Hablar de crisis económica mundial no es hacer futurología o hacer gala del mayor pesimismo. Los economistas de todas las tendencias - desde Adrianzén hasta Campodónico - ya están hablando de lo que debería hacer el gobierno peruano para no verse tan afectado por la crisis. Porque, seamos, claros, el cuento de que estamos blindados contra sus efectos es tan falso como un billete de 30 soles.

Ahora bien, ¿qué consecuencias nos trae la crisis? Dos bloggers han enfatizado en los aspectos globales y geopolíticos de la misma.  Con la mira puesta en los efectos en la visión que se tenía sobre el mercado, a partir del rescate financiero hecho a los bancos de inversión y grandes hipotecarias, Andrés Paredes comenta:

Nada de “Voilá!”. Siempre lo supimos, pero desde que cayó la URSS nos hacemos los locos y miramos a otro lado, porque nadie ha pensado en un sistema alterno que funcione. El corporativismo fascista murió en 1945, ahogado en toda la sangre que derramó en su cuarto de hora de fama. El centralismo económico comunista animó la carne del proletariado solo para transformarla en un muerto viviente en todos y cada uno de los experimentos frankensteinianos que realizó el siglo XX. El capitalismo triunfó en el siglo pasado, porque no fue producto de una revolución planeada sino de una evolución natural de la economía, pero la muerte de sus rivales ocasionó una extremización de sus postulados.

No es el fin del capitalismo, pero, quizá, sí el fin de un ciclo salvaje y talibán dentro de él. Vivimos una situación parecida a la de 1929, con el mercado desregulado y dejado a su libre albedrío, como un dragón suelto en una aldea, que mata gente, incendia casas, pero cuyo estiércol fertiliza los campos. En 1929, cuando el dragón quemó demasiadas casas y mató demasiada gente, a una aldea le importó una mierda el estiércol y mandaron a un tipo llamado Franklin Delano Roosevelt a que se encargara del asunto. Roosevelt ató al dragón, pero no lo mató, porque sin el estiércol no había cosecha. La aldea prosperó, pero tiempo después, se olvidó de la etapa de la destrucción y soltó al dragón otra vez. ¿Quién podrá atarlo de nuevo? ¿Con qué? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Fabber también hace un comentario bastante interesante sobre lo que consideran los estados contemporáneos como “populismo económico”. A una bodega o a un pequeño negocio no se le rescata, pero a un banco grande si. De hecho, ejemplos de ello hemos tenido en las últimas dos décadas (remember el rescate del Banco Wiese, que casi nos cuesta 300 millones de soles). La pregunta que el ciudadano común es si este tipo de movidas son justas o no. Yo al menos tengo mis serias dudas de que sea así. En otras palabras, hay algo en la lógica del modelo - o, mejor dicho, en la forma como opera -  que se resiste al análisis del sentido común.

Ya entrando a lo que puede ocurrir por casa, Roberto Bustamante apuesta por un cambio de relaciones económicas internacionales:

Los críticos del capitalismo tampoco pueden sentirse felices. Es un momento demasiado incierto y con demasiadas fichas en juego. Para el Perú, por lo pronto, con tanto apostado hacia el mercado norteamericano, significará mirar hacia otros lugares, China (y Brasil como ya ocurrió), por ejemplo. Y empezar a desdolarizar la economía local. Claro, eso también implicará que termine el largo coqueteo entre las sucesivas administraciones norteamericanas y los respectivos gobiernos peruanos. Posiblemente, el fin de un largo noviazgo. Pasará también por revisar también conflictos con los “gobierno anti-sistema” de la región. Veamos qué resulta de esas conversaciones García-Da Silva, donde no creo que la posición de Brasil transcurra por un tratado bileteral y más bien tratará de jalar al Perú al Mercosur.

De hecho, el eje Brasilia - Lima se intensificó en actividad desde la administración Toledo. Y aunque García no le ha puesto el mismo ímpetu a la relación - en realidad,  no ha mirado hacia América Latina, salvo Colombia y tímidamente Chile -, lo cierto es que en la última semana García estuvo con Lula y que varios negocios fuertes podrían concretarse.  El problema para el gobierno es que hay visiones diferenciadas sobre que hacer en torno a los mercados regionales ya formados - Comunidad Andina y Mercosur -, lo que hace más difícil la relación. Allí García tiene más presente que nunca la dicotomía entre el tradicional integracionismo del aprismo y sus asesores y amigos que le recomiendan de cuando en cuando apostar por ir solos en el rumbo sudamericano, camino en el que Chile ya está de vuelta.

Pero vayamos a lo que viene haciendo el Ministerio de Economía y Finanzas. Por lo pronto, todo parece limitarse a recortes. Algunos de ellos bastante escandalosos. Por ejemplo, al gobierno regional de Huancavelica o al Poder Judicial. Ello demuestra la poca prioridad que tiene Luis Valdivieso con la lucha contra la pobreza - Huancavelica es uno de los departamentos más pobres del Perú - y con la mejora del sistema de justicia. En ambos casos, Valdivieso se da de narices con las propias metas del gobierno, es decir, la reducción de la pobreza y la seguridad jurídica para las inversiones. Si, son visiones limitadas - deberíamos hablar en realidad de reducción de la desigualdad y de apertura del sistema judicial para todos los ciudadanos -, pero, incluso dentro de ellas los recortes hechos parecen ser bastante contraproducentes para la marcha cotidiana de ambas instituciones.

Y una visión solo limitada a recortes de presupuesto, incluso para un lego en economía como yo, resulta ser bastante limitada. Preguntas sueltas: ¿qué rol le compete al Banco Central de Reserva? ¿Qué puede hacer la Superintendencia de Banca y Seguros en torno al fenómeno del sobreendeudamiento de la clase media? ¿Y cuando sale el ministro Valdivieso ante la prensa a explicar lo que pasa realmente con la economía del país?

Si alguien puede responder esto, se lo agradecería bastante.

MAS SOBRE EL TEMA:

Humberto Campodónico: Es errado combatir la inflación solo con reducción del gasto público

Santiago Pedraglio: La crisis, ¿comienza el fin del neoliberalismo?

Pedro Francke: La crisis económica y el Perú

Michelle Bachelet: La crisis mundial se debe a la codicia de pocos y a la desidia política de otros

8 Respuestas a “CONSECUENCIAS ECONOMICAS”
  1. Droper dice:

    Combinemos altos precios de la energía, un monton de irresponsables financistas y obtenemos lo que tenemos entre manos.

    Es un error y miopia del gobierno actual dar mayor impulso a relacionarse con una decadente UE o una USA en problemas que con nuestros vecinos, no exagero su pornistico que para nuestro futuro el Brasil es más importante que Europa, ni que decir de toda la región, fundamental si preferimos integrar por derecho propio un bloque sólido y nuestro a caer en el triste papel de turquia, ser coleros de naciones a las cuales en realidad no les importamos.

  2. Droper dice:

    “si pronostico”

  3. Oswaldo dice:

    Ahora a ver donde estan todos los que dicen que todo debe dejarse al libre albedrío del mercado con intervención cero del Estado…

  4. tirofijo dice:

    Porque no le dices la verdad a todos tus visitantes, que todo el mundo se va a ir a la m…, comenzando que el Capitalismo va a morir, primero en Usa, luego en Europa, y despues caera todo el mundo. Habra caos y golpe de estado en estados unidos todo para recortar las libertades de su gente hipnotizada e idiotizada. Despues de esto pondra en funcionamiento del Nuevo Orden Mundial (exclavitud de la poblacion). Deberias publicar sobre sociedades secretas, masoneria y como nos controlan.

    pd. Haya de la Torre era mason, Giampietri es mason …

  5. jgodoymejia dice:

    Tirofijo: Creo que el escenario, sin dejar de ser grave, es menos catastrofista. Simplemente nos vamos a un modelo intermedio, con mayor protagonismo del Estado - sin volver a los 80 - y de los mercados regionales.
    PD: No se si el Almirante es masón. Haya lo era y conozco a varios honestos.

  6. EL_ADVERSARIO dice:

    Bueno, aqui el mercado es “regulado” y no “intervenido”. Tanto a Champita Campodonico como a Cesar Levano deberian aprender esos terminos para no señalar nacionalizaciones inexistentes en el caso de AI

  7. Leonardo Sanchez dice:

    Concuerdo, en parte, con los pronósticos de tirofijo. Tarde o temprano las masas tomarán consciencia de su rol promotor en la historia, entonces llegan las revoluciones. Y esto no es pecar de catastrofista, simplemente es aplicar principios de la historia: a cada crisis económica profunda le siguen reformas, o revoluciones, sociales. Y esto implica un abanico que puede ir desde el retomar un neo-keynesianismo hasta posturas post-socialistas (bien, estos términos se me acaban de ocurrir, je, je, je)

  8. dixshly suarez dice:

    auque no por planificacion de alejandro sino por simple secuencia de los hechos, a partir de la integracion del gran imperio se intensifica el trafico comercial por caravanas y flotas entre las mas apartadas comarcas del enorme estado. los productos de india tiene gran demanda en gresia y viceversa, babilonia, antioquia, alejandria de egipto, pergamo, rodas, se hacen ciudades de gran movimiento economico. se construyen bunas flotas y se aprovechan los caminos construidos por los emperadores de persia.

Deja una Respuesta

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.