Archivo de 3 Febrero 2017

Durante sus primeros seis meses de mandato, Pedro Pablo Kuczynski se había cuidado hasta cierto punto en el nombramiento de lo que, en jerga política, se denomina como “embajadores políticos”.

Como es conocido, la Ley del Servicio Diplomático permite que el Presidente de la República pueda designar hasta el veinte por ciento del número de jefes de misión diplomática con personas que no pertenezcan al cuerpo de embajadores de carrera, la misma que se inicia con estudios de postgrado en la Academia Diplomática del Perú.

Hasta hoy, el único “embajador político” designado por PPK era Hugo Otero, publicista en las cuatro campañas presidenciales de Alan García y quien también asesoró a PPK durante la campaña electoral de 2011. La designación de Otero era un claro guiño al APRA, que no ha sido devuelto por García, dado que la bancada aprista ha votado en varias posiciones importantes con el fujimorismo. Los arqueos de cejas fueron menores, además, porque el experto en marketing electoral ya había ocupado ese puesto en Chile en el segundo gobierno aprista.

Sin embargo, un dato aparecido ayer en la revista Caretas y que también contó el periodista Umberto Jara sí ha causado alguna conmoción: la nueva embajadora en Argentina será, de acuerdo a ambas versiones, María del Carmen Miró Quesada Arias, miembro del directorio del Grupo El Comercio.  Pero la conmoción no tiene que ver tanto con su parentesco o con el puesto que ocupará hasta este mes cuando se releve al colegiado más importante del conglomerado mediático más fuerte del país.

Como ha registrado Utero.pe, las columnas de “Maki” Miró Quesada oscilan entre la navieté y el racismo. Peor aún, como comenta la nota de Andy Livise, la docente de francés y experta en temas de arte y decoración, una de sus columnas más abiertamente discriminadoras tiene que ver, precisamente, con nuestros connacionales residentes en el país de Borges. Ya esto convierte al nombramiento, aún no aprobado por el presidente Mauricio Macri, en un tremendo error. Habla la imagen:

(Foto: Matteo Stiglich)

Livise también muestra una paradoja. Miró Quesada Arias - quien ha sido agregada cultural en Paris hace unos años - escribió en contra de la designación de quien también ocupó el puesto similar al que tendría en unas semanas sin ser diplomática de carrera: Cristina Velita, quien fue embajadora en Francia durante el gobierno de Ollanta Humala. Y los “argumentos” iban más por “la falta de clase” antes que por sus calificaciones para el cargo.

A todas luces, el nombramiento es un desacierto. No solo por la poca empatía que la señora Miró Quesada Arias ha mostrado hacia nuestros compatriotas que residen en el país en el que nos representará, sino porque la designación pareciera responder a premiar la amistad de coctel antes que a una eficiente muestra de nuestra imagen y competencia en el exterior. El canciller Ricardo Luna, quien se ha desempeñado hasta el momento con corrección en el cargo, debería explicarle a la ciudadanía las razones de esta designación.

Asimismo, la designación de la señora Miró Quesada Arias resulta contradictoria con los mensajes que ha dado el gobierno para la mejora del Servicio Diplomático de la República y su profesionalismo. De hecho, Luna deshizo los nombramientos de embajadores hechos por el gobierno de Humala en sus últimos seis meses en el cargo. Una tradición no escrita en Torre Tagle señala que no es conveniente hacer estos nombramientos en los últimos tramos de gobierno, por lo que Luna tuvo un gesto inicial de profesionalismo con sus colegas.

Además, el plan de gobierno de PPK indica que uno de sus objetivos en política exterior es “la implementación de la simplificación administrativa y mejora institucional del cuerpo diplomático”. En esa medida, como hace planteamos hace cuatro años en este mismo espacio, es necesario revisar si la disposición de contar con “embajadores políticos” tiene sentido en una carrera diplomática profesional.

Por estas razones, el gobierno debería nombrar a una persona con mayores credenciales para representarnos en un país con el que tenemos estrechos lazos y donde se encuentra una de las mayores poblaciones peruanas en el exterior.

Comments 4 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.