Archivo de 29 Abril 2009

Durante la última semana, se han debatido algunas propuestas para poner más plata en los bolsillos de la gente, como forma de estimular la demanda interna, ante la crisis económica mundial. El debate se ha centrado en dos de ellas: la libre disponibilidad del 100% de la Compensación por Tiempo de Servicios durante el 2009 y la exoneración del pago de tributos a las gratificaciones.

Sobre la primera de ellas, se trata de una salida que ya se probó a finales del gobierno de Fujimori y que, en realidad, se ha dado con porcentajes bastante menores también durante el gobierno de Toledo. Lo curioso es que, si bien casi todo el gobierno parece estar a favor - con la solitaria excepción del Ministro de Trabajo -, la controvertida medida ha unido a economistas liberales como Augusto Alvarez Rodrich y abogados de estudio como Mario Pasco Cosmopolis con Mario Huamán de la CGTP en la oposición a la medida. Los motivos son varios y se centran, sobre todo, en la desnaturalización de lo que, a falta de seguro de desempleo, es la protección del trabajador cuando lo despiden, así como su poco impacto en el consumo.

La diferencia está en que Huamán - en sintonía con varios economistas - propone un aumento de sueldos para estimular la demanda, mientras que Pasco está en contra.

En cuanto a la segunda, se trata del remake de un debate que se produjo a finales del año pasado, pero en un escenario en el que se favorece a adoptar la medida. El tema es si estas exoneraciones no deberían darse en consonancia con una reforma tributaria más completa.

En medio de ambos debates se produjo una discrepancia entre el puño cerrado de Luis Carranza y la apertura de Yehude Simon. Aquí las de ganar las tiene el Ministro de Economía, tanto por el respaldo presidencial como por la necesaria prudencia que debe haber en tiempo de crisis. Ello ha hecho que, si bien las medidas a las que Carranza se oponía en un inicio van a salir, lo harán con varios candados para resguardar lo que pueda venir en el 2010.

El problema con Carranza - y, en general, con el gobierno - es que no se ven medidas que puedan paliar la crisis de modo completo. De un lado, se ha descuidado los efectos de la crisis en la clase media, tradicionalmente la que ha pagado los platos rotos en este tipo de situaciones. De alli a que muchos vean cierta indolencia en los No de Carranza, que no son acompañados de medidas que piensen en este segmento de la población. Y, de otro lado, el Plan Anticrisis solo se centra en el estímulo a la construcción. Sobre este último punto, Mario Pasco, ex ministro de este gobierno, critica:

No es solamente hacia la construcción, este es el primer paso, porque es una de las actividades que requiere una menor capacitación o formación. Se va aprendiendo mucho en el camino, esa es una tarea accesible, pero no puede quedarse en esto, sino que tendría que derivarse hacia otras actividades”, expresó.

Se debe implementar programas de capacitación de los microempresarios, en tareas que le permitan mejorar su productividad y un mayor apoyo financiero que les permita tener un flujo de capitales. Y tiene que haber un apoyo para la búsqueda de mercados y la diversificación, me imagino que el Ministerio de la Producción está viendo eso”, acotó.

Finalmente, hay un aspecto de la crisis que no se ha tocado y que debería enfatizarse más: la ética en los negocios. Un fuerte elemento que desencadenó la crisis fue la falta no solo de regulación, sino también de visión ética sobre la forma de hacer empresa. De hecho, en algo ha reaccionado la Confiep al ponerse el plazo de un año para un Código de Ética para los gremios integrantes de esta asociación. ¿Lo aplicarán? ¿Lo cumplirán? ¿El Estado se comprometerá en una relación más transparente con las empresas?  Preguntas que debieran estar en la agenda pero que, todo indica, son parte de la última rueda del coche en las previsiones económicas.

Comments 6 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.