Archive for the “Carlos Bruce” Category

Vamos a ver. No comentaba sobre este tema pues la cantidad de voces contradictorias sobre el mismo era abundante y no tenía todos los elementos de juicio para hacerlo, pero en los últimos días he podido leer algo más sobre el conflicto en el Cusco, sobre la tan mentada Ley Bruce y sobre lo que parece ser un nuevo capítulo de la bronca por Machu Picchu. Tres temas enlazados y que tienen que ver con como estamos pensando la protección nuestro patrimonio cultural y la política turística en el Perú.

Hace una semana me encontré con un amigo que trabaja en el MINCETUR y, claro, aproveché la oportunidad para preguntarle sobre el tan mentado tema de las protestas en Cusco. Y lo que escuché de su parte fueron dos hipótesis: la presencia de elementos de izquierda liderando las protestas – llamémosle, la tesis Alan – y los intereses de los operadores locales de turismo. Pero cuando le inquiri sobre si el Ministerio para el que trabaja no tenía otros programas de fomento del turismo que no fuera de 5 estrellas y 4 tenedores, mi amigo me señaló que, si bien existían, no se les estaba dando el impulso suficiente desde el Viceministerio de Turismo y desde el despacho de Mercedes Araoz.

Este diálogo me fue revelando cuales eran las limitaciones de la política turística del país y a la que Carlos Bruce ha contribuido.

Creo que nadie en su sano juicio estaría en contra de la inversión privada en turismo. Por el contrario, se trata de una inversión que, bien realizada, puede potenciar la llegada de más personas al país y activar una industria que no contamina y que genera divisas. Perú tiene varios atractivos turísticos por explotar y sean bienvenidos al país todos quienes quieran venir.

El problema es que, tanto el Congresista Bruce como Mercedes Araoz, no se han percatado de dos elementos. El primero, referido a los diversos tipos de oferta turística, ha sido comentado por Roberto Bustamante:

1. el modelo de turismo (sobre la base de desarrollo sostenible) utilizado aquí es el de los hoteles y restaurantes cuatro y cinco estrellas/tenedores. es decir, casi siguiendo el modelo de la receta contra el perro del hortelano, se privilegia la gran inversión sobre la posibilidad de tener un turismo basado en la pequeña y mediana empresa. el nuevo latifundio sobre los pequeños dueños asociados. si eres un campesino y quieres tener un albergue con tus vecinos, fuiste.

Sin duda, con las cumbres internacionales llegaran muchos visitantes que también querrán conocer el país y que seguramente querrán las comodidades del caso. Esa demanda tiene que ser cubierta por instalaciones adecuadas a ese tipo de turista. Pero tampoco puede dejarse de lado a quienes quieran hacer turismo vivencial o a los tan famosos “mochileros”, quienes también requieren de un lugar adecuado para estar y quienes generalmente son atendidos por pequeños empresarios o pobladores de la zona. A ese grupo de personas, simplemente, el MINCETUR y el ex ministro de Alejandro Toledo no les han prestado atención.

Y es aquí donde viene el segundo elemento: los reclamos por incorporación al mercado turìstico por parte de estos pequeños y medianos operadores. Comenta Rosa María Palacios:

Con muy buena intención (y, creo, es lo correcto), la ley levanta las barreras de acceso al negocio turístico en lugares muy apreciados en términos académicos, pero no explotados en términos comerciales. Salvo en el Cusco. De ahí la protesta exclusiva en esa región. La ley reserva para la gran inversión privada (hoteles de cinco estrellas y restaurantes de cuatro tenedores) y, probablemente, extranjera (por los capitales de los que debe disponer) zonas contiguas a monumentos que hoy se encuentran invadidas de pequeños comerciantes que venden artesanías, así como de hoteles de bajo presupuesto. Estos (que son miles) van a tener que competir con la gran inversión o, peor aún, corren el riesgo de ser desalojados en el ánimo de formalizar estas zonas, sujetos al futuro arbitrio (léase coima) del INC o del gobierno regional.

Y allí nos vemos sujetos al otro tema: la institucionalidad existente para implementar la norma. ¿Un Instituto Nacional de Cultura sin recursos y que no ha tenido precisamente la mejor de las gestiones va a ser capaz de hacer el control de calidad de la inversión para que no se deteriore el patrimonio cultural? ¿Ocurre lo mismo con los gobiernos regionales? Eso, en mi tierra, se llama institucionalidad para la competitividad y que también alcanza al turismo. Si tenemos un producto con valor agregado en el Perú es ese y pretendemos poner controles y mecanismos informales para que llegue la gran inversión y/o no fomentar a los pequeños empresarios. Es como si pusiera a Laura Bozzo al frente del INC, ejem, bueno, eso ya pasó en el gobierno aprista anterior.

Y ya que hablamos del INC, pasemos a otro bochornoso incidente que da cuenta de la poca confianza que merece esta institución, tanto en limeños como en costeños. Hace algunos meses se habló sobre las negociaciones para que la Universidad de Yale le devuelva al Perú las piezas arqueológicas que Hiram Bingham se llevó de Machu Picchu. Nuestro “negociador” fue el hoy Ministro de Salud Hernán Garrido Lecca. Y al cierre de dichas tratativas, se alertó que solo se nos devolvería las piezas de menor valor de la colección sustraida por el polémico arqueólogo.

Pues bien, este fin de semana Eliane Karp – sí, nuestra ex primera dama – ha escrito un artículo sobre este tema, dos de cuyos párrafos son bastantes reveladores:

De acuerdo con el Memorándum de Entendimiento entre Yale y el presidente García, el Perú se compromete a construir un museo y un centro de investigación en el Cusco, la ciudad más cercana a Machu Picchu, donde parte de la colección sería exhibida. Yale sería una institución asesora del centro, y se encargaría de seleccionar qué piezas serían entregadas al museo. El derecho soberano del Perú a ejercer la propiedad de la colección no ha sido reconocido, y queda claro que Yale mantendría una proporción significativa de los materiales.

Al Perú, como lo plantearon antes, no se le permitirá realizar un inventario propio. Solamente cuando el museo haya sido construido cumpliendo con las especificaciones presentadas por Yale, solo una porción de los materiales retornaría, permitiéndole a los peruanos disfrutar de artefactos históricos que nunca han visto.

Y a pesar que yo no comparto las tesis de la Dra. Karp sobre el rechazo del acuerdo planteado anteriormente por Alejandro Toledo – lo atribuye a racismo – ni sus tesis sobre los pueblos indígenas, lo que queda claro es que se ha dado el trabajo de comprobar que lo que varios medios han señalado sobre este tema es cierto: el país no ha sabido negociar la devolución de su patrimonio cultural y no hemos sabido preservarlo de manera adecuada.

Como vemos, estamos ante un problema severo de confianza institucional y de falta de explicación de lo que se quiere hacer con el turismo y el patrimonio histórico del país. Peor aún, no estamos estimando adecuadamente todas las posibilidades que la actividad turística tiene potencial o realmente en el Perú y, además, no estamos enviando a las personas adecuadas a tratar temas delicados. Los hechos ocurridos en Cusco y el malestar de los cusqueños es entendible – lo que no avala actitudes violentas – y explicable. Y ese factor se sigue llamando exclusión del Estado y del mercado.

Visto esto, el Perro del Hortelano parece vivir cómodamente en Palacio de Gobierno.

MAS SOBRE EL TEMA:
Rosa María Palacios: Ni terrucos, ni locos, ni suicidas
Roberto Bustamante: La Ley Bruce para Dummies
Eliane Karp: Sobre el tesoro perdido de Machu Picchu
Menos Canas: Decir “No”

Comments 11 Comments »

Ayer la denuncia del día fue hecha por el congresista Carlos Bruce: el Seguro Integral de Salud haciendo un convenio con el INEI para apoyo durante el Censo. Roche doble, porque el SIS está ultra cuestionado y porque no tiene nada que ver su función con este tema. A tal punto que tuvieron que anular el contrato.

Hoy, al igual que lo hicieron en el caso Arana, a Bruce le pasan la factura. Y esta vez, lo emplean los chicos de EPENSA. Veamos las portadas de Correo y Ojo de hoy.

Por un lado, levantan la denuncia contra Bruce por supuestos malos manejos en su gestión como Ministro de Vivienda, el capital mayor que tiene el ex Ministro. De otro, levantan a su némesis Hernán Garrido Lecca como facilitador de una solución al engorroso tema del FONAVI.

¿Coincidencias? Tengo mis serias dudas, sobre todo por los nexos de EPENSA con el gobierno. En medio del fuego cruzado de la guerra de periodistas, Hildebrandt se acuerda de los vínculos de Aldo M con Palacio. Pero un personaje más caleta sería el verdadero nexo. Su nombre: Carlos Manrique Negrón, a quien pueden ver aquí abajo con la familia Agois, los dueños de EPENSA:

Manrique Negrón fue durante varios años director de Ojo y hombre de confianza de la familia Agois, a quienes, como sabemos, las deudas en la SUNAT los ahogan. Según una investigación de Caretas, Manrique fue el nexo entre los Agois y el SIN.

¿Y dónde trabaja Manrique ahora? Pues de director de Ojo pasó a ser Director de la agencia estatal ANDINA y del Diario Oficial El Peruano.

Mucha coincidencia. Un modus operandi ya conocido. Medios muy cercanos al gobierno en vendetta. Un periodista bastante cercano a ambas partes. Pregunto nomás.

MAS SOBRE EL TEMA:
Bruce: Se viene denuncia contra Garrido Lecca.

Comments 10 Comments »

Como todos los días, para saber que es lo que piensa el enemigo, hojee La Razón. La única noticia de impacto de esos días era una denuncia de favorecimiento del congresista Carlos Bruce a un amigo personal, José Fernando Maestre. Aunque los titulares insinuaban algo más que una amistad, no le presté mucha atención a la denuncia, pues inmediatamente me dije: esto es una vendetta por lo de Carlos Arana.

Desde inicios del gobierno, Bruce ha sido el principal fiscalizador del Ministro de Vivienda Hernán Garrido Lecca y no ha dudado en sacar los trapitos al aire de dicha cartera en cuanto foro periodístico ha tenido. Y claro, con el tema Arana tenía harta carne para sacarle a su rollizo contrincante. Por lo que no me parecía raro que uno de los dos diarios más sobones del gobierno – el otro es Expreso – le saque algo como contracampaña a sus denuncias. Además, claro, del hecho de ser chakano y, como es sabido, La Razón detesta todo aquello que tenga que ver con Alejandro Toledo.

Sin embargo, algunos rumores sobre Bruce comenzaban a salir en los corrillos periodísticos. Hace algunos meses, en el Utero de Marita, su autor señalaba lo siguiente:

“Como periodista, uno se entera de cada cosa que ni se imaginan. En el caso de Bruce, abundan las historias. Improbables, por supuesto. Falsas, seguramente. Pero cualquier integrante de la high life limeña tiene algo qué contar sobre las andanzas del hombre más popular -y más astuto- del régimen saliente”.

Como señala Marco Sifuentes, Bruce tenía otros flancos por los cuales debía ser investigado. Como una “casita de campo” construida con recursos del Estado o sus vínculos con invasores de tierras en plena campaña electoral.

Sin embargo, el estrecolero más grande de Lima – luego del colector de La Chira – decidió reventar a Bruce por el flanco personal:

“No se trata de rasgarse las vestiduras ante las opciones personales. La relación en pareja de Bruce y Maestre en realidad no es un secreto para nadie en los corrillos políticos limeños, pero Lima no es el Perú. Y aquí el tema de fondo es que el país tiene derecho a saber que un ex ministro usó su poder para favorecer a una persona íntimamente ligada a él, colocándolo en puestos pagados con los impuestos de todos los peruanos, pese a que no reunía los requisitos necesarios para el ejercicio de esas delicadas funciones”.

Firma el artículo, un sujeto bajo el seudónimo de “Oscar Wildes“, en clara alusión al escritor británico, procesado por su opción sexual, hace más de un siglo.

Hace unas semanas, una insinuación similar de un blogger con relación al Ministro del Interior motivó estas reacciones, de parte mía:

Finalmente, volviendo a mi reflexión inicial, creo que poco nos debe importar lo que un político haga o no en su alcoba. Si el Ministro del Interior tiene o no determinada conducta sexual no es algo de nuestra incumbencia. Su trabajo es el que está bajo el escrutinio de sus ciudadanos. Y en eso es en lo que nos concentraremos a la hora de criticarlo o apluadirlo. Lo demás, es mera chismografía barata“.

Y creo que lo mismo puede aplicarse a Bruce. Si fuera cierta dicha versión, no tendría porque importarnos que es lo que el Congresista hace en su alcoba, sino su conducta pública y su actuación como funcionario.

Ello me lleva a replantearme una pregunta que me hice hace algunos meses: ¿Quién financia a La Razón? Interrogante que me plantee hace unos meses, cuando salieron las campañas contra determinados personajes que trabajaron en los gobiernos de Paniagua y Toledo, en particular, aquellos que en algún momento militaron en las canteras de la izquierda o que se ocupan del tema de derechos humanos.

La Razón no figura en el top ten de lectoría de diarios, está en el puesto catorce. Bien difícil en dicha posición cubrir los costos operativos que implica la operación de un diario. Y se encuentran bastante lejos de los primeros (Trome, El Comercio, Aja, Ojo, Correo y Perú.21).

Sus propietarios son personajes con cierto prontuario: la familia Wolfenson, cuyo integrante más prominente, Moises, purga cárcel por vender su línea editorial al fujimorismo. Recordemos que incluso en pleno juicio recibió órdenes de Montesinos. Su actual director, Uri Ben Schmuel, estuvo en la peor época de Expreso y reactivó el semanario Oiga en el año 2000, para hacer abierta campaña a favor de Fujimori.

Y ya no es un secreto para nadie que desde este diario se viene emprendiendo una campaña sistemática contra las actuales autoridades del Ministerio de Defensa y de la Cancillería, cuya autoría estaría cercana al representante de la Marina de Guerra del Perú en el actual gobierno.

Con V de Vendetta, pero con muchas cosas aún por explicar sobre sus financiamientos ocultos, La Razón sigue sirviendo al poder de turno, como lo hicieron sus dueños durante la década infame. ¿Hasta cuando?

MAS SOBRE EL TEMA:
Utero de Marita: La Respuesta
Carlos Bruce: Hay un “SIN chicha” en el Gobierno.

Comments 2 Comments »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.