rodrich.jpgEl domingo 15 de abril de 2007, Augusto Álvarez Rodrich publicó un editorial que, visto a la luz de los hechos resultó ser bastante premonitorio de algunas cosas. 

En aquella oportunidad, AAR denunció la existencia de un file en su contra elaborado desde la Presidencia del Consejo de Ministros, durante la gestión de Jorge del Castillo, para ser repartido durante la interpelación del caso Pandolfi. Del Castillo ha negado su intervención en ese hecho, pero varias fuentes han reiterado al editor de este blog que el mismo existió y que fue puesto en los escaños de los 120 congresistas el día de la interpelación.

Ya allí se venía en claro que la tónica de este gobierno frente a las críticas sería la de la intolerancia y no la de la saludable distancia que debe existir entre los medios y la prensa, en todo Estado democrático.

Publico la columna completa y verán que cobra actualidad en estos días.

EL GOBIERNO Y LOS MEDIOS - Augusto Álvarez Rodrich (Domingo 15 de abril de 2007)

En una reunión con un grupo de periodistas realizada en abril del año pasado, entre la primera y la segunda vuelta, uno de los presentes sostuvo que, si hubiera que decidir el voto pensando en su efecto sobre la libertad de expresión, se debía votar por Alan García.

Yo me permití relativizar esa opinión. Estrictamente, desde el punto de vista de las condiciones para ejercer el periodismo con libertad, mencioné que lo peor que podría pasar con Ollanta Humala sería que este intentara estatizar los medios -lo que a estas alturas ya es muy difícil- o que sus militantes -que en ese momento se mostraban belicosos- te amenazaran, lo cual se podría contrarrestar con precauciones de protección personal. El problema con García es que a él le gusta establecer buenas relaciones con los propietarios de los medios, y eso, agregué, puede llegar a ser un exocet para el ejercicio libre del periodismo.

Nueve meses después de iniciado el gobierno aprista, tengo la sospecha de que, lamentablemente, no estaba tan desencaminado.

Claro, hay propietarios y propietarios. Hay los que defienden el ejercicio decente del periodismo, lo que implica independencia y autonomía frente al poder político o económico. Pero también hay los que usan un medio de comunicación como mecanismo para acercarse a los poderosos y obtener prebendas de ellos.

Yo he tenido la suerte de trabajar en el periodismo siempre bajo las primeras condiciones. Así ocurrió durante las más de dos décadas en las que estuve en Apoyo, y así ocurre ahora en Perú.21. De acuerdo con los Principios Rectores del Grupo El Comercio, preparados por Alejandro Miró Quesada Cisneros, la independencia representa el factor primordial para alcanzar la veracidad y la credibilidad, pues solo con ella el medio tendrá la autoridad necesaria para orientar a la comunidad.

Con el fin de apuntalar dicho objetivo, el mismo documento -que rige la conducta de nuestros periodistas- establece lo siguiente en relación con los directores periodísticos de los medios del grupo: “Cuentan con autonomía para plantear, aplicar y desarrollar la línea editorial del medio. Esto implica la correspondiente autonomía para decidir qué informar en sus medios. Solo así pueden ofrecer líneas informativas originales y de interés para sus lectores. Esta autonomía debe ser ejercida dentro del cumplimiento de los Principios Rectores“.

Puedo dar testimonio de que, en todo este tiempo al frente de Perú.21, desde su fundación hace más de cuatro años, esto se ha respetado cabalmente, lo cual no habla necesariamente bien de mí sino del grupo empresarial en el que trabajo.

También es así en RPP, donde me ofrecen las condiciones para preguntar a los entrevistados, cada mañana, con independencia y pensando en lo que creo que le interesa a la audiencia.

Y también me ocurrió así durante la última campaña electoral cuando participé en el programa Dos dedos de frente de Frecuencia Latina, donde tuve la posibilidad de entrevistar a casi todos los candidatos presidenciales sin que nadie me impusiera un guión.

Estoy seguro de que en los tres casos antes indicados, no siempre los propietarios coincidieron plenamente con los enfoques que desarrollé. Pero siempre los respetaron.

Lamentablemente, eso no sucede en todos los grupos editoriales peruanos, algunos de los cuales poseen una invicta vocación de ofrecerse al gobierno de turno, cualquiera que sea este, tal como se viene constatando, otra vez, en estos días.

Dicha vocación se refuerza por el hecho de que incluso los gobiernos de origen democrático, apenas se ven envueltos en problemas complejos, empiezan a establecer alianzas con medios que ponen a su servicio sus contenidos para los ataques que pretenden realizar a quienes los critican.

Este hecho lo he constatado con frecuencia cuando Perú.21 ha tenido una posición crítica frente a alguna decisión del Gobierno -el actual o el anterior-, como ha vuelto a suceder esta semana a propósito de los cuestionamientos formulados por este diario al nombramiento indebido de Alberto Pandolfi.

Antes de contestar las observaciones con argumentos, el Gobierno ha pretendido desprestigiar a sus críticos. Eso es lo que ha estado haciendo, en contra de lo que ha sido su conducta habitual, el premier Jorge del Castillo, acusándome -además de a otras personas- en diversas declaraciones de “no tener autoridad moral” para criticarlo por el hecho de haber sido miembro de una comisión del Indecopi y del consejo directivo de Osiptel durante el gobierno de Fujimori.

La justificación del premier implica desprecio por el funcionario que presta un servicio en el Estado, pues asume que cada integrante de la burocracia es un militante político.

¿El premier cree que todos los actuales integrantes del Indecopi o de los organismos reguladores de servicios públicos son responsables de la orientación política del Gobierno? ¿Eso fue lo que le pidieron a la comisión Webb que consiguiera? ¿Asume el premier que todos los que trabajan en el sector público comparten la responsabilidad por el nombramiento de alguien acusado de corrupción como Pandolfi; por la presencia cerca del Gobierno de alguien tenebroso como Juan Carlos Polar; por las sugerencias de Rafael Rey de pedirle consejos en asuntos de gobierno a Vladimiro Montesinos y Agustín Mantilla; por los robos en la compra de ambulancias y patrulleros; por el intento de debilitar a las ONG y de reimplantar la pena de muerte; o por las coincidencias sospechosas con el fujimorismo; para solo mencionar algunos problemas del Gobierno durante los primeros nueve meses? Eso no lo comparte ni siquiera buena parte del gabinete ministerial.

Para que lo sepan los que tratan de desprestigiarme injustificadamente, yo ejercí funciones autónomas e independientes en Osiptel e Indecopi, con honestidad y dedicación. En esta última, incluso, también lo hice durante los gobiernos de Valentín Paniagua y Alejandro Toledo, y nunca me sentí ni militante ni socio de sus administraciones. Hace dos décadas, incluso, participé en el directorio de un banco estatal durante el primer gobierno aprista. Siempre tuve, además, la independencia para criticarlos en los asuntos con los cuales discrepé. Dejé toda función pública cuando opté por contribuir, desde su dirección, en el año 2002, a la fundación y el desarrollo de Perú.21.

Guardo el mejor recuerdo de las responsabilidades que he desempeñado en el Estado peruano -no en los partidos que llegaron al poder-, y por la decencia e integridad de las personas con las que tuve la suerte de compartirlas. Nunca he tenido una acusación de ninguna índole por las funciones públicas que desempeñé.

Eso debería saberlo muy bien el premier porque él se ha encargado en estos días de hacerme un file de 51 páginas con el resumen de mi participación en la administración pública, en el que aparecen nombramientos, contratos, bibliografía, etc., el cual se distribuyó, en la reunión realizada en la Presidencia del Consejo de Ministros, a los congresistas de su bancada con el fin de tenerlo a la mano como estrategia de destrucción durante su presentación ante el Congreso por el caso Pandolfi.

No es la primera vez que me investigan de ese modo. Por ejemplo, ya antes lo había hecho, solicitando la misma información, el entonces congresista Jorge Mufarech -ex ministro de Fujimori- durante el gobierno de Toledo. Tampoco pudieron encontrarme nada sucio porque, sencillamente, yo no tengo rabo de paja.

Lo más curioso de todo es que el contenido de dicho file apareció la semana pasada publicado en varias páginas injuriosas de un diario de escasa circulación con el fin de desprestigiarme, del mismo modo como pretendieron hacerlo hace poco con el congresista Carlos Bruce, y como Mercedes Cabanillas alertó recientemente que iban a hacer con ella.

Las difamaciones que me han hecho esta semana se repiten de vez en cuando, desde que empecé a trabajar en Perú.21, en otros medios de comunicación y por parte de otros políticos, y coinciden con momentos en que este diario critica al Gobierno, al actual o al anterior.

Nunca quise responderlas en el pasado principalmente porque creo que los periodistas, para procesar bien las noticias, debemos evitar ser la noticia.

¿Por qué un Gobierno ataca a un periodista? Para asustarlo y, de ese modo, callarlo; para desviar su foco de atención periodístico desde los políticos hacia uno mismo; y para desprestigiarlo ante el público, haciéndolo poco creíble o confiable.

Por este motivo, por esta vez, he optado por responder las difamaciones que estoy recibiendo desde el Gobierno y medios de comunicación afines al mismo. Por respeto a los lectores, porque debo defender la credibilidad del medio que dirijo y mi trayectoria, porque no tengo rabo de paja, para dejar constancia para el futuro, porque siento que tengo una obligación con el público que cotidianamente nos sigue, porque creo que son parte de una agresión a la libertad de expresión, y para decirle a quienes hoy nos atacan que no les tenemos miedo ni lograrán que retrocedamos en nuestras convicciones y posiciones. Viniendo de quien vienen, tomo sus agravios como una condecoración a quienes trabajamos en Perú.21.

El gobierno del presidente García tiene todas las condiciones para desarrollar una excelente gestión especialmente en materia económica y social. Lo que debe impedir es caer en la tentación que seguramente algunas fuerzas le sugieren para perder el tiempo y perderse, así mismo, en teorías conspiratorias y en luchar contra fantasmas inexistentes. Y ello implica entender cabalmente el valor real de una prensa independiente.

Desafortunadamente Augusto, en esa tentación involucrado hasta el fondo este gobierno. Y justamente, el valor de la independencia de los medios es lo que este gobierno no entiende.

MAS SOBRE EL TEMA:

Juan Carlos Goicochea entrevista a Fernando Rospigliosi:

Desde el Cuaderno de Borrador, algunas reflexiones sobre el Petrogate y el periodismo

El Morsa relaciona la prensa y el poder en la desaparición de Perú.21

Laura pinta una cana sobre Perú21 y la libertad de expresión

Pepitas te cuenta todo sobre quienes manejan realmente Perú.21

Melendez joroba a quienes apoyan a los periodistas salientes de Perú.21

César Lévano: Las ilusiones perdidas

César Hildebrandt: “Perú.21″ QEPD

Lo que debió ser la portada de despedida de Perú.21:

19 Respuestas a “UN TRAGICO PRESAGIO”
  1. AkilesMartin dice:

    ¿Dónde venden ese Perú21? Sabes, en la edición norte ni siquiera publicaron la pequeña nota sobre la salida del “economista” Rodrich de la dirección, no me enteré de nada si no hasta el domingo, Yo vivo en Trujillo, supongo que para los editores de esta edición norte la salida de Rodrich nunca sucedió ni les interesó a ningún ciudadano de Trujillo, Chiclayo o Piura. Obvio, ningún periódico local abarcó el tema. Saludos.

  2. Pecos dice:

    Fujimori y Toledo

    Hola Raúl:

    “Toledo no ha cerrado el parlamente”. No pues ha cerrado el parlamento pero consiguió una mayoría que el pueblo no le dio en las urnas.
    Fujimori efectivamente cerró el Parlamento, convocó una Constituyente, y hubo parlamento con participación de todas las fuerzas políticas desde unos meses después del golpe del 92 hasta su huída en el 2000.

    “Toledo no tiene sometido al Poder Judicial”, dices…que raro ¿por qué por acá se andará lo contrario y sus amiguísimos salen bien librados de todos sus juicios, perpetran atrocidades como la denunciada por Ricardo Letts en un caso en que se ha beneficaido a un tal Lacroix, compatriota y amigo de la Primera Dama, o las reuniones que tuvo con el vocal que veía el caso Zaraí, y etc…, etc…, etc…?

    “Toledo no maneja a la prensa”.
    No pues Mate, no maneja la prensa solo aquella con la que ha podido pactar porque que trata, trata, y bien lo ha denunciado
    Cecilia Valenzuela. Lo que ha ocurrido, por ejemplo, con Plural T.V. es sintomático de que habrán cambiado las caras, pero las intenciones son similares. Ya lo advirtió Alvarito Vargas Llosa.

    Ahora aclarados estos puntos.
    ¿Cuál es la diferencia entre Fujimori y Toledo?
    Saludos,
    MMMQ

    Legitimidad y Legalidad

    De: “Martha Meier Miro Quesada”
    Fecha: mié may 21, 2003 1:40 pm
    Asunto: Re: [Chimu] RE: ¿LLEGARÁ TOLEDO AL 2006?

    Hola Lucía:
    Nadie duda que Toledo fuera elegido por el Pueblo, pero eso ocurrió hace dos
    años y hoy se ha convertido en un ilegítimo cuya impopularidad ya bordea el
    80%. Quizá lo más democrático sería que acorte su mandato y convoque a nuevas
    elecciones. Es más, creo que eso lo ayudaría a fortalecerse en el poder y a
    recuperar algo de respaldo en los próximos meses. No es democrático que una
    persona que no representa a la mayoría, o a algo que se le acerque, esté en
    el poder.
    Saludos,
    MMMQ

  3. Pecos dice:

    más sobre MMMQ

    — En tumi@yahoogroups.com, “Martha Meier Miro Quesada” escribió:
    Martha Meier Miro Que…
    marthameiermq@…
    Enviar mensaje 23 de Mayo, 2003
    7:30 pm

    Hola Lucho:
    Yo sólo opino que el presidente Toledo debe tratar de lograr que no ocurra aquí un colpaso similar al de la Rúa y posteriores. Si no puede remontar la aceptación popular, a mi modesto entender simplemente porque no se atreve a sacudirse de quiénes lo están hundiendo (quizá por exceso de confianza, gratitud o cariño, no sé). Toma el caso de Rodolfo Pereyra, después de la crisis que le generó, después de que sin empacho narró cómo se reunió una y otra vez con Arbulú, que le ofreció pagarle el Roosevel de sus hijos, puesto para su señora y no sé qué tanta otra cosa, después de eso lo nombra agregado de prens en Washington. ¿Crees que con esas actitudes va a recuperar la confianza del pueblo que lo llevó al poder?
    No creo que sea tanto drama convocar a elecciones anticipadas. Es más, creo sinceramente que así sería más fácil para el actual presidente llegar a buen término con su mandato. Ojalá y la Cumbre de Río ayude a recuperar respaldo.
    Bien difícil debe ser gobernar con una mayoría que sólo quiere verte fuera de Palacio.
    Creo que el principla conspirador del régimen ha sido Henry Pease con la reforma de la Constitución de 1993, cuando era claro que el espíritu mayoritario era convocar a una Constituyente y en segundo lugar la propuest aprista de volver a la del 79.
    Esa creo que sería otra buena salida para el presidente, una Constituyente. En fin…
    MMMQ

  4. abbue dice:

    La independencia de AAR se hace evidente en RPP a diferencia del maestro borrachon y la señora Del Rio, es el unico que hace preguntas directas y puntuales…El Comercio es un diario agradecido con AGP, pues, se beneficiaron del dolar MUC y otras cosas mas; pucha yo creia que los Pacos Miroquesada eran distintos a su parentela pero son igual y hasta peor, mejor que regresen los Alejos.

  5. el blog del morsa » Prensa y poder dice:

    […] algo casi normal (o más bien, común). Un director de un medio se vuelve incómodo para ciertos sectores políticos y económicos y la presión sobre dicho medio se vuelve tan grande que este termina con tarjeta roja. Si el […]

  6. La portada que nunca fue - Peru21 sin A2R dice:

    […] Rospigliosi anuncia nueva web pero todavía no da el nombre (Ombloguismo) Blog: Buen remember de Godoy Blog: El análisis del Morsa Link: Ya para qué leer […]

  7. Carlitos dice:

    Todos sabemos que miles de dirigentes regionales han sido judicializados con el fin de amedrentarlos al mejor estilo facista. Esa politica fue implementada por Jorge Del Castillo en forma asolapada. Durante las crisis regionales , Del Castillo asistia fingiendo ser el bombero y firmaba actas a diestra y siniestra. Esas actas no servian para cumplir los acuerdos sino para identificar a los dirigentes y posteriormente judicializarlos, acusandolos de cualquier cosa, hasta de terroristas. Esos juicios aun continuan y no se sabe si Simon va a parar eso. Recordemos tambien que se han cerrado muchas radios de provincias que protestaban contra el gobierno y siempre con el cuento de que no habian renovado sus licencias. Hasta Chavez se ha quedado chico con la politica represiva asolapada de Del Castillo.

  8. Angel dice:

    A lo largo de la república el país ha visto enriquecida su composición etnico cultural gracias a la presencia de inmigrantes provenientes de diversas partes del mundo. Resulta incuestionable el aporte de muchos de ellos, en beneficio del país, en el campo de la ciencia, el arte y en las más diversas manifestaciones culturales. Luego de mucho bregar, mayoritariamente, han logrado fortalecer nuestra aún débil clase media. Con todo derecho pertenecen a sus respectivas comunidades en las cuales mantienen tradiciones y costumbres. Su integración plena a los diversos campos de nuestra vida social, la privada en particular, es aún un proceso, acelerado según la percepción de algunos, algo lento según la perceción de otros. Este proceso debe ser conscientemente alentado en beneficio de todos los peruanos. Es parte de una nueva racionalidad por construir, alternativa a la predominante, hasta hoy, a lo largo de la república, producto de discursos disociadores y excluyentes, campo en el cual los extremos se juntan. En esa perspectiva caminaba Perú 21, bajo el impulso de su cesado Director. En tal sentido ciertas decisiones trascienden el campo exclusivamente privado ó contractual. ¿Entienden lo que quiero decir, distinguida familia Miroquezada? Sinceramente no lo creo, más aún dudo que encuentren el cordon umbilical entre el asunto propuesto por el Joven Godoy y las reflexiones que acabo de formular. Por eso afirmo que son torpes, irremediablemente torpes ¡Ab imo pectore!

  9. ¿Queda algún medio confiable? dice:

    […] seguir deprimiéndonos podemos leer a Godoy, Heduardo, Ocram, […]

  10. Peruanista dice:

    Cierran radios y diarios en Peru, hay peruanos encarcelados sin motivo -Roque Gonzales es uno de tantos- la selva peruana esta siendo lotizada, la diferencia entre ricos y pobres aumenta, el crimen y la drogadiccion juvenil peor, las mineras siguen robando y explotando, el sur peruano se aparta cada vez mas… pero ciertos blogueros de Lima ni se enteran.

    Pero si se trata del elitista y centralista Peru21, de la television basura de Lima con sus Magalys y Jaimes y Alvarez, de las cumbres internacionales que nunca incluiran a los intereses de los peruanos… entonces todos protestan y escriben.

    Es una pena el caso de Augusto Alvarez, y los periodistas que han sido callados por el gobierno de Garcia - y convertidos en martires de paso. Una con otra, en un pais donde nadie sabe para quien se trabaja. Pero es tiempo de bajar de la nube no?

    Ahora,

  11. Juan dice:

    Alguien tiene el famoso file de AAR, a ver si lo publican, la curiosidad me mata…

    Y si hay de otros periodistas tambien… pasenlo pues, no sean asi…

    Saludos…

    Mare tanta vaina, si es su empresa de los del comercio, normal que boten y metan a nueva gente o a la vieja, total el que se jode es un privado no una empresa publica…

  12. Felipe Pardo&Aliaga dice:

    CORRUPCIÓN Y CARENCIA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN PROBOS Y PERIODISTAS VALIENTES

    La corrupción es un entramado complejo, en el que se combinan funcionarios públicos y sectores privados, para la búsqueda de beneficios personales en detrimento de la administración honesta de los recursos y bienes del Estado. En teoría, los medios de comunicación constituyen una red privada y pública de entidades intermediarias entre funcionarios, políticos y la sociedad, con el propósito de servir, a través de informaciones, al bienestar público. El Estado, como maquinaria responsable de conducir a la sociedad al pleno desarrollo y al bienestar, debe conservar y fortalecer las instituciones responsables de velar por la correcta administración de las recaudaciones de los ciudadanos, a través de organismos que velen por la transparencia, ya sea auditando eficientemente el uso de los recursos o fijando las normas para evitar la enajenación de los mismos.

    La corrupción tiende a ganar espacio cuando las instituciones públicas, del ejecutivo, de la justicia o del congreso, son débiles y cuando las políticas económicas tienden a crear distorsiones en el mercado. La corrupción gana terreno cuando las organizaciones responsables de supervisar y auditar no tienen la fuerza o carecen de la independencia necesaria para proceder contra los corruptos. También cuando los organismos responsables de sancionar, como son el Ministerio Público y la Justicia, carecen de la institucionalidad necesarias. Cuando se dan estas combinaciones, y cuando estos mecanismos no funcionan, los medios de comunicación deberían de asumir un papel protagónico en la denuncia, en la identificación y en la repulsa pública de los corruptos, y de ese modo empujar a los organismos oficiales a poner atención en los personajes e instituciones denunciados.

    El protagonismo de los medios debería ser proporcional a la debilidad y fortaleza de las instituciones públicas. Un país con un congreso que cuenta con recursos morales o con una Procuraduría General de la República sin depender políticamente del Ejecutivo o de cualquier otro poder del Estado, no necesitaría de la denuncia pública ni del papel protagónico de los medios de comunicación para señalar y perseguir la corrupción que ha sido identificada como una lacra que extrae los recursos que pudieran ser utilizados para el desarrollo. La persecución ética y moral de los corruptos se ha convertido en una moda y los propios políticos han ido asumiendo el discurso, pero sólo desde la oposición, como recurso de campaña propagandística. Los medios, en su trucado interés por ‘contribuir’ a sanear esa lacra, ofrecen mucha cobertura a los discursos anticorrupción, a las proclamas moralistas, a las generalidades, y muy pocas veces penetran a las particularidades o al examen detenido y minucioso de casos que podrían ser paradigmáticos.

    Los medios de comunicación del país aparentan cierta sensibilidad y atención a los casos de corrupción y le dan seguimiento en la medida que los vínculos no disimulados entre el sector financiero y el mundo político se lo permitan. Las pocas denuncias de corrupción procedentes de los organismos oficiales, formulados a través de expedientes documentados con alguna rigurosidad y a través de auditorías, son divulgadas por los medios de comunicación como parte del enfrentamiento entre los partidos políticos y no como expedientes que merecen nuevas indagaciones y aportes desde los propios medios. El hecho mismo de que las denuncias vengan de los organismos oficiales, y de que se den a conocer en momentos especiales, les resta credibilidad e impide el seguimiento con informaciones y reportajes que expliquen el comportamiento y la conducta de los funcionarios cuando se trata de administrar fondos públicos.

    A pesar de la acuciosidad puesta de manifiesto en el tratamiento de temas intrascendentes, cuando se trata de la corrupción los medios de comunicación sufren del síndrome de la actualidad, dejando de lado el seguimiento a informaciones, temas, conflictos, problemas y expedientes que su tratamiento actualizado permitiría desenmascar a sujetos y truhanes de la política y la burocracia pública y privada. Casos de extraordinaria importancia, que ocupan tiempo y espacio en los medios electrónicos e impresos, pierden vigencia por los débiles mecanismos de sanción judicial y por el síndrome de actualidad de los medios de comunicación. Por recordar sólo alguno, habría que decir que el caso de Rómulo León, en el primer gobierno de García, es de antología, Los que investigaron ese caso fueron cautelosos y evitaron responsabilizar al ministro de Pesquería. El caso no fue a los tribunales, Rómulo León es hoy el protagonista de otro acto de corrupción. Así como este, hay muchos otros casos escandalosos que la Justicia y los medios de comunicación se encargaron de enterrar en el olvido.

    Estos casos demuestran que política, corrupción, y periodismo van de la mano en el país, y que la corrupción de categoría es la que corresponde al mundo de la política, porque lo que ocurre abajo, en las capas bajas de la sociedad, incluyendo a las bases de los partidos políticos, es “el sencillo”. Esa corrupción de las bases carece de interés público y es parte de las migajas del pastel electoral, de la repartición de puestos de trabajo en la administración pública, pero que sirve sólo como sobrevivencia a la militancia. Ni esa corrupción de las bases ni la corrupción de los funcionarios encumbrados, cuentan para las investigaciones policiales. Es tal la aceptación de esa práctica que en la historia de la Policía Nacional nunca se ha generado un expediente de corrupción, descubierto y perseguido por la Policía Nacional. Sencillamente, la Policía no se mete en esas cosas, porque eso corresponde al ámbito político, lleno de permisividades, arreglos, amarres, amistades. He aquí una de las causas de los olvidos de los medios de comunicación: el convencimiento de algunas cosas, por más claras que hayan sido expuestas, no prosperan.

    Las denuncias más graves de corrupción en la administración pública surgen, generalmente, cuando varios intereses envueltos chocan. Los medios generalmente se nutren de una de las partes, lo que atenta contra la credibilidad de la información. Es por esta razón que para garantizar una investigación periodística responsable contra la corrupción, sin temores ni favores, es necesario que los periodistas trabajen más a fondo el tema de la propia corrupción periodística, que si bien no es ni será nunca del alcance ni el tamaño de la que se practica entre funcionarios públicos y privados, entre políticos y congresistas, es un elemento de credibilidad importante para el trabajo de los medios de comunicación.

    Finalmente, hace falta que los jueces pierdan el miedo a sancionar a los corruptos y a los corruptores que lleguen a sus departamentos o a sus manos, sin importar que sean políticos activos, funcionarios suspendidos o futuros líderes o presidentes. En estos casos hace falta perder el miedo y aportar de ese modo a la sociedad la garantía de que alguien que se ha apropiado de los fondos públicos no vuelva nunca, bajo ningún pretexto, a administrar nada que pertenezca al pueblo.

    LA DERECHA PRETENDE CONVERTIR A ALVAREZ RODRICH EN UN HILDEBRANT II, CON EL FIN DE ARRASTRAR A SUS LECTORES A UN CLON DE PERU21 EN DONDE PUEDA SEGUIR JUSTIFICANDO LAS DECISIONES DE ALAN GARCIA Y DEFENDIENDO LOS INTERESES DE SU CLASE. NO CAIGAMOS EN LA TRAMPA, ESTA ES UNA ESTRATEGIA UTILIZADA POR LA PRENSA PROSTITUIDA EN TODO EL MUNDO: LOBOS FEROCES VESTIDOS DE CAPERUCITAS…AR ES Y SIEMPRE FUE UN REACCIONARIO!!!

  13. Felipe Pardo&Aliaga dice:

    QUIERO VER AHORA A LOS DEFENSORES DE LA LIBERTAD DE EXPRESION…….

  14. » Grupo El Comercio despide a todos los Augusto que trabajan en sus medios dice:

    […] las medidas de re estructuración que vienen dándose en el diario Perú.21, a la salida forzada de Augusto Álvarez Rodrich del cargo de director, se hizo público que se ofrecieron incentivos para motivar la renuncia de […]

  15. Orgullo Idiota dice:

    ¿Que te parece si dejamos de comprar Perú 21? pero como un boicot
    bien organizado con fechas específicas y todo es decir que se sienta como un boicot.
    MIra esto es grave, es como si tu publicitaras tu producto en una revista en papel Cuché y de pronto sale emnn bulki o en todo caso aoparezca solo en internet. Lo que sucede es quiue el produicto Peru 21 tal como lo conociamos lo han cambiado y eso es casi como una estafa tanto para los clientes como para las empresas. Yo creo quye se puede organizar un boicot especóifico determinados días. ¿que piensas?

  16. Dejé de comprar Peru.21 « Lorenaje dice:

    […] refresca la memoria peru21 peru 21 periodico diario augusto alvarez rodrich despido renuncia periodismo liberta […]

  17. Megapost: Los días sin Perú 21 | Siete Esquinas dice:

    […] desdeeltercerpiso.com/2008/11/un-tragico-presagio uterodemarita.com/2008/11/18/dia-4-la-verdadera-portada-de-peru21-sobre-aar elmorsa.com/2008/11/18/prensa-y-poder […]

  18. Desde el Tercer Piso » LA CRISIS EN CANAL N dice:

    […] 5 años, anotaba bien Augusto Álvarez Rodrich, nos encontrábamos en la disyuntiva entre un candidato cuya lenguaje sobre nacionalización hacía […]

  19. Desde el Tercer Piso » LAVA JATO: ALAN RESPONDE. NOSOTROS TAMBIEN dice:

    […] con el que el expresidente tuvo tan buenas migas en el gobierno anterior. Como bien recuerda Augusto Álvarez Rodrich: En una reunión con un grupo de periodistas realizada en abril del año pasado, entre la primera y […]

Deja una Respuesta

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.