Archivo de 15 Abril 2009

Esta es la partida de nacimiento del cabo EP Robinson Macedo Cima, uno de los soldados que falleció la semana pasada en la emboscada perpetrada por Sendero Luminoso en Huanta. Este documento comprueba que Macedo tenía 17 años cuando falleció, es decir, era menor de edad.

Hoy La República cuenta las circunstancias del recultamiento del fallecido héroe:

La representante de la oficina defensorial de Ucayali, Hilda Saravia, reveló que la madre del joven, Irene Sima, denunció que su hijo, quien nació el 19 de junio de 1991, fue reclutado ilegalmente cuando estaba en la Plaza Grau, en Pucallpa, más conocida como la Plaza del Reloj Público. Precisó que en ningún momento solicitaron su autorización y que durante varios días no supo nada de él.

La propia madre reveló a un diario regional que tres días después de su desaparición se acercó al centro de reclutamiento pensando que podía estar allí, pero le negaron su presencia. “Me dijeron que no figuraba en la base de datos. Hasta que una vecina me comentó que su hijo, al igual que el mío, se encontraban en Ayacucho, sirviendo a la patria”, sostuvo.

Varios meses después de su desaparición el joven se comunicó con su familia. Llamó por teléfono para avisar que estaba en Pichari, sin dar más detalles de su ubicación ni de las misiones que le tocaba realizar. Sus padres jamás se imaginaron el peligro que lo acechaba.

El artículo 2 de la Ley del Servicio Militar es bastante claro: “El Servicio Militar es una actividad de carácter personal. Mediante ella, todo peruano puede ejercer su derecho y deber constitucional de participar en la Defensa Nacional. Es prestado por varones y mujeres sin discriminación alguna, a partir de los dieciocho (18) años de edad“. Es decir, los menores de edad no pueden servir en los institutos armados y, menos aún, de modo forzado, tal como lo indica el artículo 6 de la mencionada norma: “Prohíbese el reclutamiento forzoso como procedimiento de captación de personas con la finalidad de incorporarlas al Servicio Militar“.

Lo peor es que la práctica se ha vuelto común. En la misma nota de La República antes citada, se mencionan varios datos proporcionados por la Defensora del Pueblo:

La defensora del Pueblo, Beatriz Merino, reiteró la necesidad de verificar que no existan menores de edad en los cuarteles. Recordó que en el 2008 se recibieron 120 quejas (procedentes de todo el ámbito nacional) por reclutamiento arbitrario de adolescentes entre los 14 y 17 años de edad, y dos casos de menores de 13 años reclutados en las Bases Militares de Curaray en Loreto y Quiulacocha en Pasco.

La mayoría de estas quejas se presentaron en Ucayali. En todos los casos, después de las gestiones de la Defensoría, los menores fueron entregados a sus padres. Sin embargo, hay casos como el del fallecido Robinson Macedo, cuyos padres no denunciaron el irregular reclutamiento.

Asimismo, el representante de la oficina defensorial de Ayacucho, Jorge Fernández Mávila, reveló que una parte importante del personal que participa en las acciones contrasubversivas en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE) son jóvenes que realizan servicio militar voluntario y no tienen la experiencia  necesaria para participar en este tipo de operativos. Explicó que se trata de jóvenes que tienen entre 18 y 25 años, cuando se debe hacer es enviar personal especializado y capacitado especialmente para actuar en zonas de emergencia.

La situación, como vemos, es bastante complicada y extendida, sobre todo en la zona de Ucayali. Yo me pregunto: ¿Qué hacen jóvenes de dicha zona combatiendo a Sendero en Ayacucho y, además, siendo reclutados forzadamente?

Lamentablemente, esta práctica no es nueva. El Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación presentó casos de reclutamiento forzado de menores de edad durante el conflicto armado interno. La CVR dijo lo siguiente:

Para efectos de este capítulo, la CVR considera reclutamiento forzado a las acciones por las cuales los agentes del Estado y los grupos subversivos obligan a una persona menor de 18 años a participar en las hostilidades. De este modo, se protege a los niños y niñas de la participación no sólo en el enfrentamiento o combate -participación directa en las hostilidades-, sino de otras formas de participación como: la vigilancia, guías, limpieza y transporte de armas, espionaje -participación indirecta en las hostilidades.

Y en las conclusiones de dicho capítulo, en el que también se relatan los reclutamientos forzados por parte de Sendero Luminoso, se indica que lo que le ocurrió al cabo Macedo fue algo bastante común:

En cuanto al reclutamiento forzado de niños y niñas realizado por agentes del Estado, la CVR considera que ésta sí ha sido una práctica sistemática y generalizada. Las fuerzas armadas recurrieron a las “levas” como mecanismo compulsivo de alistamiento, imponiendo el servicio militar a niños entre 15 y 17 años de edad, provenientes de zonas rurales y pobres del país, contraviniendo la ley nacional y las normas internacionales sobre derechos humanos y el derecho internacional humanitario. De esta manera, miles de niños de diferentes partes del país fueron “levados” y trasladados a las zonas de emergencia para participar en las acciones antisubversivas.

No existe en el Perú el delito de reclutamiento forzado, pero sí el de secuestro. Y en este caso, revisando el Código Penal, hay un secuestro agravado, por las siguientes circunstancias: puesta en peligro de la vida o la salud del agraviado y el agraviado es menor de edad. Sin duda, los reclutadores deberán responder por este tipo de casos con una pena severa.

Finalmente, el Ministro de Defensa debiera dejar de decir tonterías tipo “esta es una reacción de los terroristas frente a lo que estamos haciendo”. Reconozca, don Ántero, que mandar a chiquillos a pelear es una estupidez y, cuando son menores de edad, es violación de la Ley. Por el bien de la pacificación del país, ceda el paso a una persona mucho más preparada. Que más soldados no sigan muriendo. Que nuestros menores de edad no siguen muriendo.

MAS SOBRE EL TEMA:

Francisco Contreras, Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas: Reclutamiento forzoso no debería existir

Gladys Echaiz, Fiscal de la Nación: Se debe dar una explicación sobre muerte y reclutamiento de menor de edad en el VRAE

Ronald Gamarra: Es inaceptable muerte de soldado menor de edad en emboscada

María Maurás, representante del Comité de Derechos del Niño de la ONU: Estado y Ejército deben dar explicación sobre este caso

Comments 29 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.