Durante esta semana, en redes sociales se ha discutido ampliamente sobre los vínculos que ha tenido la empresa brasileña Odebrecht con periodistas y comunicadores durante los últimos años. En este debate intervinimos el martes con un post en este espacio. Este debate ha tenido matices de todo tipo, así como, por cierto, el uso de la información para darle de alma al rival ideológico de turno y, claro está, para intentar bajar la llanta a los medios que vienen investigando sobre el caso Lava Jato.

A continuación, algunas reflexiones finales sobre algunos de los tópicos discutidos en esta semana.

(Foto: IPYS)

EL CASO IPYS

Como ya es conocido, Odebrecht donó una suma importante de dinero al Instituto Prensa y Sociedad para la realización de la primera edición de los Premios Nacionales de Periodismo. El contrato se rescindió en 2015 de mutuo acuerdo entre las partes, una vez que se conoció la magnitud del involucramiento de la constructora en los casos de corrupción investigados en su país y que también comprenden a funcionarios peruanos.

Esta semana, Gustavo Gorriti y Augusto Álvarez Rodrich, expresidente y actual presidente del IPYS respectivamente, escribieron columnas de opinión en torno al caso. A diferencia de quienes han querido ver oposición entre ellas, creo que ambas tocan puntos importantes que se complementan.

La columna del jueves de AAR en La República aclara algunas cuestiones importantes sobre la participación que tuvo Odebrecht en los PNP: el contrato se publicó en forma transparente en la web de la entidad, se formó un comité de premios y se colocaron bases que impedían algún tipo de cortapisa en la presentación de temas y los recursos fueron utilizados tanto para los premios en efectivo como para la organización del certámen. Esta explicación fue complementada ayer en RPP TV con una entrevista hecha por Patricia del Río a Álvarez Rodrich y Ricardo Uceda, director de la entidad no gubernamental.

En términos estrictamente legales, sin duda, la explicación deja en salvaguardia a IPYS, dado que los fondos han sido empleados correctamente y porque el otorgamiento de los galardones se dejó a cargo de jurados (varios de ellos provenientes del extranjero) que no tenían, en principio, vínculos con la empresa brasileña. Asimismo, como ha mencionado Uceda, algunos de los periodistas premiados han investigado a Odebrecht o a obras de la referida compañía, por lo que no existiría un filtro a favor de la cuestionada entidad. En estos aspectos, le doy la razón a Augusto.

Gorriti se enfoca, sobre todo, en los aspectos éticos de la donación. La posición de Gorriti es que no se pueden aceptar regalos, honorarios, pasajes, consultorías de empresas o realizar servicios de media training para las mismas, salvo circunstancias bastante excepcionales. Para el director de IDL – Reporteros, existía un conflicto de interés al recibir una donación de Odebrecht y, por ello, decidió que ninguno de los reportajes de su equipo se presentaría al PNP, debido a que ya existían investigaciones serias sobre la empresa brasileña.

Coincido con Gustavo en que recibir la donación de Odebrecht fue un error. Ya existían informaciones claras sobre los casos de presunta sobrevaloración de obras y la fama de la empresa era, para 2013 – 2014, bastante mala. De hecho, ya en la campaña de 2011 se discutió mucho sobre la cercanía de constructoras brasileñas a los entornos de Alejandro Toledo y Ollanta Humala, aunque, como ha podido conocer este blog, personajes como Jorge Barata se acercaron a todas las tiendas políticas, sin discriminación. Este mismo motivo hizo que otros periodistas declinaran presentar sus trabajos a los PNP.

También concuerdo con Gorriti cuando señala que es necesario preservar al IPYS como entidad encargada de la protección de la libertad de expresión e impulso del periodismo de investigación, razón por la cual se necesitan reformas y recambios. La salida de Mabel Cáceres e Iván Garcia ante este caso, así como la puesta en conocimiento de la lejanía que, desde hace algún tiempo, mantienen Gorriti y Rosa María Palacios de la entidad, abre una coyuntura clave para ello. Al margen del examen sobre personas y responsabilidades en este caso, la entidad debería tener una política por escrito sobre la posible recepción de donaciones privadas y, en caso las acepten, cuáles son los montos tope y el tratamiento a darle a estos donativos.

(Reportaje de Hildebrandt en sus Trece reveló algunos nombres de periodistas que hicieron trabajos para Odebrecht. Foto: Utero.pe)

CONSULTORIAS Y ASESORIAS

En su edición de ayer, Hildebrandt en sus Trece presentó un informe en el que, gracias a informantes de Odebrecht, pudo reconstruir y contrastar información sobre algunos periodistas y comunicadores que realizaron consultorías y asesorías para la empresa.

Pedro Tenorio, actual conductor de noticias en Latina y columnista en El Comercio, reconoció haber realizado trabajos en asesoría de prensa para una obra puntual de la compañía, cuando no se encontraba trabajando para ningún medio.  Mientras que el informe de Eloy Marchán también registra que Alfonso Baella hizo servicios sobre redes sociales para Odebrecht entre 2009 y 2014, cuestión que habíamos señalado en este blog el pasado martes. Luego de semanas sobre no pronunciarse sobre este tema, que ya era tocado en redes sociales, Baella dio el siguiente mensaje a través de su página en Facebook en la tarde de ayer:

Más complicada es la situación del periodista Enrique Castillo, a quien el semanario indica como asesor de Jorge Barata, el alto representante de la compañía en Perú, quien viene declarando para acceder a los beneficios de la delación premiada en Brasil y se acogerá a la colaboración eficaz en nuestro país. Según nuestras fuentes, Castillo negó a directivos de Canal N cualquier vínculo con Odebrecht. El también columnista de Perú.21 se excusó en declarar para HEST porque estaba por emprender un viaje.

También se hizo alusión a los vínculos de la empresa ADN Consultores con Odebrecht. El periodista Mario Saldaña, socio de la misma, no recordó si había hecho servicios puntuales para la misma, pero el semanario indicó que sus fuentes dentro de Odebrecht referían la prestación de servicios para la licitación de la planta de tratamiento de Taboada. En entrevista ayer con Nicolás Lúcar, Saldaña negó haber prestado servicios para la controvertida compañia y refirió que lo había hecho “su exsocia”, sin mencionarla. Este blog registró en 2009 que la comunicadora Laura Cáceres Friedman, la exsocia de ADN, nos reconoció ser la encargada de relaciones públicas externas de Odebrecht para este tema.  En aquellos años, Cáceres era pareja del periodista Aldo Mariátegui, entonces director de Correo.

Finalmente, se mencionó a Juan Carlos Valdivia, columnista de Correo y del portal El Montonero, quien fue asesor para Odebrecht en relaciones institucionales entre 2010 y 2016, quien dejó dichos servicios por los escándalos de corrupción. Valdivia no se ha pronunciado al respecto. Tampoco lo ha hecho Raúl Vargas, director de RPP Noticias, quien colaboró en dos publicaciones editadas por los brasileños y fue jurado en el premio “Peruanos Construyendo Futuro”, organizado por la empresa.

En todos los nombres mencionados, hasta el momento no se registra ninguna colusión con actividades ilegales. Es decir, algún tipo de favorecimiento indebido o complicidad directa con los delitos realizados por directivos de la empresa en el Perú y en el extranjero.

Sin embargo, sí corresponde hacer una evaluación ética, no solo por la vinculación con una empresa que, como hemos mencionado anteriormente, ya tenía serios problemas de imagen desde, por lo menos, fines de la década pasada, sino también por este tránsito entre el periodismo y las consultorías.

Creemos que, al igual que en otras profesiones liberales como el Derecho, aquellos comunicadores que asesoran en diversos planos a empresas tienen la atribución de escoger a sus clientes. Y ello implica, por cierto, tener un filtro ético claro para saber elegir a las empresas con quienes se vinculan.

En el caso de aquellos columnistas que son consultores de empresas, resulta indispensable que sean claros en indicar que se dedican a dicha actividad y, en la medida de lo posible, referir su lista de clientes. Asimismo, sostengo que deberían evitar referirse a sus clientes o a aquellos proyectos de inversión en los que están involucrados. El full disclosure es lo mejor en estos casos.

Pero en el caso de quienes están comprometidos contractualmente con un medio – sea por laboralmente o por contrato de servicios – sí creo que no se puede estar en una pantalla o teclado y, al mismo tiempo, hacer labores de asesoría para empresas privadas y organizaciones no gubernamentales. Si bien para algunas se ha convertido en una fuente alternativa por los sueldos que paga el periodismo, creo que se debe apostar a la mejora de los sueldos en las empresas periodísticas, que deben colocar en sus códigos de ética que quienes tengan vínculo con ellas no se dediquen a este tipo de actividades, así como vigilar su observancia. Estar en los dos lados del mostrador es, a mi criterio, insostenible.

Sostengo que este caso nos debe servir para pensar aquello que Gorriti alguna vez sostuvo: esta suerte de mezcla entre asesores de empresas, periodistas, consultores de imagen y spin doctors empresariales y políticos. Es una mala práctica iniciada en el Perú durante los años 2000 que debe terminar para siempre.

Finalmente, creo que es mejor la transparencia en todos estos casos.

UN COMENTARIO FINAL

No me cabe duda que estas reflexiones son pertinentes. Pero también es cierto que el caso, como ha señalado Augusto Álvarez Rodrich, ha sido aprovechado por algunos partidos políticos – como el APRA y el Fujimorismo – asi como por sus simpatizantes y columnistas afines para tratar de demoler a varias personas que, desde hace tiempo alertan sobre este tipo de casos. O para intentar distraer la atención de sus propios vínculos con Odebrecht y otras empresas brasileñas.

De hecho, el día de ayer, el columnista de un diario en el que he colaborado, vía Twitter, intentó vincularme con estas empresas, con el sibilino “está circulando la versión que”. Como lo sostuve al responderle y ahora reitero aquí, no he tenido ningún vínculo con Odebrecht, ni con las empresas privadas comprometidas con el caso Lava Jato. Tampoco brindo servicios de asesoría de imagen o consultorías a entidades públicas o empresas. Y tampoco he participado en libros o foros auspiciados por Odebrecht o constructoras brasileñas.

Por nuestra parte, esta reflexión acaba por ahora. Creemos que es importante, en este momento, apuntar a que las investigaciones en el caso Lava Jato se lleven a cabo con la mayor pulcritud y, sobre todo, que todos los culpables caigan, sin importar la tienda política.

11 Responses to “EL PERIODISMO Y ODEBRECHT (SEGUNDA PARTE)”
  1. James Rivadeneyra says:

    Antes que nada, decir que no comparto el ataque vil, incluso de algunos apristas, que a decir de RMP “le tiran caca”. No es mi estilo, puedo ser algo sarcástico, pero hay que distinguir entre opinar, criticar y calumniar o difamar. Y se saluda a los periodistas que ante todo preservan verdadera independencia (que es distinto a autodenominarse independiente). Dicho eso, algunos comentarios respecto al post:

    ¿Y qué hay respecto a los estudios de abogados que en su momento asesoraron a Odebrecht como en el que es socio el Dr. José Ugaz, a decir de una publicación del diario Expreso del 22 de enero, siendo este además miembro de la Asamblea General de la ONG IPYS? No negarán que por lo menos eso no es muy ético que digamos.

    ¿Y qué hay respecto a la carta de renuncia de Iván García que tuvo palabras bastante duras respecto a las explicaciones recibidas?:

    “Encuentro que tanto el comunicado de IPYS del pasado 24 de enero como las respuestas ofrecidas a una serie de inquietudes que he formulado son insatisfactorias e insuficientes tras revisar con detenimiento la documentación disponible sobre el curso y características del mencionado contrato”.

    Respuestas insatisfactorias e insuficientes no hablan precisamente de mucha transparencia que digamos.

    A decir de la periodista Mabel Cáceres:

    “coincido ahora con la mayoría que fue un grave error, tanto de IPYS como de la PUCP y los postulantes del 2014, no cuestionar a la ya poco transparente empresa brasileña antes de aceptar su contribución a los premios, lo que nos obliga ahora a llegar hasta el fondo de este asunto y del tema Odebrecht, en general.”

    Cuando se trata de escándalos que los tocan: Upss, por error IPYS recibe gustosamente la contribución de cerca de un cuarto de millón de dólares de una empresa corrupta!

    “Estar en los dos lados del mostrador es, a mi criterio, insostenible.” Mermelada le llaman.

    Si bien es cierto que todos los sectores buscan llevar agua para su molino también es innegable que un sector del periodismo tiene serios cuestionamientos éticos que ponen en tela de juicio la legitimidad de sus opiniones.

    Al que le caiga el guante…

  2. caribides says:

    … y para cuando una reflexion sobre las relaciones entre “periodistas” y partidos politicos? … Si en los 90s esta “cercania” fue duramente criticada (y con razon!), sin embargo ha continuado hasta el dia de hoy, pero, parece ya no ser tan cuestionable(?!).

    Si se hace por dinero, es malo, pero si se hace por “simpatia”, ya no lo es?! Los periodistas no pueden presentarse como comentaristas o analistas politicos “supuestamente imparciales”, cuando en realidad, estan desarrollando una “agenda” planificada ligada a alguna agrupacion politica. Repito, Rosa Maria Palacios y Gustavo Gorriti, no estuvieron ligados a la campaña electoral de PPK en la ultima segunda vuelta electoral? … y no les recuerdo algun “disclosure” cuando aparecian en medios “comentando o analizando” dicha campaña!!!!

  3. lucho apaza says:

    Bien Godoy, pero …¿que fue de (cof, cof) Alvarez Rodrich y de (cof, cof) Ricardo Uceda? ¿Se han pronunciado al respecto? Digo… es que como ambos son “estandartes de la moral y la decencia” del diario La República se esperaba un desmentido tajante y crudo…ya, ok… esperaremos a que los “estandartes de la decencia” se pronuncen, no se vayan a molestar los señorones de la decencia si les insistimos mucho (fin del modo sarcasmo).

    Ya en serio, se hace público lo que hace años se rumoreaba en todo el Perú: que periodistas de diversas simpatías tenían en común el recibir pagos en dinero por “servicios a Odebrecht”, no tanto como pago por ocultar sus escandaletes de corrupción sino como pago para lanzar reportajes “suaves” hacia dicha empresa, para lanzar cortinas de humo “a pedido”, o tan solo para despellejar en prensa y redes sociales a quienes cuestionasen los proyectos donde participaba su sacrosanta Odebrecht.

    Y me sorprende tu comentario final para “excusar” a Alvarez Rodrich. Ya sabemos que apristas y fujirratas buscarán este caso como pretexto para lanzar sus mafiosos ajustes de cuentas. Pero ello no impide que ciertos periodistas aclamados como supuestos “bastiones de la moral” expliquen, siquiera por un mínimo sentido de decencia, el porqué son mencionados en HEST en una lista como esta. Salvo, claro está, que los dizque “bastiones morales” juzguen la nota de HEST como un ejercicio de paranoia que no vale la pena contestar, lo cual sería bueno saber. Los pecados de tu vecino no te hacen santo, cosa que a veces olvidamos. Y el “disclaimer” debió hacerse desde el primer cheque recibido, no cuando ya saltó la liebre y es inútil “revelar” lo que ya conocemos.

  4. Rafito U says:

    ¡PAAAAAAAFFFFFF!

    Don Raul Vargas, director de RPP Noticias, esta metido en la mermelada con Odebrecht tambien. Don Raul no se ha pronunciado al respecto. Don Raul colaboro en dos publicaciones editadas por los brasileños y fue jurado en el premio “Peruanos Construyendo Futuro”, organizado por la empresa.

    ¡¡¡¡¡JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA!!!!!

    Ya les callaron el hocico a los aproalanistas. Con el no sa van a meter. Se cayo su complot antiperiodismo. Si piden las cabezas de sus criticos mas acerrimos, tendran que puedir la cabeza de Don Raul y eso no lo van a hacer. Primero porque no hay crimen cometido. Segundo porque Don Raul es mason y aprista.

    Chau escandalete…se les aguo la fiestita, otra vez…se acabo al payasada, por bocalargas.

    ¡¡¡¡¡JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA!!!!!
    ¡¡¡¡¡JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA, JUA!!!!!

    Tienen que aprender a callarse el hocico. No les queda otra alternativa. Al menos aprendan a guardar perfil bajo cuando sus multiples, historicos, gravisimos, reincidentes y asquerozos actos de corrupcion son destapados. ¡Shhhhhhhhh! Chiton boca. Cierren la tapa. Shut up, shitheads!

  5. Héctor Manuel says:

    Fuera de chistes e interpretaciones personales, por mas que nos cueste aceptarlo y, peor aun, apreciarlo, el unico ex presidente que no se ha fugado del pais es Ollanta Humala. Fujimori se fugo, renuncio por fax y lo agarraron por un error de exceso de confianza personal. Hubo que gastar en repatriarlo. Garcia se ha fugado dos veces usando mentiras y por medio de masones, como el, que lo escuden internacionalmente. Sus multiples juicios nos han costado millones. Toledo ha vivido en USA la mayoria de su vida y sigue ahi, pero, como se quiera, no esta aqui. Ademas su culpabilidad parece indiscutible.

    Otro punto resaltante sobre Humala es que no esta dedicado a atacar a nadie, distrayendo la atencion inventando falsos testamentos via Twitter, trolls contratados o compañeros de partido, denunciando periodistas para intimidarlos, obstruyendo sus investigaciones via copartidarios infiltrados en el PJ o comprando autoridades, permitiendo que sus complices se fuguen del pais, ni complotando en el Congreso para blindarse del escrutinio publico y fiscal.

    Simplemente esta callado.

    Veremos que le depara el futuro.

    Ya se, me acusaran de zurdo caviar, rojimio, comunista y que se yo que mas. No lo soy. Y, bueno, eso no cambia la realidad ajena a uno y la verdad de los hechos, sobre todo a hora que la campaña aprofujimontesinista que busca homologar su criminalidad esta muy agresiva:

    Humala es el unico ex presidente que esta aqui enfrentando su batalla cara a cara y sin demoler el pais en el proceso. De que es corrupto, todo parece que si; pero de que es macho, LO ES.

  6. James Rivadeneyra says:

    jaja sorry pero resulta risible la lectura de por qué Humala está calladito. Defiendo al aprismo pero no soy aprista aah!
    Yaaaa pues.

  7. James Rivadeneyra says:

    El porqué se hace el muertito tiene otras explicaciones que seguramente tratándose de García no tendría esas explicaciones tan complacientes, por eso lo risible.

  8. Javier says:

    “Es perfectamente comprensible que a un yuppie promedio, con uno que otro amigote de peso que lo apadrine y ansioso por estar siempre donde revienta un cohete, se le antoje convertirse en periodista. Este es un país generoso y seguro que le irá de maravillas. Total, el periodismo es una huevada tan fácil de hacer que, la verdad, cualquiera puede ser periodista, ¿no es cierto? Cualquiera. Un administrador de empresas, un abogado, un policía, una anticuchera. Total, cualquiera que tenga un teclado escribe. Cualquiera con dos dedos de frente se para frente a la cámara, abre la boca, articula sonidos y listo, ya está. Porque de eso se trata, ¿verdad? Algo pasó en el país que hizo que, de pronto, todo el mundo quisiera ser periodista. Algo ocurrió que, de repente, hasta los congresistas empezaron a tener programas periodísticos en la televisión: investigando, entrevistando, denunciando y, por supuesto, editorializando con gran éxito y, en consecuencia, reeligiéndose una vez más.

    La pregunta que los viejos reporteros (sin programa) nos hacemos es: ¿por qué, ah?, ¿por qué, de pronto, todo el mundo quiere nuestra chamba? La respuesta está cantada: ¡porque quieren el poder, cabrones, el poder! Poder. Tanto les gusta que hasta a su revista le ponen ese nombre. Y tanto progreso les trae –ay, qué rico– que acaban siendo los predilectos de Palacio, gobierno tras gobierno, los amiguis de whatsapp de las primeras damas, los entrevistadores favoritos de los presidentes, los elegidos, los que tienen asiento en el Air Force One y acceso VIP a la Base Naval, aunque jamás le saquen a nadie medio titular. Pues les traigo malas noticias, comerciantes: se metieron al periodismo por las razones equivocadas. No se vuelve uno reportero para que te inviten a los cócteles y poder codearte con los que la llevan. No se mete uno a hacer programas periodísticos de televisión sin saber nada de periodismo ni de televisión porque por aprender no se cobra, causa, se paga. No se vuelve uno narrador de noticias para volverse un activista popular porque planea postular al Congreso en el 2021. Han vivido equivocados. No es para eso que uno se levanta a las tres de la mañana y se pone a leer y a buscar y a pensar alguna pregunta mínimamente inteligente para la entrevista de mañana, a ver si –de repente– le arrancas una declaración memorable al político cara de jebe, a ver si –de repente– viéndote, escuchándote, leyéndote, algún venerable viejo zorro siente menos vergüenza del gremio actual, a ver si algún joven estudiante se siente inspirado y dice: qué bacán, esto es lo que yo quiero hacer en esta vida. ¿Saben cómo se reconoce a un periodista auténtico, amiguitos? Preguntándote por qué diablos está ahí donde está. ¿Por qué ese pata está de entrevistador, de conductor, de editor general? ¿Por qué, ah? La respuesta automática tienen que ser sus grandes reportajes, sus grandes primicias, sus grandes destapes, sus grandes titulares, sus grandes crónicas, sus grandes entrevistas. ¿No las recuerdas? Mmm… lo más probable es que lo hayan sentado ahí por otro tipo de méritos, ¿verdad?

    Tengo muy buenos amigos que, siendo estupendos periodistas, decidieron pasarse al glamoroso rubro de la asesoría en comunicaciones y triunfaron convirtiéndose en gerentes de imagen de bancos, empresas telefónicas o transnacionales mineras. Digo “triunfaron” en el supuesto de que triunfar signifique ganar diez veces más, tener gratificaciones, utilidades, depas más lindos, casas de playa y carros más caros de los que hubieran tenido jamás si se quedaban de sufridos coleguitas, pero… ¿será que, sentados en sus brillosas mesas de directorio, entre cranberry muffins y máquinas de Nespresso, sienten la misma adrenalina que cuando surcaban el río Huallaga en peque-peque, al amanecer, a la caza de un nuevo reportaje? No necesito que me respondan. Yo sé que no. Sé que el dormido sabueso interior se retuerce y les muerde las entrañas de impotencia. Pero no hay pena que unas vacaciones en Turks and Caicos no puedan aliviar, ¿o sí? Supongo que llega un momento en el que tienes que optar entre el confort y la pasión. La cuenta millonaria o la vida a salto de mata. Pero qué dolor renunciar a tu vocación, qué feo es eso. Aquí respetaremos, por igual, a los que resistieron y se quedaron en este oficio ingrato como a los que decidieron dejarlo a cambio de una inmensa mejoría.

    Pero a los que sí despreciaremos y con toda el alma, es a los redomados sinvergüenzas que creyeron que podían pasar piola haciendo las dos cosas a la vez. Y cobrando a dos cachetes, por lo bajo. Y encima opinando como pendejos –en sus medios– a favor de las empresas que les pagan para que les laven la imagen. No, pues, compadrito, no. No seas maleante. Así no es: o haces periodismo o asesoras empresas, pero jamás las dos cosas al mismo tiempo. Los periodistas también nos debemos al público que, al final, siempre será más sagaz que uno, así que es inútil intentar pasarse de vivos y meterle el dedo.”

    http://peru21.pe/opinion/beto-ortiz-antiperiodismo-y-su-lacra-2269179

  9. RUFUS says:

    Un gremio muy importante que con seguridad contribuirá con una buena cantidad de m3. de tierra para cubrir la situación. Hay de todo como en todas partes, nadie puede considerarse “puro”; desgraciadamente el “billete y el poder” crean adicción.

  10. Héctor Manuel says:

    Todo lo que quieras sobre Ollanta Humala. Yo mismo pienso que es un corrupto. Lo mismo su mujer. Pero de que es mas macho que Alan Garcia lo es. Humala esta aqui dando la cara y no oculto en España mandando tweets desde ahi, todo magnanimo y estadisya el, pero Escondido, lo cual es tan ridiculo como gracioso. Eso nadie lo puede negar. Ni siquiera tu.

  11. James Rivadeneyra says:

    ¡machazo Cosito! 🙂

Leave a Reply

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.