Posts Tagged “Lava Jato”

(Foto: La Mula)

Para aquellos que amamos los libros, los hallazgos de volúmenes poco conocidos son una experiencia invaluable. Sobre todo cuando ciertas piezas se convierten en el testimonio de una época.

Esta semana, Desde el Tercer Piso encontró un libro poco conocido vinculado al expresidente Alan García. Se trata de una larga entrevista realizada por el periodista Carlos Espá en 2008, en torno a la visión del desarrollo que tenía, por aquellos años, el entonces mandatario. He aquí la portada del volumen.

Esta edición bilingüe contiene algunos de los tópicos fetiche del exmandatario: China, la visión sobre la herencia colonial, la famosa doctrina de “El Perro del Hortelano” sobre los “enemigos del desarrollo”, la satanización de las ONGs y de los sindicatos y una peculiar reflexión sobre el narcotráfico. Aquí algunos pasajes que ilustran lo dicho:

Sin duda, el valor de la entrevista hecha por Espá a García se encuentra en ser un testimonio de época. En poco más de un centenar de páginas ilustradas con fotos y en buen papel, el pensamiento de Alan II se encuentra claramente delineado. Cualquier historiador que busque una fuente directa de la visión que tenía el expresidente se encuentra allí. Incluyendo un resumen de uno de sus libros de mitad de la década pasada en torno a la visión que tenía sobre el rol del aprismo en nuestros tiempos.

Pero no es el único valor que, visto con ojos contemporáneos, tiene este volumen.

Al ver la contratapa, uno se percata que el libro no fue elaborado por la Presidencia de la República, ni por el gobierno de turno. Sino que el auspicio viene de un conocido gremio empresarial y de varias empresas con concesiones con el Estado. Entre ellas, el nombre más mentado en estos últimos meses.

En efecto, en las primeras páginas del libro, cuando Espá hace la presentación de su entrevista, indica el rol que jugaron estas empresas para la elaboración de este producto:

Pero no es lo único. Al revisar las páginas del libro, encontramos que las empresas auspiciadoras también brindaron varias de las fotografías que engalanan el texto. Y también es el caso de Odebrecht. Hablan las imágenes.

No cabe duda que llama la atención el hecho que un libro sobre la visión de un mandatario en ejercicio sea auspiciado por un importante gremio empresarial vinculado a infraestructura, así como por varias de las empresas que tienen concesiones con el Estado. Y, más aún, de aquella que viene generando el mayor escándalo de la última década.

Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Comments 19 Comments »

(Ollanta Humala y Jorge Barata en tiempos mejores. Foto: Perú.21)

Hace poco más de un mes, el diario Folha de Sao Paulo señalaba la existencia de una versión policial que indicaba la transferencia de 3 millones de dólares a la campaña de Ollanta Humala en 2011 por parte de la empresa Odebrecht. En ese momento, se indicó que esto era parte de la revelación de las delaciones premiadas y que el dinero había sido entregado por una orden de Lula da Silva.

Dos semanas atrás, la periodista y abogada Rosa María Palacios confirmó la existencia de esta versión, atribuida a fuentes fiscales. Allí resaltó que, en principio, la entrega de plata para la campaña en forma encubierta no es delito, debido a que la legislación peruana no lo comprende como tal. Una cuestión que ha sido ratificada por politólogos y expertos en temas electorales.

Hoy El Comercio obtuvo la primicia de los detalles sobre cómo se transmitió el dinero, de acuerdo a la versión, de primera mano, de Jorge Barata, principal cabeza de Odebrecht en nuestro país.

De acuerdo al reportaje de Graciela Villasis, la empresa brasileña puso a disposición de la campaña de Humala una suma de 3 millones de dólares en efectivo, a solicitud del PT. El dinero habría sido entregado por los asesores en estrategia electoral y marketing Valdemar Garreta y Luis Favre así como, en una suma de 300,000 dólares, a la propia Nadine Heredia en un departamento que el entonces candidato tiene en Miraflores. Barata indicó que esta suma venía del Departamento de Operaciones Estructuradas, que funcionó como “la caja chica” para el pago de sobornos.

Por ahora Humala y Heredia no han brindado declaraciones ni tampoco han emitido referencias en redes sociales sobre este tema. La única referencia es la que ha dado el flamante abogado de la pareja, el exministro Wilfredo Pedraza, quien no ha negado los aportes, pero ha indicado que no se vinculan con temas de corrupción y que los mismos sí habrían sido declarados. Lo mismo indica el comunicado del Partido Nacionalista Peruano. Lo cierto es que el portal Convoca ha encontrado versiones en Brasil que sí apuntan a un posible pago de un soborno.

Quien sí ha negado su participación en la entrega de dinero para dicha campaña es Luis Favre. En comunicación con El Comercio, el asesor en marketing político negó haber llevado dinero de Odebrecht, así como ratificó no haber sido contratado por ninguna empresa brasileña. Favre también negó haber sido socio de FX Comunicacoes, empresa que lo contrató para intervenir en la campaña.

Sin duda, la hipótesis a la que van a tratar de someterse los Humala es que este fue un aporte de campaña. En principio, han señalado que fue registrado, pero en la ONPE solo se indica que hay un conjunto de aportes en efectivo sin identificar. E incluso en el caso que no hayan declarado los mismos, esta omisión solo acarrearía una sanción administrativa: la pérdida del financiamiento público. Y este no es aplicable al PNP, debido a que no tiene representación parlamentaria.

El problema es que hay tres hechos que podrían complicar la situación de Humala y Heredia.

El primero tiene que ver con el origen de los fondos. Aquí el Ministerio Público sí tiene una premisa más clara: el Departamento de Operaciones Encumbradas sí manejaba fondos ilegales. La pregunta es si sólo manejaba cuestiones vinculadas para soborno. Así se podría caer, por sí sola, la premisa de “solo fondos de campaña”.

La segunda tiene que ver, como indica El Comercio, con cuestiones tributarias. Podría darse el delito de defraudación si es que se corrobora que los montos entregados por Odebrecht no se destinaron a la campaña, sino que acabaron en los bolsillos del matrimonio Humala – Heredia. Complejidad adicional para la indagación: ambos están casados bajo el régimen de separación de patrimonios.

Y una tercera línea sería la posibilidad de la entrega de dinero anticipada para que luego sea retribuida con otras. Es decir, un soborno, colusión o tráfico de influencias hacia el futuro. Aquí se puede apuntalar mejor la investigación respecto del Gaseoducto del Sur Peruano, donde están comprendidos Barata y Heredia, debido a la declaración de un colaborador eficaz que indica la existencia de conexiones entre ambos para la obra. Por su parte, el periodista Oscar Libón anotó hace unos días un dato clave: el origen legal de la obra se produjo luego de una reunión en Palacio entre Humala, Barata y Marcelo Odebrecht.

Pero hay una complicación legal adicional. Hoy César Romero en La República indica que la filtración de la declaración de Barata sobre este financiamiento podría tener problemas. No tanto por la publicación, sino porque todo indica que es el fiscal Germán Juárez quien habría enviado esta información a los medios, para tratar de apuntalar mediáticamente un caso que estaba complicado, debido a que solo se basaba en las agendas de Heredia – que, como hemos dicho antes, tenían que ser cotejadas con otros elementos – y en la declaración de Martín Belaúnde Lossio y otro testigo ya descartado, que apuntaban tanto a la hipótesis venezolana (más difícil de probar) como a un financiamiento brasileño en 2006 que todo indica era inexistente. Según Romero:

De acuerdo a lo planificado con el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde, Juárez debía utilizar esa información para allanar los inmuebles de Nadine Heredia y Ollanta Humala en busca de más información y eventualmente para evaluar un pedido de prisión preventiva de la pareja presidencial.
Pero, eso no sucedió. Al contrario, todos los detalles de la declaración de Barata fueron filtrados en las últimas días a diversos medios de comunicación. Un acto que puede poner en peligro toda la colaboración de Odebrecht y el Ministerio Público de Brasil que insiste en la reserva de la información, hasta que sea usada oficialmente.

Hasta aquí lo legal. Políticamente, la situación de los Humala – Heredia es complicada. No tienen defensores en ninguna bancada parlamentaria y, de hecho, hasta dos expresidentes del Consejo de Ministros suyos, Ana Jara y Pedro Cateriano, han manifestado su contrariedad por esta revelación. Un amplio sector de periodistas siempre los creyó capaces de todo y lo publicado hoy abona su hipótesis que eran un peligro. Y la conexión tan directa con el PT, sin duda, va a terminar afectando una relación bilateral que ya se había enfriado en tiempos de Dilma. Evidentemente, si aún existía una breve esperanza que el PNP resucite, la misma será echada por la borda con todo ello.

A diferencia del caso Toledo, aún esta novela tiene para rato en términos de investigación.

Comments 12 Comments »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.