Archivo de 25 Noviembre 2008

No soy de los partidarios de las teorías de la persecución, pero cuando veo que personas tan disímiles como César Lévano y Rosa María Palacios (ayer en Prensa Libre) coinciden en torno a la última sandez del Ministro del Interior, uno comienza a preocuparse.

¿Y que pasó esta vez? Vía La Primera:

Luego de cinco días, el ministro del Interior, Remigio Hernani, reconoció que el plan para detener al líder opositor Ollanta Humala y 14 líderes de izquierda, incubado en la División de Terrorismo Internacional de la Dincote, realmente existe, y admitió al mismo tiempo la autenticidad del documento secreto con el plan represivo, publicado por LA PRIMERA.

El ministro Hernani consideró que el pedido de detención de dirigentes y activistas de oposición, y la citación de grado o fuerza a Ollanta Humala, siguen vigentes, a la espera que la titular de la Tercera Fiscalía Supraprovincial Nacional, Fanny Escajadillo, tome una decisión. En caso de acceder, la fiscal tendría que solicitar al juez las órdenes de detención.

El titular del Interior intentó traspasar las culpas hacia el Ministerio Público, en la pretensión de negar que ésta sea una maniobra política del gobierno. Sin embargo, un vocero calificado de la Fiscalía de la Nación ratificó a LA PRIMERA que este organismo jurisdiccional no pidió a la Dincote hacer un seguimiento o presentar un informe sobre los opositores, contra lo dicho por Hernani.

¿Y cuál es la supuesta acusación? Vincular a Ollanta Humala y a líderes sindicales con el terrorismo internacional. Sí, este blog ha discrepado abiertamente con las posturas políticas y económicas de Humala y de varios de los dirigentes de la CGTP, pero de alli a considerarlos los vándalos violentos que La Ventana Indiscreta coloca semana tras semana en sus pantallas, hay un largo trecho. De hecho, a estos líderes sindicales y políticos se aplica aquello que mencionó RMP para el caso Melissa Patiño:

Si la hubiera, ser comunista puede ser peligroso, sectario y hasta estúpido (lo cual creo firmemente), pero no es delito. Los partidos de izquierda en el Perú tienen registro ante el JNE y participan en elecciones. La militancia no está prohibida y, mucho menos, la libre expresión de las ideas. Todas las ideas.

(Paréntesis: Y lo mismo se aplica para el caso de Roque Gonzáles, a quien se tiene preso sin sustento durante 8 meses)

Pero la cuestión no queda allí. Hoy Roberto Bustamante alerta sobre un nuevo proyecto de Ley elaborado por el Poder Ejecutivo que huele, nuevamente a Ley anti - ONGs, cuya propuesta original felizmente fue morigerada por el Tribunal Constitucional.

El proyecto suscrito por Alan García Pérez y Yehude Simon  plantea modificar el Código Civil y la Ley General de Sociedades para disolver asociaciones, fundaciones y, ojo, empresas, que atenten “contra la seguridad nacional y la seguridad del Estado” y, en el caso de las empresas, también podrán salir del mercado (y dejar de existir) aquellas que violen “el principio internacional de no intromisión en asuntos internos”.

Dos problemitas. El primero es claro. Eso de disolución de asociaciones y fundaciones por esas causales me huele a “me voy de nuevo contra las ong’s incómodas contra el gobierno”. Si, aquellas que le dicen al gobierno lo “bien” que le va en materia de derechos humanos, reformas institucionales y medio ambiente. Es decir, el tufillo a persecución huele desde la Plaza de Armas hasta la Costa Verde.

Pero el segundo puede ser aún peor en el marco de este proceso de liberalización económica en el que parece embarcado Inversiones García S.A. Pues, en lo que se refiere a las empresas, es el propio Poder Ejecutivo el que pediría a la Corte Suprema que “disuelva, disuelva” a las mismas, por las causales antes señaladas. Es decir, si una empresa no le gusta al Presidente o a alguno de sus ministros, reunen los votos en Palacio y le solicitan al Poder Judicial que las saque del mercado. Digamos, más que de Freidman o Keynes, el Presidente parece estar leyendo los manuales sobre “mercado con partido único” elaborados por Hu Jintao.

Digamos, no solo mis amigos del Instituto de Defensa Legal deberían estar preocupados por este proyecto. También lo deberían estar en el Club Empresarial y en la CONFIEP. ¿Dirán algo al respecto?

ACTUALIZACION (04:00 pm):

Humala se mandó con todo esta tarde. Vía El Comercio:

Humala volvió a desmarcarse de las FARC colombianas, de las que dijo con claridad: “repudiamos en el pasado la metodología de las FARC, secuestros, coches bomba y asesinatos, y seguimos manteniendo esa postura permanentemente”.

El nacionalista mostró un “Manual de lucha antisubversiva ME 41/7″ que, según él, era de obligatorio cumplimiento en la guerra contra Sendero Luminoso en los años ochenta, durante el primer mandato presidencial de Alan García, y que ordenaba la “eliminación de los dirigentes” de esa organización.

García “ordenó una guerra sucia” y por ello “es un violador de los derechos humanos”, subrayó.

Aquel manual se hizo durante el primer gobierno de Alan García, y por lo tanto él “es el autor intelectual de la violación de los derechos humanos”, unas violaciones que según Humala muchos oficiales como él mismo se negaron a cumplir.

De hecho, no es la primera vez que el humalismo saca este manual. Hace algún tiempo Nadine Heredia, esposa del comandante, escribió sobre el mismo y dijo las mismas acusaciones contra el actual Presidente. Y los Humala no dejan de tener razón cuando hacen referencia a las responsabilidades de los gobiernos de turno en materia de derechos humanos.

Claro, en medio de las tonterías de García y de los deslindes con las FARC, Humala olvidó dos cosas. La primera es que, de acuerdo con la CVR, este manual también le sirvió a Fujimori para violar derechos humanos (de hecho, ha sido mentado varias veces en el juicio). Y la segunda es que una organización a la que nadie podría llamar de derecha, como la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, publicó un exhaustivo informe sobre Madre Mía, la base en la que él operó en 1992 y, según varios indicios, habría cometido violaciones de los derechos humanos.   

Cuidado con los boomerang, comandante.

Comments 15 Comentarios »

“Si quieren saber de crisis, métanse a un equipo de fútbol, tendrá por lo menos cuatro en la temporada” (Jorge Valdano)

Había una vez un país al que le vendieron la fábula de que era bueno en fútbol. Le contaron que en una olimpiada de la década de los treinta nos eliminaron por racismo, cuando en realidad hubo una invasión de campo de hinchas de nuestro bando. Le presentaron videos de clasificaciones y partidos heroicos en mundiales que nos pintaban como grandes estrellas, cuando en realidad fuimos siempre del segundo lote en Sudamérica. Y cuando una generación brillante dejó las canchas, se olvidaron de contarnos que esos años de gloria fueron, en realidad, solo un paréntesis en nuestra mediocre historia. Ese es el mito fundacional del fútbol peruano, aquel que eleva nuestras esperanzas cada vez que hay eliminatoria y el que no nos deja ver lo que somos realmente como selección y como institucionalidad deportiva. 

Pero, para complicar las cosas, desde hace algunos años, otro factor de perturbación se ha sumado a nuestra mediocridad deportiva, la que no tiene apoyo del Estado, la que no cuenta con profesores de educación física para mejorar el nivel de nuestros escolares: el pleito entre dirigentes.

Desde hace varios años, un señor llamado Manuel Burga Seoane gobierna nuestro fútbol. La verdad, no ha sido más mediocre que sus antecesores en el cargo, pero su soberbia y sus controvertidas decisiones dirigenciales lo han hecho ser el personaje más odiado por la masiva hinchada futbolera de nuestro país. Abogado de profesión, ha estado vinculado al Estado durante los últimos 15 años. Actualmente, es empleado de este gobierno, pues representa al Ministerio de Economía y Finanzas en el Consejo Directivo de SUNASS, el ente regulador del agua. Y no tiene pocos contactos arriba, dado que el estudio de la actual Ministra de Justicia patrocina a la Federación Peruana de Fútbol.

En la otra orilla, se encuentra Arturo Woodman, ex vicepresidente de la plancha de Lourdes Flores y el alfil de Dionisio Romero en varios negocios, acusado de hacer fraude en una elección en Santa María del Mar y, como dirigente deportivo, igual de mediocre que Burga. Claro, como es engreido del Presidente de la República no se va a mover del cargo, hasta que Alan lo decida. (Esto, a pesar de un audio selvático bastante sospechoso).

Pero no ignoremos a otros personajes. Cuando aún era Premier, Jorge del Castillo confabulaba con el Ministro de Educación, José Antonio Chang, y Woodman para sacar a Burga. Y tampoco olvidemos que el jefe de Woodman, es decir, el Ministro de Educación, es dueño de un equipo de fútbol. Es decir, conflictos de intereses asegurados. (Amen del ex dirigente del Sport Boys y secretario general del Partido Aprista Peruano, Mauricio Mulder, otro empeñado en botar a Burga).

Y, aunque no lo quiera reconocer, el congresista fujimorista Renzo Reggiardo es otro de los responsables, dado que propició una ley que permitió a Burga reelegirse casi por aclamacion.

¿Qué es lo que trato de decir? Que cuando veamos a los responsables de la suspensión del fútbol peruano, no solo veamos a una sola persona. Solo hay dos formas de que Burga salga de su silla: o renuncia - cosa que no esta dispuesto a hacer - o la Asamblea de Bases lo revoca. El problema está en que las Departamentales, aquellas que siempre votaron a favor del controvertido dirigente, son las que menos pierden con este enredo. Pero negociar con ellas - o modificar la Ley del Deporte para restarles peso - será la única salida que la FIFA aceptará para solucionar este fandango.

Propiciar la desafiliación, aplaudirla o querer descabezar a Burga por la mala no está tan lejos de un 5 de abril que fue nefasto para el país. Quizás a los Woodman y a los Chang les convenga recordar que a Fujimori lo vacaron utilizando las reglas que él mismo puso. Por allí esta la solución a un tema, que, no olvidemos, dejaría el 20 de diciembre a mucha gente sin trabajo y un modo de vida, más allá de pasiones deportivas.

MAS SOBRE EL TEMA:

Guillermo Oshiro: Sentido común

Germán Vargas: Desafiliación de la FIFA, más que un asunto de fútbol

Comments 11 Comentarios »

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.