Tres columnistas de distintas profesiones han comenzado un debate sobre la vinculación que tendría la prevalencia de la tecnocracia en el Estado peruano con los casos de corrupción referidos a las obras hechas por constructoras brasileñas en nuestro país.

Carlos Mélendez indica que estamos ante una “tercera generación” de casos de corrupción, luego de la “partidaria” (el primer gobierno aprista) y la “anti partido” (el fujimorato).  Esta tercera ola vendrá a partir de la debilidad institucional con la que se han conducido los tres gobiernos democráticos de los últimos quince años y que no han querido reforzar. En ello, se refuerzan las siguientes conductas:

La democracia tecnocrática vive obsesionada por “destrabar la tramitología” en beneficio de las inversiones, sin importar que estas puedan aportar tanto cemento como delitos. La práctica de sobornos en licitaciones se naturalizó, al punto de institucionalizarse como divisiones ad hoc dentro de los organigramas de corporaciones privadas. Así se creó un sistema corruptor de funcionarios públicos que gozaba de la complicidad activa o silente de lobbistas, relacionistas públicos, estudios de abogados y hasta de opinólogos. Lo más “inofensivo” consistió en donaciones a aventuras electorales del ‘outsider wannabe’ de turno.

Fernando Vivas no alude a la tercera ola, pero sí a lo que considera que es el fracaso de un proyecto de prevalencia tecnocrática en el Estado peruano, en detrimento de la política. Una forma de ver el mundo que se alimentó por la necesidad de atraer inversiones luego de la recesión de fines del fujimorato, así como por la debilidad de estos gobiernos. ¿Cómo sería este proyecto de Estado sin políticos?

A ver, mi respuesta tentativa: un país despolitizado donde la ‘accountability’ la asumen los gobernantes de turno, puertas giratorias entre sector público y privado, promoción de las APP y obras por impuestos, transferencia de riesgos privados al Estado (miren si no a Chinchero).  Y también programas sociales y regulación en educación y salud; que necesitamos un Perú sostenible y sin caldo de cultivo para los antisistema, faltaba más.

Desde su orilla, Jaime de Althaus retruca e indica que, en realidad, no existe tal prevalencia tecnocrática. Lo que tenemos son islas de eficiencia en algunos lados (y en otros, como Proinversión, se termina de caer el mito) así como una incipiente creación de una capa técnica en Educación. El proyecto no sería tecnocrático, sino la exportación de la transnacional PT-empresas brasileñas como variable geopolítica. Y no se toma en cuenta que la corrupción también afectó a los gobiernos regionales y locales, donde lo técnico pesa mucho menos.

¿Qué conclusiones sacar de esta discusión?

Coincido con Althaus en los matices señalados. Como indica Eduardo Dargent en su libro sobre tecnocracia, existen sectores donde hay mayores facilidades para que la tecnocracia se desarrolle y otros donde las dificultades son mayores. Estos profesionales se posicionan gracias al mayor costo político de una mala performance en sectores que comienzan a tener mayor vigilancia interna y externa, alta especialización de sus políticas públicas y un elevado consenso sobre determinadas medidas. Ello explica porque el MEF tiene una tecnocracia firme desde hace un cuarto de siglo y en Proinversión más bien las cosas anden a trompicones.

Un segundo factor que Althaus toma en cuenta y que debe analizarse es el hecho que la corrupción del caso Lava Jato tiene a una importante arista: los niveles subnacionales. Con menos estímulos para crecer técnicamente y con mayores dificultades para proponer proyectos de inversión, la llegada de una gran empresa que propone una asociación público privada o una concesión le soluciona la vida al alcalde o presidente regional de turnos. Con funcionarios menos duchos en tratar temas técnicos, es claro que esto puede ser un estímulo para la corrupción.

Sin embargo, hay cuestiones con las que discrepo con el antropólogo. La primera de ellas tiene que ver con el tema geopolítico. Es cierto que el PT enlazó claramente con las empresas constructoras brasileñas para exportar un proyecto de liderazgo en América del Sur y algunas partes de África que tenía un fuerte componente de infraestructura. De allí que Brasil tuviera interés en contar con gobiernos cercanos a ellos o montar “alianzas estratégicas”. Sin embargo, dicha política no comenzó con Lula, sino con su antecesor.

En realidad, el proyecto geopolítico viene desde Fernando Henrique Cardoso, quien es quien impulsa la Comunidad Sudamericana de Naciones e IIRSA (por eso se hacía el loco con el fraude de Fujimori en el 2000). Con el PT básicamente la cosa llego a niveles de trapicheo y poca división de los límites Estado - empresas. Recordemos que Lula, ya como expresidente, iba a varios países como conferencista y componedor de negocios de Odebrecht.

Una segunda discrepancia tiene que ver con el modus vivendi de la tecnocracia no aliente cierto sentido de corrupción. Y es allí donde coincido con Vivas y Meléndez.

Es claro que existen “puertas giratorias” en el Estado, dado que se recluta personal del sector privado para puestos públicos importantes, lo que conllevaría el riesgo de posibles conflictos de interés o favorecimientos a las empresas donde trabajaron o que, luego de trabajar para la administración pública, estas personas vuelvan - mediando un tiempo - a trabajar en empresas. Es claro que el fenómeno existe, pero no se sabe bien como regularlo.

También es cierto que prevalece un sentido común que va más allá de las puertas giratorias. Como indica Martín Tanaka:

Pienso que la tesis de la captura del Estado no distingue bien el puro interés particularista (“mercantilista” dirían algunos) de la acción de tecnócratas o funcionarios que operan sobre la base de principios, o ideologías, si se quiere: en este caso, favorables al desarrollo de los mercados. Esto ciertamente los hace cercanos al mundo empresarial, pero no a intereses particularistas. Esa tesis subestima el poder de las ideas o ideologías; los tecnócratas como tales toman decisiones favorables al desarrollo de los mercados no porque estén “comprados” por las empresas (aunque también puede suceder, por supuesto), sino porque creen estar haciendo lo correcto. En otras palabras, no solo habría que denunciar presiones indebidas del sector privado, también ganar la batalla en el terreno de las ideas.

Y, en esa línea, la tecnocracia peruana si tendría que repensar, a la luz de lo sucedido con estas empresas, cómo regula estos conflictos, la participación de gestores de intereses, cómo hace que la asociación público privada sea bien diseñada y cómo atrae a técnicos que, junto con su expertise, traigan consigo también una ética a prueba de balas. Quizás sea exagerado hablar de una tercera ola, pero también es claro que los tecnócratas peruanos deberán tener claro que deben compartir escenario con los políticos y preocuparse más por temas como la institucionalidad y la lucha contra la corrupción.

7 Respuestas a “TECNOCRACIA Y CORRUPCION”
  1. Héctor Manuel dice:

    Esto es lo que es realmente incomplensible. El presidente del PJ, Duberli Rodriguez, es asociado con el vocal supremo Javier Villa Stein, de muy reprochable reputacion por su nexo aprofujimontesinista. En anterior eleccion judicial, el Dr. Rodriguez se retiro de la contienda de manera sorpresiva, otorgandole la victoria al candidato patrocinado por Villa Stein. Pues bien, el Dr. Rodriguez antes de asumir el mandato que esta vez si gano, declaro que el problema de la institucion “no es la corrupcion, pero el letargo debido a la sobrecarga procesal”. La prensa reacciono con incredulidad y sorpresa, la ciudadania lo hizo con sorna. El Dr. Rodriguez no retrocedio ni un solo milimetro cuando la prensa le repregunto sobre su seguridad acerca de su testamento sobre el tema. “La sobrecarga procesal”, insistio.

    OK.

    Ahora el Dr. Rodriguez nos sale con que “[A Alejandro Toledo] No le ampara la garantía del antejuicio, porque esto tiene un plazo de hasta cinco años después de haber finalizado el mandato, precisó el titular del Poder Judicial mediante un comunicado.

    Cabe anotar que, la fiscalía, mediante el testimonio de un colaborador eficaz, acusó a Alejandro Toledo de haber recibido US$11 millones de soborno de la constructora brasileña Odebrecht por la adjudicación de la carretera Interoceánica Sur.

    Asimismo, el titular del Poder Judicial dijo que el fiscal a cargo podría pedir una detención preliminar o prisión preventiva para Alejandro Toledo ante el juez de Investigación preparatoria.

    Respecto de la situación del ex presidente Ollanta Humala, Rodríguez dijo que la garantía del antejuicio sí se aplicaría si se comprueba que haya recibido sobornos durante su gestión. Aclaró que no se aplicaría si estos fueron recibidos antes de julio del 2011, cuando inició su mandato.”

    Todo muy bien, hasta ahi. Es mas, excelente. Los corruptos deben ir al calabozo, a donde pertenecen por traidores de la patria. Pero hay dos temas mas importantes, mucho mas importantes que Alejandro Toledo y Ollanta Humala para el Peru, para la lucha anticorrupcion y para la justicia nacional (no que Toledo y Humala no representen goles a favor): Hacer exactamente lo mismo con Alan Garcia, Alberto Fujimori y Luis Castañeda Lossio, que con Toledo y Humala. Esos no solo seran goles, sino seran los golazos de lujo que clasificaran al Peru al mundial de mundiales. Uno sin politicos ni jueces corruptos. Sobre Alan Garcia, Alberto Fujimori y Luis Castañeda Lossio, los peces grandes y gordos de Lava Jato, el Dr. Rodriguez todavia no ha dicho ni pio.

    La justicia absoluta se va a lograr, con o sin el Dr. Rodriguez; el sera quien escogera su destino. Todo es cuestion de principios morales, vocacion y valentia.

  2. Rafito U dice:

    El congresista Mauricio Mulder consideró que el dinero que depositó la empresa brasileña Odebrecht a las cuentas bancarias del empresario Josef Maiman, es “la prueba definitiva” que incrimina al ex presidente Alejandro Toledo en los casos de corrupción por los que se le investiga.

    “[Alejandro Toledo] señaló que la cuenta de Josef Maiman era una cuenta que usufructuó para comprar Ecoteva, para comprar las oficinas del edificio Omega y para pagar su hipoteca. A todas luces es evidente que Maiman no iba a regalar plata a Toledo por nada”, opinó Mauricio Mulder. La fiscalía confirmó ayer, mediante la declaración de un colaborador eficaz, que Odebrecht pagó sobornos por US$20 millones por la licitación de los tramos II y III de la carretera Interoceánica Sur. De esos, US$11 millones fueron a parar a cuentas de Josef Maiman, amigo cercano del ex presidente. A partir de ello, el legislador aprista dijo que esta situación permite conocer que “es obvio que eso era dinero de Alejandro Toledo y utilizaba a Josef Maiman como testaferro”.

    Por otro lado, el parlamentario aprista estimó que no cree que la situación de Alejandro Toledo afecte a los ex presidentes Ollanta Humala y Alan García porque, a su juicio, “este es un tema exclusivo de la firma del contrato Interoceánica Sur, que se hizo en el gobierno de Toledo”. “Si esto alcanza a los ex presidentes García o Humala, las pruebas deberán ser los suficientemente contundentes como para que tengan la misma repercusión que está teniendo ahora”, concluyó Mauricio Mulder.

    Alan uso como testaferros a Cesar Vega Vega, Pilar Nores, Roxanne Cuki Cheesman, Enrique Cornejo, Luis Nava, Jorge del Castillo, Aurelio Pastor, Alva Castro, Hernan Garrido Lecca, Vito Modesto y Jorge Columbo Rodríguez Banda (Grupo Gloria), Raul Zanatti, Carlos Langberg, el clan de los narcos trujillanos Sanchez Paredes, el clan de Rodolfo Orellana (Robinson Gonzales y el ‘Sheriff’ Benedicto Jimenez incluidos), el clan del narco Gerald Oropeza, Elias Ponce Feijoo, Carlos Tomasio, Miguel Facundo Chinguel, Edwin Luyo, Jorge Cuba, Miguel Navarro, Mariella Huerta, Agustin Mantilla, su tio Jorge Ramos Ronceros y sus hijos (primos de Alan), Alberto Quimper, Carlos Arana, Omar Quesada, Javier Moran, Romulo Leon Alegira y su hijo Romulito, Carlos Motte Piccone y su hijo Christian y, por ultimo, al mismo Maurice Mulder, ¿y esas pruebas no fueron y son lo suficientemente contundentes como para que tengan la misma repercusion que las cochinadas de Toledo? Cualquiera diria que son mucho mas contundentes, ¿no le parece congresista Mulder?

    Estos para rajar de otros son muy buenos, pero al momento de asumir responsiblidades propias, carajo, salen disparados como cucarachas de cloaca.

  3. Rafito U dice:

    Tipica tactica montesinista. Por eso todavia se merecen el nombre fujimontesinismo, porque eso es lo que en realidad son. Si piensan asi como el, actuan de acuerdo a su manual, siguen su guia, prefieren la violencia y el amedrentamiento en vez de la razon y la integridad como el, juegan sucio como el, dicen las mismas barbaridades que el, se comportan como el, entonces, son el.

    Pero el tambien esta encerrado en la carcel. Como su socio Alberto Fujimori. Ese hecho les deberia indicar una realidad que cae por su propio peso, de madura. Pero no, insisten en salirse con la suya.

    Ahora resulta que creen que pueden dar un golpe de Estado; otro. Se creen muy intimidantes. Estan cegados por su rencor, su hambre de venganza y animo de lucro personal, por el poder que perdieron y no fueron capaces de recuperar en las dos ultimas elecciones. Su lider desde prision y su hija, Keiko, le transmiten ese odio a sus congresistas y trolles y, estos, fieles a sus amos, como perros, se comportan como si ellos fueran quienes estan encarcelados justificadamente y nolo aceptan o que tienen a su padre en prision sin querer ver el por que, sin asimilar por un solo momento que las atrocidades que Fujimori y Montesinos cometieron, algunas de las cuales estan todavia por descubrirse via Lava Jato, son los verdaderos motivos por los cuales estan en el calabozo.

    Ambos estan a punto de ser visitados por otro corrupto muy parecido a ellos dos aunque de mucho menor monta, Alejandro Toledo, y luego, por otro no solo igual a ellos, sino que hasta peor, Alan Garcia, y, despues, otro mas cuyo caso va a demorar un poquito, Ollanta Humala, pero al final, seguira el destino de los traicioneros, como todos sus predecesores del ultimo cuarto de siglo a la actualidad.

    De que van a dar batalla, la daran. No cabe duda. Es cierto, el dinero que se han robado tiene la capacidad de comprar muchos defensores, blindadores y encubridores.

    Pero su destino esta cantado.

  4. Chicho dice:

    Hay muchísimo que destapar con respecto a Odebrecht, a punto que el caso de Alejandro Toledo va a resultar un migaja en comparación con lo que realmente esconde con respecto a mucho más graves actos de corrupción. Antes que reventara el escándalo Lava Jato, la película pasó ante nuestra cara pelada y por nuestras propias narices. Pero no la vimos, ni la olimos: en el 2005, Odebrecht (en consorcio con Graña y Montero y JJ Camet Ingenieros) ganó la licitación para hacer los tramos 2 y 3 de la Interoceánica Sur, mientras que Camargo Correa y Queiroz Galvao se hicieron del tramo 4. El proyecto se declaró de interés nacional y se lo eximió de controles fundamentales, hasta se dio una ley para derogar otra que impedía que empresas en litigio con el Estado, como Odebrecht, pudieran ser contratistas. Un monumento al destrabe nacional.

    El proyecto ya era polémico al nacer. Las proyecciones de tránsito de productos y de viajeros, entre dos países que estábamos históricamente de espaldas, no justificaban a primera vista el costo de cerca de US$850 millones del proyecto. Peor aun, sucesivos incrementos habían llevado el costo, hacia el 2008, a US$1.350 millones (al final, llegó a los US$2 mil millones). Más de 60% de incremento que, ya no solo Alejandro Toledo, sino el gobierno de Alan García, tenían que cubrir y justificar.

    El difunto contralor Genaro Matute objetó el proyecto. Es conmovedor leer cómo los congresistas pasan por alto la posición de Matute de cancelar y volver a licitar. El ex congresista Renzo Reggiardo cuenta que Odebrecht presionaba tanto que hasta un tío que trabajaba en una subcontratista de los brasileños lo buscó para hablarle de las bondades de la IIRSA. Y hace esta revelación: “En mi bancada me dijeron ‘no te metas, no investigues’”. La jefa de los 13 naranjas de aquel entonces era Keiko Fujimori.

    ¡Que levante la mano la bancada que no haya tenido trato con Odebrecht y las otras empresas constructoras brasileras, españolas y las de otros países! Todo da la impresión de que lo que vamos a descubrir es que no líder politico desde 1979 que no haya metido la mano para sacar provecho personal de todos estos contratos de construcción. Alejandro Toledo no es el único ni debería ser el primero que debe pagar los platos sucios de este megaescándalo, muy al margen de lo que Alan García transmitió con la sorma que lo caracteriza vía Twitter, mientras permanece oculto en España.

    Este zafarrancho parece ser más una operación maquinada y efectuada en equipo por todos los principales partidos politicos del Perú que otra cosa.

  5. Cecco dice:

    Me parece muy bien que se haga justicia con Alejandro Toledo. Todo indica que es culpable, de acuerdo a la prensa y sus adversarios politicos. Pero sorprende que su caso se haya aclarado muchisimo mas rapido que los de Alan Garcia y Alberto Fujimori, estos dos siendo mucho mas antiguos. Odebrecht esta en el Peru desde 1979, el gobierno de Toledo fue desde el 2001 al 2006. Ambos Garcia y Fujimori gobernaron por una decada, periodos presidenciales dentro de los cuales hubieron muchos mas proyectos de construccion con empresas extranjeras, ¿y a Toledo le han descubierto sus cuentas bancarias antes que a las de Garcia y Fujimori? Aqui hay algo obviamente sospechoso e irregular, a sabiendas que los mandatos de Garcia y Fujimori han sido muchisimo mas abiertamente corruptos que el de Toledo.

    Ojala no caigamos ahora, como antes, en hacerle un apanado a Toledo, hagamos una gran fiesta en celebracion y que ahi se acabe Lava Jato, version Peru. Dejando a Fujimori, Garcia, Humala, Castañeda y sus allegados, familiares, complices y testaferros libres; o sea, aplicando justicia en solo 5 de los 38 años que Odebrecht viene operando en el Peru hasta el momento y coimeando por ganar licitaciones, asi como sobrevalorar y extender contratos, siempre ilegalmente. O cometiendo la negligencia de no investigar los jugosos contratos firmados con otras empresas de construccion extranjeras, como existen con otras compañias brasileñas, españolas y demas. ¿Y por que no escrutinizar tambien a otros sectores, como el minero, petroleo e hidrocarburos, farmaceutico, quimico, militar, educacion y bienes y raices? ¿O vamos a pretender que solo hubo corrupcion en el sector construccion? ¿No se acuerdan del caso Petroaudios?

    No nos chupemos el dedo. No dejemos que agarren a Alejandro Toledo de conejillo de indias. Como alguien dijo por ahi, ‘la pita siempre se rompe por el lado mas debil’. El Peru necesita procesar a toda la soga completa, sobre todo a los lados mas gruesos, esos que por alguna inexplicable y turbia razon nunca se rompen.

    Solo asi se eliminara la corrupcion generalizada que actualmente esta en control absoluto de nuestro Estado.

  6. pepe dice:

    Cecco
    Te olvidaste de Susana y su entorno, ¿Favre te dice algo? o por ser zurdos son honrados, honestos, impolutos, incorruptibles….

  7. Cecco dice:

    Todos. Entiendelo bien. TODOS los corruptos que sean culpbales, todos deben ir a prision y devolver todo lo robado sin excepcion alguna.

    Si escuchar o leer el nombre de Susana Villaran te hace feliz con especial relevancia, repitetelo tu mismo porque si uno va a tener la obligacion de escribir cada nombre que haga feliz a cada bloguero, vamos a terminar escribiendo manifiestos de cien paginas.

    ¿Tu crees que en el caso de Alejandro Toledo, siendo el en realidad un pez mediano en comparacion con Alan Garcia y Alberto Fujimori, su lista de familiares, testaferros, socios, complices, protectores, encubridores, escuderos y blindadores acaba con Josef Maiman, su suegra Eva Fernenbug? No. La lista sigue con Eliane Karp, Avi Dan On, David Eskenazi, Sabith Saylam, Claudia Centeno, Jesús Ángel Zamora, Jorge Isaac Iglesias y Sofía Puello de Iglesias. Y ahi no termina. Sigue. ¡Imaginate que tan mas largas seran las listas de Alan Garcia y Alberto Fujimori!

    No porque uno no nombre a todos estos complices de los actos de corrupcion de Alejandro Toledo quiere decir que uno sea toledista. Sino que uno no quiero pasarse todo el dia escribiendo nombres para hacerte feliz a ti y todo el resto de lectores que quisieran que su persona (a quien odian tanto), tambien caiga.

    Eso si, hay que resaltar, que en este blog, como en la mayoria de los blogs locales, no hay nadie que defienda a Susana Villaran. Tampoco a Toledo, Castañeda, Heredia, Belaunde Lossio, Acuña,……y……, etc. Solo hay defensores de Alan Garcia y Alberto Fujimori. Eso que quede bien claro. La gran mayoria de los peruanos queremos, es mas, exigimos que todos y cada uno de los corruptos caigan. Pero hay algunos que no quieren que Alan Garcia y Alberto Fujimori y todo su sequito de familiares, testaferros, socios, complices, protectores, encubridores, escuderos y blindadores sean tocados y los defienden cada dia con todas las mentiras que pueden decir y escribir y, a la vez, atacando a todo el que escribe o dice algo en contra de sus protegidos. Eso si que es criticable, por ponerlo de una manera bien decente.

Deja una Respuesta

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.