(Foto: El Comercio)

El último viernes, el semanario Hildebrandt en Sus Trece mostraba, en su penúltima página, una nota que anunciaba el posible final de la “era Berckemeyer” en El Comercio:

(Foto: Hildebrandt en Sus Trece)

La nota mostraba los intentos de Martha Meier Miró Quesada, accionista del Grupo El Comercio y despedida por el actual director del diario más antiguo del país, para evitar que los socios - y miembros de su familia - que tengan algún tipo de vinculación con la constructora Graña y Montero se abstengan de votar en la Junta General de Accionistas que, en las próximas semanas, elegirá al Directorio de Empresa Editora El Comercio para los próximos tres años. El pretexto para ello es el caso Lava Jato, dado que la conocida empresa intervino como socio nacional en varios de los consorcios donde operaron varias de las constructoras brasileñas hoy cuestionadas.

El Directorio es una instancia clave en el GEC, dado que puede remover a los directores de los medios que conforman el Grupo. La alusión de Meier Miró Quesada es a José Graña Miró Quesada y su familia, quienes pertenecen a la rama Garland, aquella que tiene mayor porcentaje de acciones dentro de los propietarios de El Comercio. De hecho, hasta hace unos años, Graña era el accionista individual con mayor peso en una Junta General bastante atomizada.

Son públicas y notorias las discrepancias que tiene MMMQ con la gestión de Fernando Berckemeyer, no solo por su salida abrupta, sino también por la línea liberal que adoptó el diario desde 2014.  Como es conocido, las posiciones de Meier en temas valorativos y políticos son más bien conservadoras.

En varias oportunidades durante los últimos años. el director de El Comercio ha sido respaldado por el Directorio en sus decisiones - como la salida de editores que tuvieron varias décadas en el diario - la actual línea editorial y frente a las presiones del Cardenal Juan Luis Cipriani para que deje el cargo.

Ello explica porque, durante las últimas semanas, Meier Miró Quesada ha utilizado su activa cuenta de Twitter para enfatizar los presuntos vinculos corruptos entre Graña y Montero y Odebrecht. Si bien es cierto que la decisión comercial de GyM de continuar con su relación comercial con las empresas brasileñas cuando ya existían informaciones sobre posibles actos irregulares es harto cuestionable, también es verdad que, hasta el momento, no han aparecido indicios claros que vinculen a funcionarios de la constructora peruana con actos de corrupción.

En esa medida, los intentos de Meier Miro Quesada buscarían un posible cambio en la correlación de fuerzas dentro del Directorio que, en el corto plazo, termine destituyendo a Berckemeyer como director de El Comercio y, con ello, se consolide una vuelta a la situación existente entre 2008 y 2013, con un fuerte predominio conservador en los puestos cruciales del diario.

Según pudimos conocer, la situación dentro del diario más antiguo del país es de calma y serenidad. Se conoce claramente la postura de Meier Miró Quesada sobre la actual dirección, pero se entiende que la exeditora de Fin de Semana del diario “sobreestima sus propias fuerzas”.

De acuerdo a lo recogido por DTP, resultaría bastante difícil que MMMQ logre la abstención de los Graña Miró Quesada en la Junta General de Accionistas que elegirá al próximo directorio. Peor aún, incluso en el supuesto que logre dicho objetivo, estaría lejos de obtener una mayoría que fuerce una correlación de fuerzas favorable a la salida de Berckemeyer. Otra fuente fue más contundente: “no se prevén cambios para marzo”, en alusión a una posible salida del director de El Comercio.

Lo mismo se señala en cuanto a las cifras de ventas y lectoria de la web, que se han incrementado durante los últimos meses y que fueron señalados como uno de los supuestos factores de disgusto con Berckemeyer.

Además, desde El Comercio enfatizan que no se han opuesto en ningún momento a una investigación a Graña y Montero en el caso Lava Jato. Recuerdan que hace un par de semanas salió un editorial donde indicaron expresamente que:

También están las empresas que se asociaron con Odebrecht en importantes negocios respecto de los que existe evidencia o indicios de corrupción por parte de la constructora brasileña, y que hoy se encuentran bajo escrutinio de la fiscalía. Como se sabe, muchas firmas participaron en consorcios con Odebrecht para la licitación o ejecución de grandes obras de infraestructura en los últimos años (gasoducto sur peruano, la línea 1 del metro de Lima, IIRSA Sur e IIRSA Norte, entre otras), como Graña y Montero, Enagás, ICCGSA, JJC Contratistas Generales, Obrainsa y Compañía San Martín.

Desde luego, el haber participado de una sociedad con Odebrecht no constituye en sí prueba de complicidad. Pero el que el accionar delictivo de la constructora brasileña fuera sostenido durante varios años en todos los países en que operaba, respondiera a una estrategia bien montada, contase con toda una compleja estructura societaria internacional creada con el solo propósito de canalizar sus sobornos e incluso se viera reflejada en varios proyectos estatales cuyos montos se multiplicaban escandalosamente sin ninguna justificación económica detrás, lleva cuando menos a plantear algunas interrogantes: ¿Nunca supieron o escucharon nada acerca de los tratos ilícitos de Odebrecht? ¿No les generó suspicacia las irregularidades advertidas en algunas de las licitaciones? ¿No tenían algún grado de control, o supervisión siquiera, en las postulaciones a estos grandes proyectos? ¿Qué tipo de filtros implementaron al momento de escoger a una compañía con la que se iban a asociar en proyectos de 20, 30 y hasta 40 años?

En esa línea, la composición del nuevo directorio de El Comercio será clave para saber si es que las políticas establecidas por Berckemeyer tendrán continuidad por los próximos tres años. Todo indica que el viento sopla a su favor.

6 Respuestas a “¿CRISIS EN EL COMERCIO?”
  1. Ester dice:

    Lo que quiere la meier es mandar en El Comercio y volverlo aprofujimontesinista. No lo va a conseguir.

  2. pp dice:

    El tema es simple: En IIRSA Sur, donde esta comprobado que la corrupción esta presente, SIGUEN cobrando mes a mes todas las empresas del consorcio: Odebrecht y las otras, en la proporción que les toca, así es: MES A MES siguen cobrando.

    Esto es insostenible pues el delito es continuo y publico. GyM debe poner de lado la gestión que la ha metido en el problema y si es JGMQ, tendrá que dar un paso al costado para que otros ejecutivos puedan llevar la empresa.

    GyM, JJC, ICCGSA van a seguir el mismo camino. No pueden desaparecer, tendrán que cambiar de gestores y finalmente de accionistas, donde los originales de la familia se atomizan y hay una gestión profesional por terceros. Fin de la Empresa Familiar, como esta pasando en las Brasileras.

    La era Berkemeyer - Pasquel parece llegar a un punto de inflexion.

  3. Luis Enrique dice:

    Señor Godoy:

    1. No deja de sorprenderme su forma de defender a ciertos grupos económicos. Usted me entiende.

    Muchas gracias.

  4. Jose Alejandro Godoy dice:

    Luis Enrique:
    No, no lo entiendo. Debería ser más explícito en sus apreciaciones.
    Saludos.

  5. James Rivadeneyra dice:

    Aunque tema de privados (y al margen de las motivaciones de la Sra. Martha Meier) hay una cuestión ética allí ¿pueden los periodistas de El Comercio con total libertad e independencia dar cuenta de la relación entre Odebrecht y la empresa Graña y Montero? peor aún asumir una opinión crítica dadas las suspicacias harto comprensibles, yo creo que semejante cosa pondría en peligro el puesto de quien ose hacerlo.

  6. joihnny dice:

    No necesitamos un 80 % Comercio en el Peru. Necesitamos 10 % CNN, otro 10 % New York Times, 10 % WSJ, 10 % NBC, 10 The Washington post y mas. Cuando has varios medios con capacidad de investigacion el pais es mejor investigado.
    Cuando hayn un conglomerado que maneja 80 %, pasa lo que paso en Peru con Odebrecht, pasan 25 years de sobornos de Odebretch al Gobierno, y todos los diarios del Comercio No sabian nada. Alguienb cree eso?

Deja una Respuesta

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.