Archivo de 18 Marzo 2009

La última vez que supimos de Carlos Arana, Director de FONCODES, fue su desfile con la “Sub 50″ del Partido Aprista Peruano, al lado del Presidente de la República, en el Día de la Fraternidad. Y la verdad, es que su gestión al frente de una de las instituciones que maneja programas sociales ha sido de perfil bastante bajo. Por ello, era importante que alguien le diera luz a lo que estaba haciendo.

Otra Mirada, una entidad nueva que está haciendo análisis de coyuntura sobre lo que pasa en el país, hizo un pequeño informe sobre los gastos que se vienen haciendo en FONCODES durante la gestión de uno de los predilectos de Agustín Mantilla. Estos fueron los resultados:

En el 2006, FONCODES dedicó el 12% de su presupuesto en administración; en el 2007, esto llegó al 18%; pero en el 2008, bajo la dirección de Carlos Arana, este programa dedicó más de 32 millones de soles en gastos administrativos, vale decir, el 36% de un presupuesto ejecutado de 88 millones de soles. ¿Logró así, ser más eficaz? No, ya que en el 2008, dejó de ejecutar más de un cuarto de su presupuesto (27%).
 
Así  pues, con la llegada de este importante dirigente aprista a la dirección de FONCODES, su ejecución presupuestal ha empeorado, dedicando una mayor proporción del presupuesto en burocracia. ¿Qué otros servicios presta Carlos Arana al gobierno que justifica que siga en el cargo?

El informe tuvo rebote en algunas páginas web y Arana dio sus descargos, pero terminaron enredándolo más:

4. Los gastos totales del FONCODES en el año 2008, ascendieron a S/. 101.7 millones (sumando UE001 y FONCODES), de los cuales S/. 46.1 millones correspondieron a gastos de operación y el monto de S/. 55.6 millones se destinaron a inversión social. De ese total, el 61% se ejecutó en el periodo de agosto-diciembre, lo cual demuestra la eficacia de mi gestión. En cuanto a los gastos operativos, debo indicarle que en ese mismo periodo se ejecutó S/. 19.9 millones, que representa el 43% del total gastado en ese rubro. Le adjunto el siguiente detalle:

.

Como señalan, en su dúplica, los investigadores de Otra Mirada:

En efecto, en su carta Carlos Arana reconoce que en el 2008 los gastos administrativos de Foncodes han ascendido a 46 millones de soles y los gastos de inversión social a apenas 55,6 millones. Es decir, ¡los gastos operativos son el 45% del total! ¡Por cada millón de inversiones, gastan 900 mil en burocracia!

(En realidad, como se desprende del propio cuadro presentado por Arana, es el 46.1% del total. Y ojo, la web de FONCODES aun no registra estos datos que el compañero dirigente ha presentado como descargo).

Como dicen en mi barrio, el pez por la boca muere. Pregunta para la Ministra Carmen Vildoso: ¿Aún sigue “en evaluación” la presencia de Carlos Arana en FONCODES? ¿O es que la campaña electoral de sus dos jefes, García y Simon, importa más?

Comments 14 Comentarios »

Jaime Ayala

Las recientes exhumaciones de restos humanos en Huanta, entre los que se encontrarían el cuerpo del periodista Jaime Ayala, vuelve a abrirnos preguntas y tareas pendientes en el ámbito de la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas del conflicto armado interno.

Para muchos, luego de ver el video de Magaly Solier (huantina) visitando Yuyanapaq, recién han podido conocer que existía un Estadio Municipal en Huanta que se convirtió en el principal centro de torturas y ejecuciones extrajudiciales. Fue allí donde el llamado Comandante Camión (Alvaro Artaza Adrianzén, como figura en su partida de nacimiento) mandó a matar a cientos de personas, entre ellas, a Jaime Ayala, un joven periodista que resultaba incómodo por denunciar tanto los crímenes de Sendero Luminoso como lo que hacían los infantes de Marina que estaban bajo las ordenes de quien luego sería su victimario.

El proceso para esclarecer lo ocurrido a Ayala ha sufrido varias interrupciones judiciales, pero, finalmente, parece que se encausa hacia una investigación seria y, sobre todo, a encontrar sus restos, cuestión necesaria para el procesamiento del duelo tan necesario para quienes perdieron un padre, una madre, un esposo o un familiar cercano. Lamentablemente, aún no se cuentan con noticias del paradero del principal responsable de los hechos, de quien se señala fue enviado a Estados Unidos bajo otra identidad.

Ya existe el precedente del caso Hugo Bustíos, otro hombre de prensa asesinado por dos miembros del Ejército Peruano, quienes ya han sido sentenciados en forma definitiva por este crímen, lo que se convierte en un precedente importante para aclarar este tipo de casos en los que no solo se atenta contra la vida, sino también contra el derecho de todos los ciudadanos a estar informados.

Lo mismo debería ocurrir con el caso de Bárbara D’Achille, periodista ecológica de El Comercio asesinada por Sendero Luminoso, a cuyos asesinos jamás se procesó o condenó. Como recordó recientemente su antigua casa editora:

Fue asesinada en el paraje Huarmicocha, en el distrito de Huando, según precisa el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. La mañana de ese pesaroso 31 de mayo acudió a la Corporación de Desarrollo-Huancavelica y se entrevistó con el ingeniero Esteban Bohórquez, director de proyectos especiales. Y con él salió a las 10:30 a.m. para un recorrido en camioneta por las comunidades de Pueblo Libre y Tinyaclla, donde se ejecutaba el Proyecto Especial de Camélidos Sudamericanos. Iban acompañados por el chofer Hugo Villafuerte y dos ayudantes.

En el trayecto, Villafuerte se dio cuenta de que el auto se quedaba sin combustible y decidió pedirlo en el campamento de la mina Martha, cerca de allí. De pronto, fueron emboscados por un grupo de senderistas armados.

Los llevaron a la laguna de Tutacoccha, a 11 kilómetros de la capital de Huancavelica, y el jefe de los terroristas, identificado como “Rogelio”, le ordenó a Bárbara que les hiciera un reportaje; pero ella se negó y se ganó su furia, que fue igual contra el ingeniero Bohórquez cuando se enteró de que era un funcionario estatal.

Así, liberó con amenazas de muerte a los tres acompañantes, quienes cuando ya estaban a un kilómetro de distancia escucharon un disparo y luego una detonación. Al día siguiente se encontró la camioneta dinamitada y los cadáveres de Bohórquez, con dos disparos en la cabeza, y de D’Achille, con el cráneo destrozado a pedradas.

Finalmente, es necesario implementar otra de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación: la elaboración y concreción de un Plan Nacional Antropológico - Forense, que permita ir haciendo los trabajos necesarios en los más de 4,000 sitios de entierro identificados por la CVR, así como los demás que seguramente se encontrarán en el camino - como, por ejemplo, las fosas en Putis -, dado que ello permitirá devolver a sus familias los restos de sus seres queridos y aclarar judicialmente que ocurrió con ellos.

Sin duda, en momentos en que el gobierno le dice no a los derechos humanos - a pesar de lo que digan algunos de sus voceros - es necesario insistir en la importancia de estos problemas. Sobre todo, porque nos afectan a todos.

POST SCRIPTUM: Veo con particular interés la iniciativa lanzada por Marco Sifuentes:

En la Red Científica Peruana (a la que le robo tiempo para hacer este blog) estuvimos discutiendo el tema y, bueno, se nos ocurrió una idea: un Museo Virtual de la Memoria.

Aquí, hace unos años, ya se había realizado un proyecto similar, aunque sólo para Ayacucho y Huancavelica: Yuyarisun. Pues bien, la idea es hacer un Yuyarisun nacional.

El problema es que faltan manos y recursos. Así que empecemos por la convocatoria. Todas las personas interesadas en colaborar y todas las instituciones que quieran apoyar, por favor, contáctenos a este correo

memoria@rcp.pe

Si el gobierno no lo quiere hacer, lo hacemos todos.

Sin dejar de pelear por un museo real, que el Estado tiene la obligación de hacer, creo que sería bueno apoyar esta iniciativa. En medio de polémicas y debates, creo que la importancia de la memoria ha quedado resaltada. Ahora, la pelota está también en nuestra cancha.

Comments 9 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.