(Foto: Andina)

Durante las últimas semanas, el Congreso de la República ha iniciado una ofensiva contra el Ministerio Público. ¿El motivo? La decisión de la Junta de Fiscales Supremos, máximo órgano colegiado de la entidad encargada de la investigación de delitos, de no autorizar al fiscal Hamilton Castro para declarar ante la Comisión Investigadora parlamentaria del caso Lava Jato.

En su columna del domingo, Enrique Pasquel, subdirector de El Comercio, resumió las principales declaraciones de los parlamentarios:

Mauricio Mulder, por ejemplo, dijo: “Sabe Dios qué se está negociando. Con los antecedentes que tiene el Ministerio Público, que está plagado de fiscales que liberan bandas, ¿qué pasará con este tema?”. Luego, habló de acusar constitucionalmente al fiscal de la Nación. Por su parte, Víctor Andrés García Belaunde se sumó al ataque y señaló: “Yo creo que hay que cambiar a ese fiscal, me parece que está muy mal”. Asimismo, Lourdes Alcorta acusó “falta de voluntad” de parte del Ministerio Público. Y, por citar un último caso, Héctor Becerril profetizó: “Cuando vaya la comisión [del Congreso] a Brasil y se encuentre con la información, seguramente vamos a saber por qué no quieren colaborar, qué esconden”. Y, así, siguieron sumando cocachos a la fiscalía.

¿Por qué la Fiscalía de la Nación y los demás fiscales supremos se oponen a la asistencia de Castro a la Comisión del Congreso? Muy simple. La reserva con la que el fiscal del caso Lava Jato se ha manejado no solo está dando resultados, sino que resulta clave para seguir avanzando en el mismo. En un foro político en el que existen varios partidos interesados en conocer a quien le pueden pegar luego - para aprovecharlo políticamente o salvar a sus líderes -, sin duda, presionar por esta información es una tentación para cualquiera.

A ello se suma que el Fiscal de la Nación no se sintió cómodo en la presentación que tuvo en el Congreso. Esto fue lo que indicó esta mañana para Ideele Radio:

“Nosotros no vamos a permitir el maltrato a los fiscales, a ninguno. Eso es clarísimo. Ciertamente yo me sentí ofendido ese día en la comisión, se nos hizo preguntas que no venían al caso. Además, no escuché ninguna propuesta, todo era crítica y ninguna propuesta”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La investigación comprende a personajes políticos, entonces sé que era inevitable que haya reacción obviamente, pero no de esa manera”, refirió.

En ese sentido, Sánchez Velarde dijo que el maltrato que recibió de parte de los miembros de esta comisión influyó en la decisión de la Junta de Fiscales Supremos, para que el fiscal Hamilton Castro no acuda a dicho grupo de trabajo.

Asimismo, Pablo Sánchez Velarde aludió a la amenaza de acusación constitucional que refirió el congresista Mauricio Mulder:

“La acusación constitucional [que plantearon presentar desde el Congreso] es una amenaza inaceptable, además, sin base constitucional, pero es parte del momento quizás que aconteció”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La presidenta del Congreso tuvo un ánimo conciliador. Luz Salgado es una persona que conoce mucho el trabajo constitucional y, ciertamente, planteó lo que dice la comisión, yo planteé lo que dijo la junta. Hemos tratado de conciliar, lo que queremos en el fondo es solucionar el problema, creo que es una formula bastante positiva de hacerlo”, afirmó.

De acuerdo a lo indicado por Ricardo Uceda en su columna de ayer, precisamente la reunión con Salgado habría puesto paños fríos y evitado que la sangre llegara al río.

Sánchez Velarde ha sido categórico en su respuesta final al Congreso: el fiscal Castro solo emitirá un informe escrito con aquello que pueda contar. No más, no menos. Esa sería la forma de solucionar el impasse.

Sin embargo, un sector del Congreso de la República insiste en citar a Castro. Ayer la Comisión de Constitución aprobó un informe en el que interpreta que ningún fiscal puede negarse a asistir al Congreso. Pero, como indica La República, constitucionalistas de diversas tendencias respaldan la posición del Ministerio Público, en base a la reserva de la investigación.

Finalmente, salvo que existan indicios sobre funcionarios con derecho a antejuicio, las recomendaciones y hallazgos del grupo de trabajo parlamentario sobre los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García (y sí se animan, los anteriores) terminarán siendo enviados para el Ministerio Público. Por tanto, tanta insistencia puede tener dos posibles causas: figuretismo o un afán por desvirtuar los pasos que se vienen.

4 Respuestas a “LAVA JATO: EL DUELO ENTRE EL MINISTERIO PUBLICO Y EL CONGRESO”
  1. James Rivadeneyra dice:

    Son razonables las suspicacias de un lado y del otro. Tiene razón Mulder al decir que los fiscales en varios casos han tenido decisiones por demás cuestionables, sin embargo, en este caso particular es mejor que se guarde la reserva que el caso amerita y que se llegue a la verdad, que en el fondo eso es lo que todos queremos, la verdad, que no esté motivada por vendettas políticas. Al final quienes no resulten responsables de actos dolosos se verán beneficiados porque nadie podrá alegar interferencia del Congreso o de un partido en particular.

    El que sí tendrá que acudir al Congreso a responder sobre los aportes recibidos por Odebrecht a la ONG IPYS es el periodista Álvarez Ródrich. Vueltas que da la vida, él que tantas veces señaló al aprismo está ahora señalado y para mala suerte de sus intereses no puede alegar que el APRA esté detrás de los cuestionamientos en su contra.

  2. De Gustavo Gorriti dice:

    El director de IDL-Reporteros, Gustavo Gorriti, consideró que el exviceministro de Comunicaciones, Jorge Cuba, acusado de recibir sobornos de Odebrecht por el Metro de Lima, está más vinculado al entorno del expresidente Alan García que al de Enrique Cornejo.

    Jorge Cuba Hidalgo, de acuerdo a la fiscalía, recibió de la constructora brasileña en sobornos US$ 2 millones. Hoy cumple prisión preventiva por 18 meses junto a Edwin Luyo y Miguel Navarro, exfuncionarios de la segunda gestión aprista.

    “El caso de Jorge Cuba es interesante porque se pensó inicialmente que Cuba estaba centralmente vinculado con Enrique Cornejo y no es exactamente así. Cuba está mucho más vinculado al entorno de Alan García. Cuba es muy cercano a la actual pareja de Alan García, Roxanne Cheesman, han estudiado juntos y se han movido juntos”, sostuvo en diálogo con “Ideeleradio”.

    “Ahí más bien entró como una persona externa Enrique Cornejo que no era del círculo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, sino de la Universidad de Lima, pero el entronque inicial ha sido más por el lado de García y no de Cornejo”, acotó el periodista.

    En otro momento manifestó que será interesante ver cómo actúa el fiscal a cargo de las pesquisas contra Odebrecht, Hamilton Castro, frente a los niveles de intimidación que hay en el Apra. Dijo que a diferencia del caso que involucra a Alejandro Toledo, el partido de la estrel,a tiene “presencia muy fuerte en el Poder Judicial y el Ministerio Público”.

    “En el caso del Apra, con una presencia muy fuerte dentro del Poder Judicial y el Ministerio Público y, en este momento, con una alianza de facto con el fujimorismo, donde la mínima representación que ellos lograron se potencia con la masa que tiene el fujimorismo. Entonces, los fiscales lo piensan una, dos o cinco veces”, expresó Gustavo Gorriti.

  3. Neto dice:

    El veneno y la venganza aprista dirigido a sus adversarios no tiene aparente limite, hasta que sus propios pecados y falencias interfieren con sus desalmados planes y ahi es cuando la historia siempre le ha hecho al apra una mala jugada, mas bien, le ha dado una merecida leccion con responsibilidad propia, una que desmiente sus constantes y profundas falsedades.

    La pasada eleccion presidencial les dio una leccion olimpica que su ego colosal no asimilo porque, una vez mas, le hecho la culpa a ajenos de su propio debacle. Ahora, ante un gran problema interno que pretende controlar por medio de una combinacion de soberbia, falta de transparencia y abuso de poder, la cupual alanista asume su autoubica como que tiene todo bajo control en el escandalo Lava Jato de la mano de su socio, complice y aliado fujimontesinista. Se achora, saca cachita, hace burla, insulta, difama, injuria, presiona, incluso celebra, pero una situacion clave no cambia, que esta vez la verdad viene desde afuera en donde el aprofujimontesinismo no tiene ningun control. Esa verdad de los hechos va a llegar sin filtros y sin espacio para interpretaciones personales, pues llegara con documentacion probatoria que la sustente sin que manos peruanas la hayan tocado antes, y menos contaminado, tal y como debe ser.

    Esta no es una pugna politica. Esta es una lucha anticurrupcion entre el pueblo y los corruptos. Depende de nosotros el hacernos respetar sin que nadie, y menos aun los mismos corruptos, nos cuente cuentos y controle el desenlace del megaescandalo que constituye Lava Jato.

  4. ELIZABETH dice:

    Que los fiscales no se fíen de la actitud “conciliadora” de Luz Salgado. Ya vimos còmo en la interpelación al Ministro Saavedra tenía esa misma actitud con su sonrisa bondadosa y por lo bajo, estaba chateando con la cúpula de congresistas fujimoristas y su jefa Keiko Fujimori, burlándose y enorgulleciéndose de la actuación matonesca de los miembros de su grupo político. Los fiscales tienen que dejar en evidencia a estos congresistas mafiosos ante la opinión pública.

Deja una Respuesta

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.