Archivo de 19 Setiembre 2013

En su columna de hoy en La República, el exministro Diego García - Sayán soltó una bomba que, desde hace al menos un mes, se comentaba en círculos eclesiales. Aquí las partes pertinentes:

Tres asuntos particularmente notorios, ocurridos en las últimas semanas, han puesto crudamente en la vitrina el siempre polarizante papel del purpurado local. Primero, el nuevo tratamiento del Vaticano a Gustavo Gutiérrez y a la teología de la liberación. Segundo, un abordaje distinto al tema de la homosexualidad. Tercero, la reciente destitución que habría producido el Papa a un obispo auxiliar en una localidad andina del Perú por acusaciones de pedofilia. Todo parecería marchar, pues, con un viento muy distinto al que usualmente agrada al purpurado limeño.

(…)

Finalmente, la pedofilia cometida por agentes de la iglesia. Tema gravísimo. En estas mismas páginas propuse, hace más de tres años (LR, 21/05/10), una acción de la iglesia peruana dado el silencio sepulcral al respecto de nuestro siempre locuaz purpurado. Propuse que la iglesia peruana instalara un espacio de “verdad y justicia” para recoger quejas y denuncias sobre el tema. Nada se hizo.

Impune hasta hoy en el Perú, en las últimas semanas algo parece haberse movido desde el Vaticano. No hay información oficial disponible pese a que es un asunto de interés público. Es indispensable que se confirme –o desmienta– lo que es un secreto a voces: la destitución en agosto de un obispo auxiliar, perteneciente al Opus Dei. Su nombre y foto, sintomáticamente, ya desapareció de la página web del respectivo Arzobispado andino. De ser cierto correspondería, no solo total transparencia en la información sino una acción inmediata del Ministerio Público. Temas pendientes, pues.

Esta versión, como señalábamos, era comentada desde hace algunas semanas en algunos círculos cercanos a la iglesia católica. Según indica La República, ha trascendido el nombre del presunto implicado:

El tema fue tocado semanas antes por el columnista español Francisco José Fernández de la Cigoña, dedicado a temas de religión y teología, quien advirtió el caso de Gabino Miranda Melgarejo, de 53 años, quien hasta hace poco fue obispo auxiliar de Ayacucho.

Fernández de la Cigoña indicó que el mencionado es acusado de tener relaciones con menores de edad.

En efecto, Miranda ha sido cesado recientemente como obispo auxiliar de Ayacucho. Como indicó vía Twitter Marco Sifuentes, el Ministerio de Justicia aprobó a fines de agosto el retiro de la subvención que el Estado - en virtud del Concordato - le pagaba al exobispo, con efecto retroactivo al 1 de agosto de 2013.

Asimismo, según hemos verificado en las páginas web del Arzobispado de Ayacucho y de la Conferencia Episcopal, Miranda no aparece en las listas de ambas instituciones. Incluso, en el caso de la CEP, ni siquiera está en la lista de los obispos eméritos (jubilados). La cabeza de ambas es la misma persona: monseñor Salvador Piñeiro.

Hasta esta hora, la Conferencia Episcopal no ha dicho palabra alguna sobre el tema. Menos aún algún representante eclesial. Resulta importante el pronunciamiento oficial y, por supuesto, en caso de confirmarse esta versión, la actuación de la justicia con la máxima severidad.

La pedofilia y los abusos sexuales engloban el problema que más ha afectado a la Iglesia Católica durante las últimas décadas. En el Perú, se conoció el caso de los abusos cometidos por Germán Doig - miembro del Sodalicio - cuando estaban avanzando con su expediente de beatificación.  Esta vez el caso no apunta a un laico sino a un alto prelado. Y el silencio, conforme pasan las horas, es perjudicial para una institución que, en el Perú, aún tiene la confianza de muchos ciudadanos, a pesar que el Estado, en teoría, es laico.

ACTUALIZACION (11:00 P.M.)

Hoy, en el programa de Augusto Álvarez Rodrich, monseñor Luis Bambarén confirmó que Gabino Miranda, obispo auxiliar de Ayacucho, fue destituido de su cargo por pedofilia. La frase exacta de Bambarén fue “Miranda no solo ha sido destituido, sino también reducido al estado laical. Ya no es sacerdote”.  Este es el rostro del exprelado bajo controversia (foto vía Terra):

Miranda ocupaba el puesto desde 2004. Es miembro de la prelatura del Opus Dei. Fue, paradójicamente, presidente de la comisión episcopal de juventud de la CEP.

La Conferencia Episcopal Peruana no ha hecho ningún pronunciamiento oficial durante el día, pero la versión de Bambarén, miembro de la misma como obispo emérito, es contundente. Tampoco el Ministerio Público se ha manifestado ante un caso que, además del escándalo eclesial, merece una investigación penal.

Comments 19 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.