en la izquierda de las regiones que el premier encabeza.

Pero estas movidas, no lo olvidemos, se dan en un momento en que Simon pide chepa. Comenta Augusto Álvarez Rodrich:

Quizá el más importante sea el papel difuso de su gestión. No se perciben iniciativas suyas con impacto notorio, y eso lo perfila como un simple administrador al que le han encargado algunos asuntos del gobierno pero ninguno muy significativo.

Más allá de lanzar un plan anticorrupción mellado por el escándalo en la elección del contralor, no se siente la mano de Simon –ni sus convicciones– en el gobierno.

Es cierto que esto es difícil de lograr con un presidente que siempre busca ser el único centro de atención, pero, hasta el momento, el papel de Simon está difuminado. Su enganche con Alan García no parece fluido. Las expresiones contradictorias entre ambos son demasiado frecuentes.

Asimismo, su relación con el Apra no ha sido, como era de esperarse, sencilla. Los cabes de los compañeros han sido frecuentes y marcados por la actitud de ‘tú no eres de los nuestros así que, si no quieres problemas, amóldate’.

Se lo hicieron notar hace un mes cuando Simon soltó el comentario de que “al Apra le falta más unidad para trabajar en función del gobierno” y le saltaron a la yugular Aurelio Pastor, Nidia Vílchez y Cabanillas. Los apristas son buenos para trompearse entre ellos, pero mejores para unirse ante la ‘amenaza externa’. En este contexto, el lanzamiento hecho por Simon de una eventual alianza electoral del Apra con la ‘izquierda madura’ –¿él mismo?– se ve forzado e inviable.

O quizás sea la ultima jugada antes de que Mercedes Cabanillas lo reemplace.

Comments 3 Comentarios »

Creo que no es un secreto para ninguno de los lectores de este blog que, a estas alturas del partido, no espero nada de este gobierno. Nada bueno, se entiende. La verdad, es que la lógica del mal menor se impuso y terminamos teniendo a la cabeza a un presidente conservador, sin vocación de reformas políticas y económicas de fondo, que nos permitieran mejorar nuestra convivencia como peruanos o la situación de exclusión que vive el país. Una oportunidad más se ha perdido.

A pesar que los empresarios digan lo contrario, el Presidente no ha aprendido nada de su primer gobierno, sobre todo, en un aspecto que le interesa poco recordar. Y esta historia justo trata de ello: de olvidos selectivos.

Hace varios meses, cuando se realizó la Cumbre ALC-UE en Lima, El Comercio presentó estas declaraciones:

La canciller alemana Ángela Merkel señaló hoy en una entrevista concedida a la agencia de noticias DPA que la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) en el Perú ha realizado un gran aporte a la superación de las consecuencias de la violencia política sufrida por nuestro país durante 20 años.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación hace un gran aporte a la superación de las consecuencias de la violencia“, indicó Merkel que será la primera canciller de Alemania que visitará al Perú luego de 30 años para participar en la V Cumbre de países del ALC-UE.

Merkel, casada dos veces, doctora en Física por la universidad de Leipzig y criada en la zona campesina de Brandeburgo, sostuvo que en el Perú “los pagos estatales por concepto de reparaciones a las víctimas de las violaciones de los derechos humanos no podrían ni deberían hacer olvidar el pasado, pero pueden ayudar a la configuración del futuro“.

De la visita de Merkel a Lima, surgió una propuesta del gobierno alemán y que se la hizo saber al gobierno peruano a través del Ministerio de Cooperación Internacional: la donación de más de dos millones de dólares para la construcción de un Museo de la Memoria, en el que, entre otras piezas, se exhibiría de modo definitivo la exposición fotográfica Yuyanapaq, que, por cierto, fue ocultada a los asistentes a la Cumbre ALC-UE, a pesar que se encontraba en el Museo de la Nación, el lugar donde se realizaba la muestra.

Pues bien, el gobierno peruano ha rechazado la donación alemana, lo que demuestra su poco o nulo interés en realizar esta obra. Como se imaginarán, esto ha caido bastante mal en el gobierno alemán, representante de un estado que ha vivido dos guerras mundiales, el genocidio del pueblo judío y su división por el comunismo durante 45 años. Alemania recuerda todos estos acontecimientos en sus principales ciudades y confiere un especial interés a los espacios de la memoria, dado que son conscientes que es necesario recordar lo ocurrido para que no se vuelva a repetir y para sacar las lecciones adecuadas del pasado. Que el gobierno de un país que ha pasado por un conflicto armado interno bastante fuerte le tire la puerta en la cara en estos temas es casi una afrenta.

Lo peor es que no es la primera vez que ello ocurre. En el gobierno de Alejandro Toledo, se rechazó un canje de deuda externa por reparaciones, dado que dicha administración quería que la deuda se condonara, pero sin un destino específico. Al negarse el gobierno alemán a ello, la administración Toledo, en la época en que Pedro Pablo Kuzcyznski era Presidente del Consejo de Ministros, rechazó la oferta teutona.

Siendo el caso de Toledo bastante grave, la negativa dada por Alan García tiene un nivel de gravedad mayor por varios motivos, además de los ya mencionados. En primer lugar, porque fue uno de los tres presidentes durante cuyos gobiernos se desarrolló el conflicto. Gobierno sobre el que la CVR dijo cosas como ésta:

92. La CVR considera, sin embargo, que la llamada «masacre de los penales» ocurridas los días 18 y 19 de junio de 1986 en los centros penitenciarios de Lurigancho y El Frontón marcó una inflexión en el esfuerzo del gobierno del PAP por imponer desde el poder civil un nuevo esquema de respeto de los derechos humanos por las fuerzas del orden. La CVR ha constatado que, a partir de los sucesos mencionados, las fuerzas armadas actuaron con mayor autonomía en su actividad contrasubversiva, sin que el Poder Ejecutivo ni el Poder Legislativo las proveyeran de un marco legal para ello.

93. La CVR encuentra grave responsabilidad política en el gobierno del PAP en relación con estos casos, sin perjuicio de otras responsabilidades individuales que sean determinadas en otras instancias judiciales nacionales o internacionales.

94. La CVR considera el encubrimiento de la matanza de Cayara, ocurrida en mayo de 1988, como paradigmático de la nueva actitud del partido de gobierno frente a la actuación de las fuerzas armadas en la lucha contrasubversiva. La comisión investigadora conformada en el Senado de la República, presidida por el parlamentario del PAP Carlos Enrique Melgar, dictaminó que la matanza no había ocurrido, mientras que la minoría de dicha comisión y un fiscal aseguraban lo contrario. El dictamen, no obstante, fue aprobado por la mayoría aprista. Las investigaciones de la CVR confirman la matanza de Cayara y encuentran responsabilidad política en el PAP por colaborar en el encubrimiento de dicha masacre.

Y en segundo lugar, porque durante el conflicto armado interno la vida de cientos de apristas se perdió, por el simple hecho de serlo, en manos de Sendero Luminoso. Y, al olvidar a todas las víctimas, también olvida a sus compañeros de partido. Algo que, por cierto, el APRA tuvo presente al momento de concluir el trabajo de la CVR:

Transcribimos la primera conclusión del informe de la CVR, referida al gobierno aprista: “La CVR expresa su reconocimiento especial a todas las víctimas pertenecientes al PAP, muchas de las cuales fueron autoridades locales que permanecieron en sus puestos a pesar de la intensidad de la violencia. La CVR resalta también, el esfuerzo realizado por el gobierno del presidente Alan García Pérez por preservar el sistema democrático, las elecciones locales y generales y la libertad de prensa, en el contexto de una difícil situación en medio del peor conflicto armado interno de la historia republicana del país”.

El APRA ha sido el Partido con el mayor número de víctimas en la guerra demencial que el terrorismo desató contra el Perú. Es conmovedor certificar que las más de mil víctimas apristas de la violencia terrorista fue producto de una campaña de aniquilamiento selectivo contra los miembros del PAP, que empezó precisamente con las primeras víctimas: el alcalde aprista de Curgos, distrito de la provincia liberteña de Sánchez Carrión, Genaro Castillo Vásquez y el alcalde provincial de Tingo María, Tito Jaime Fernández, en los años de 1983 y 1984 respectivamente; pasando por decenas de Alcaldes, Gobernadores, Prefectos, Presidentes de Corporaciones de Desarrollo como Marcial Capeletti, Félix Ortega Arce y Ricardo Ramos Plata e inclusive Ministros de Estado como nuestro querido Ministro de Trabajo, Orestes Rodríguez Campos y el General Enrique López Albujar, Ministro de Defensa, asesinado por el MRTA; mujeres del pueblo como Maria Moya de Huapaya y centenares de dilectos compañeros.

Pero también sorprende el silencio que sobre esta materia ha tenido el Presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon. Sì, él, que fue víctima de una prisión injusta durante 8 años, por causa del conflicto, no ha dicho esta boca es mía sobre el tema. Y con su silencio, avala lo hecho por el Presidente de la República. Bueno, a estas alturas sabemos que el principal don de Simon no se encuentra precisamente en la coherencia.

Cuando la semana pasada Alan García saludó el triunfo de la película de Claudia Llosa, quien escribe soltó una frase recogida por Luis Torres Montero en La Primera: “Si Alan está entusiasmado por la película de Claudia Llosa, ¿por qué no le regalamos su versión abreviada del Informe Final de la CVR?”. Luego de ver esta negativa y todo lo que ella supone, creo que no solo cabría regalárselo, sino también recordarle que su antecesor le dejó 9 tomos de dicho Informe en Palacio, que bien haría en leerlos exhaustivamente.

Esta historia nos demuestra no solo que tenemos un Presidente mediocre, sino a una persona que no ha aprendido absolutamente nada de su propio pasado. Una persona que ha preferido olvidar sus errores, pero no para enmendarse, sino para ser poco consecuente con la causa de los derechos humanos que su partido dice defender. Un pusilánime que no se atreve a reconocer que cometió muchos errores y que cogobierna con los que están haciendo todo el esfuerzo posible por hacer que los peruanos olvidemos el pasado. Pobre gente. Dan asco.  

MAS SOBRE EL TEMA:

Comunicado Público de protesta al que cualquier ciudadano puede suscribirse

Jorge Bruce: La memoria asustada

Ricardo Vasquez Kunze: ¿Derechas humanas?

Juan Sheput: Museo de la Verdad: para que no se repita

Susana Villarán: Alan García y el olvido cómplice

Gonzalo Gamio: De espaldas a la justicia

La Pieza Incorrecta: Y si moriste, no me acuerdo (ni quiero acordarme)

Comments 51 Comentarios »

Ya se que el tema de la película de Claudia Llosa ha acaparado titulares, posts, comentarios y debates sobre el prejuicio hasta el hartazgo.  Pero quizás lo bueno que ha motivado el premio es que ha puesto sobre la palestra es el tema de las secuelas del conflicto armado interno en las mujeres.

El viernes Ronald Gamarra nos recordó el estado de la cuestión:

Actualmente, solo en las fiscalías de Ayacucho, hay los casos de 42 mujeres violadas, que se atrevieron a romper el temor y la vergüenza que impiden a muchísimas otras denunciar el crimen del que fueron víctimas. Y no hay justicia para ellas. En Huancavelica, en las localidades de Manta y Vilca, decenas de mujeres fueron violadas por los efectivos de la base militar que allí se estableció. Siete de aquellas mujeres valerosamente dieron el paso de denunciar a sus agresores, identificando plenamente a nueve militares, pero ellas también esperan justicia. La Defensoría ha documentado decenas de casos, que han sido acogidos por el Relator Especial de la ONU sobre violencia contra la mujer, pero no por las autoridades peruanas.

En efecto, el único caso judicializado de violencia contra la mujer es, precisamente, el de las bases militares de Manta y Vilca en Huancavelica, instalaciones militares que se convirtieron en centros donde se practicaron violaciones sexuales, muchas de las cuales terminaron en embarazos. Como se imaginarán y como buena parte de los procesos por violaciones de los derechos humanos cometidas entre 1980 y 2000, este caso avanza a la buena de Dios.  Y como lo señala Ronald, otras denuncias de este tipo se hallan entrampadas en investigaciones fiscales interminables. Cuando son admitidas, por cierto.

En el caso de las reparaciones, muchas de las víctimas de violaciones sexuales se han acercado al Consejo de Reparaciones para inscribirse en el Registro Único de Víctimas. Pero también la situación es complicada. Sofía Macher nos cuenta:

A la fecha el Consejo de Reparaciones ha recibido 2,021 solicitudes de inscripción que presentan afectaciones de violación y/o violencia sexual. No se ha logrado que las mujeres en el campo, que sufrieron esta violación se atrevan a contar su historia. Muchas de ellas han tenido hijos producto de las violaciones y muchos de ellos desconocen esta situación, o sus esposos no conocen de este episodio y no quieren que se enteren. Esta situación hace muy difícil el registro de violencia sexual, por lo menos aplicando la metodología que actualmente se utiliza. Será necesario entonces desarrollar una estrategia particular que garantice la confidencialidad y el tiempo necesario para que estas historias puedan salir.

Para complicar más las cosas, nuestras normas sobre reparaciones tienen un severo defecto: las víctimas que sufrieron otro tipo de violencia sexual durante el conflicto no pueden acceder a todos los programas del PIR. Solo pueden acceder a reparaciones en salud. Cabe recordar que la violencia sexual también puede comprender conductas tales como prostitución forzada, unión forzada, esclavitud sexual, abortos forzados y embarazo forzado. La CVR solo registró estadísticas sobre violaciones, pero en varios pasajes de su informe final hace alusión a la ocurrencia de algunas de las prácticas antes mencionadas. Aquí hay un serio defecto normativo, producto de la falta de una mirada de género en el momento de elaborar la legislación, que debe ser corregido.

Las víctimas de la violencia sexual son invisibilizadas y doblemente estigmatizadas, tanto por el daño sufrido y las secuelas del mismo, como por el hecho de ser mujeres. Lo peor es que este tipo de casos se sigue produciendo el día de hoy, con las mismas consecuencias. Diana Bazán, una cadete de la FAP, fue violada por un alferez de dicha institución. Ella denunció el hecho, pero, por ese malsano “espiritu de cuerpo”, ha sido marginada dentro de su institución. Todo con la venia del Ministro de Defensa Ántero Flores - Araoz, quien ha hecho gala de su poco respeto por las mujeres en otras ocasiones.

Como dice Patricia Del Río:

Nuestra querida Claudia Llosa acaba de ganar el Oso de Oro por tocar en su filme La teta asustada las terribles secuelas de una agresión sexual a una mujer. Claudia, a través del arte, les ha dado voz a las víctimas que normalmente ahogan sus gritos bajo la violencia aplastante del machismo y la indolencia. A esta joven cineasta, que hoy el país ovaciona, le debemos mucho más que las gracias por este premio. Si queremos ser consecuentes, le debemos que todas las Dianas Bazán del Perú sean tratadas como heroínas, y no como traidoras o putas, cuando deciden hacer valer sus derechos. Si Fausta, la protagonista del filme, nos conmueve más que Diana, la de la vida real, entonces hay algo demasiado fundamental del proceso de violencia interna que sufrimos como país que aún no logramos comprender.

Y esa, también es una verdad.

MAS SOBRE EL TEMA:

Domingo de La República: Un susto que no cesa

Rocío Silva Santisteban: Teta, susto y las hijas del terror

Comments 13 Comentarios »

Tenemos campeona mundial de box: Kina Malpartida. Vía El Comercio:

“Dinamita” Malpartida (ocho peleas ganadas —1 KO—, 3 perdidas) desplegó toda su artillería sobre “Moe” para vencerla por “nock out” técnico en el décimo round ante la invicta y favorita Maureen Shea.

Según informó la página web Fight News, nuestra compatriota se recuperó después de haber caído en la lona en el primer round del combate celebrado en el Madison Square Garden de Nueva York.

Según precisa la página web, el match fue detenido por el réferi Eddie Cotton en momentos en que Malpartida castigaba a su rival.

“Dinamita” Malpartida tiene como récord ocho peleas ganadas —1 KO—, 3 perdidas ante una rival que tiene en su cartel, además de 13 peleas ganadas —siete KO— y cero perdidas, el haber sido “sparring” de la actriz Hillary Swank cuando se preparaba para actuar en la película ganadora del Óscar “Million Dollar Baby”.

Semanas en las que las mujeres nos llenan de orgullo. Y que mejor que una de nuestras chicas que nos hace sentir felices de ser peruano para festejarlo:

Y que viva el Perú!!

Comments 9 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.