Si hay un Ministerio que va a ser bastante movido en estos días, será el ubicado (aún) en Corpac. El despacho del Interior se estrena con movidas bastante fuertes en estos días y con el Ministro Remigio Hernani Meloni aún ubicándose en el despacho. Aunque no sabemos si se logrará ubicar del todo.

Para comenzar, el sábado renunció el Jefe de Inteligencia del Ministerio, Jorge Cárdenas, un policía en retiro que Alva Castro no había podido sacar debido a la amistad del ex oficial con Jorge del Castillo. Cárdenas dijo que se iba porque no podía trabajar con un ex inculpado por terrorismo, en alusión a Yehude Simon, pero otras versiones refieren que tiene una vieja rivalidad con Remigio Hernani, el nuevo titular del sector. De hecho, Hernani ha confirmado que Cárdenas se va porque no se llevan bien. 

Pero no sería el único en salir. Hernani confirmó que no quiere a Octavio Salazar como Director de la Policía. Estas fueron sus declaraciones a La República:

Hay quienes piensan que con su ingreso al Ministerio al Interior se le ha puesto fecha de caducidad al general Octavio Salazar como director de la Policía, y que esta vence el 24 de noviembre, un día después de APEC. ¿Eso es cierto?

Yo no pongo fecha. Pero tiene que irse en algún momento.

¿Por qué usted lo desea?

No porque lo desee. Eso es lo normal. Estoy sorprendido de que no pusiera su cargo a disposición. Ese es un principio de decencia. Me sorprende que no se observen esas normas de cortesía y de urbanidad. Si no lo hace está infringiendo principios elementales de ética.

¿Quién reemplazaría a Salazar? Todo indica que sería un ex PIP. Así lo indica Seguridad IDL:

La puerta del despacho se abre y junto con los ayudantes ingresa el jefe de Estado Mayor de la PNP, general Mauro Remicio, quien camina con viveza en el paso y aire rejuvenecido. El general Remicio proviene de la ex­-PIP, como el nuevo ministro. Puede que la dinámica de los códigos no tenga las fluctuaciones de la Bolsa de Valores, pero parece que muchos suponen que ahora el código 2 está al alza. (Hay que decir, sin embargo, que, mientras que en los últimos dos años, la hegemonía de los ex­-GR (o código 3) ha sido manifiesta [ver “La hegemonía de los repuchos”], la ex­­-PIP (o código 2) ha logrado tener ya tres ministros: Ketín Vidal, Félix Murazzo y ahora Remigio Hernani).

El problema para Hernani es que ayer fue desautorizado por su jefe, Yehude Simon:

“Yo lamento muchísimo estas declaraciones públicas de las fuerzas policiales. Acabo de conversar con el ministro del Interior y le acabo de decir que me parece muy poco positivo o favorable que esté dando declaraciones que afectan a las personas. Si en las fuerzas policiales hay problemas de tipo personal, se tienen que zanjar de manera personal”, manifestó por la tarde, tras una reunión con los miembros del Gabinete en la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros.

Pero, en clara muestra de que su estilo va a ser el de la contradicción tolediana, Simon (hoy) dice:

Quien asume toda la responsabilidad del Ministerio del Interior es el ministro y, por lo tanto, el poder lo tiene el ministro y la política la tiene el ministro. Espero que ellos (Hernani y Salazar) puedan dialogar y finalmente el ministro tome su decisión”, señaló el premier desde Chiclayo en declaraciones que recoge RPP, tras referir que si es que no se resuelven las diferencias entre el titular del Interior y el jefe de la policía en las próximas horas, este último tendría que dar un paso al costado.

Lo cierto es que la cuestión se pone bien peliaguda. O aprenden a convivir entre ellos o se aplica la solución sugerida por Eduardo Pérez Rocha:

“En necesario que se decida si se queda o no el director general Octavio Salazar. Si se queda porque el Ejecutivo quiere que se mantenga, el ministro debe renunciar. Y si es a la inversa, mañana mismo se debe designar al nuevo director general y empezar para adelante porque es una incertidumbre para todos, tanto para los policías como para toda la ciudadanía”.

Autoridad es lo que ha perdido el Ministro en esta crisis que, esperemos, se solucione lo más pronto posible. Todo esto complica bastante su ya de por sí recargada gestión dado que, en temas de fondo, Hernani tiene tres ámbitos que encarar.

El primero, que parece que es en el que el Ministro está más entusiasmado, dado su especialización, es el combate al crimen organizado en las ciudades. De hecho, Hernani ya piensa ajustar la criticada distritalización de la Policía. Según Gustavo Gorriti:

Hernani considera que los distritos (y las comisarías) deben clasificarse de acuerdo tanto con su densidad demográfica como con su densidad delictiva. Dentro de esa reclasificación territorial deben formarse, en su concepto, varias “divisiones de investigación criminal”. Cada una de estas divisiones debe constar de alrededor de 100 detectives al mando de un comandante con buena proyección profesional, para dar un liderazgo enérgico en la lucha contra el crimen en su circunscripción.

Ese plan debe tener, sostiene Hernani, una línea de base o de partida y objetivos mensurables. “En tres o cuatro meses deben verse los frutos”, dice. Inicialmente, el nuevo plan o sistema se ejecutaría solamente en Lima, para poder, otra vez el verbo, “evaluar los resultados”. De ser exitoso se aplicaría a nivel nacional.

El plan, sin embargo, tiene un detalle interesante: necesita un presupuesto adicional, para la implementación tecnológica básica y los incentivos al personal. Convencer al premier Yehude Simon quizá no sea tan difícil, pero hacerlo con el ministro Valdivieso será otro cantar. Hernani parece decidido. Su objetivo, según indica, es “poner en la balanza a la misma altura, la prevención y la investigación criminal”.

El segundo reto tiene que ver con la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Si bien la captura de Luis Valdez le da algo de respiro en un campo, las emboscadas de Sendero Luminoso - VRAE, con un saldo alto de fallecidos civiles y militares y la condena amplia de todo el país, le dejan una tarea pendiente y que, esperemos, termine de resolverse en este gobierno. Aunque César Hildebrandt no confía en Hernani, señala la necesidad de actuar con inteligencia y más armas que las meramente policiales:

Estamos, pues, frente a un problema que sólo una policía preparada, honesta y con capacidad de infiltración y acopio de Inteligencia podrá enfrentar con éxito -una policía como la que dirigió Antonio Ketín Vidal, el héroe masacrado por el sibaritismo caníbal que padecemos-.

Mientras más “militaricemos” la zona, más nos exponemos a derrotas humillantes. Mientras más brutales y/o incompetentes sean nuestros métodos, más crecerá en el Vrae la atmósfera de letal impunidad que hoy impera.

Esto parece haberlo entendido, felizmente, Yehude Simon, que ha viajado al Vizcatán y ha prometido que la contraofensiva del gobierno en los valles del Ene y el Apurímac “no será sólo militar”.

Hay que reconocerle a Simon este primer gesto de sagacidad. Porque, junto con el anuncio de no cargar las tintas sólo en el frente de las armas, ha hablado del Estado ausente, la infraestructura desatendida, la agricultura abandonada, la salud pública que no llega y la educación que jamás alcanzó. Es decir, ha hablado de ese país que Lima no quiere conocer.

Finalmente, el último reto es recuperar una imagen policial que cada día empeora. Para ello es importante trabajar la agenda de reforma policial que se iniciaron en el gobierno anterior. Si Hernani es un ex policía que quiere dejar a la institución que sirvió durante muchos años en un buen nivel, pues tiene la obligación de emprender cambios que mejoren la performance policial y la ubiquen como una institución sólida.

De no afrontar adecuadamente estos retos y su desautorización, el flamante Ministro hará recordar a la triste gestión de su precedesor.

MAS SOBRE EL TEMA:

Fernando Rospigliosi: El gabinete no está bien ensamblado

Gino Costa: Presidente debe respaldar a Hernani

5 Respuestas a “HERNANI Y LAS INTERIORIDADES EN INTERIOR”
  1. Oscar Ramos dice:

    Ya me he mareado. ¿A quién apoya realmente Yehude Simon? Ayer apoyaba al Director General, hoy apoya al Ministro. Yo creo que en el plan de quedar bien con dios y con el diablo, borra con la mano izquierda lo que hace con la mano derecha.
    Antes dijo que se iban 2 ministros, luego que solo era 1 (Zavala), pero a este paso está creando tal inseguridad que se le van a ir todos.
    Mal ejemplo de los “caviares”, no puede ni siquiera ponerse de acuerdo UNA persona consigo misma. Me hace recordar a la tía Susy Villarán que hablaba bien de Toledo y al día siguiente ya no.

  2. Carlitos dice:

    Hoy aparece una noticia en el pro-minero radio CPN con el siguiente titular:
    Unidad Nacional pide renuncia del Ministro de Interior y mas adelante dice congresista de Unidad Nacional,
    Raúl Castro ha pedido la renuncia del Ministro.
    En primer lugar quiero opinar que Unidad Nacional es un mamarracho de unidad, esa unidad es una burla para
    la democracia y para la inteligencia humana, segundo el Sr. Castro Stagnaro no es un congresista implicado
    en un caso gravisimo de corrupcion con el Jockey Plaza, que autoridad moral tiene este Sr. para pedir la renuncia de nadie.

  3. Desde el Tercer Piso » HERNANI A SU CASA dice:

    […] la gestión de Remigio Hernani Meloni ha discurrido entre la mediocridad absoluta, la venganza personal y el desastre operativo con […]

  4. james dice:

    el sr, remiio hernani es altamente calificado ,lo malo es que acepto la oferta de la RATA alan garcia, para ser ministro del interior. allì se desperstigiò por que todos los ministros de este actual règimen son CORRUPTOS al iguial que garcia
    entonces como un señor como remigio podia hacer una buena gestiòn

  5. Cuentos de la Cripta Parte Seis – La maldición de la cartera del Interior « Caviar de Cianuro dice:

    […] El numero tres era un ex-PNP/ que se dedicó a pelear dentro de su cuartel/ hasta que lo renunciaron por descuidar su personal cerca a Chiclayo/ a pesar de los errores que ya había acumulado. […]

Deja una Respuesta

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.