Escena 1: Arresto en Miraflores:

Cuatro ciclistas destacados son arrestados en Larcomar, acusados de pertenecer a una banda que robaba a los asistentes a dicho centro comercial. El nombre de nuestros compatriotas: Abraham Nina Márquez, Jorge Chávez Cárdenas, Daniel Távara Cárdenas y César Cavero Saavedra.

Gran conferencia de prensa con el alcalde de Miraflores Manuel Masías y la Policía Nacional, pero al día siguiente tuvieron que liberar a los detenidos. Claro, Masías no pidió disculpas a lo que fue una doble vulneración de derechos fundamentales: de un lado, una detención arbitraria y, de otro, el racismo subyacente a la captura. Claro, el alcalde se olvida que el Serenazgo de Miraflores participó en este suceso.

Como se dijo en otro blog, típico caso de “racial profiling”, es decir, arrestar a alguien porque consideran que tienen características intrínsecas a su color de piel. Tal igual como se hacía en la época del conflicto armado con todo aquel que era estudiante universitario y ayacuchano.

Y todo ello en el mismo centro comercial donde el Día del Padre parece celebrarse en New Jersey - y no precisamente en Patterson, el paraíso de los peruanos en Estados Unidos. Enemigos Intimos presentó el caso:

Escena 2: Happening contra Designers

Luego de las declaraciones de la representante de la tienda Designers sobre el uso de su ropa por los integrantes del Grupo 5, la ola de indignación ciudadana corrió por la cholósfera y por otros círculos, lo que motivó una manifestación convocada por la Mesa de Lucha contra el Racismo y que Henry Spencer cubrió este fin de semana:

Aquí la cuestión fue más polémica. De un lado, en el blog Lo Justo, Varón se preguntaba si es que se podrían causar daños económicos y materiales a la tienda durante la celebración de la actividad. Ni una ni otra cosa ocurrieron. Mientras que Roberto Bustamante se hizo una pregunta en el blog Bloddy Hell:

Me preocupa más la falta de reflejo político de parte de la gente bien intencionada de APRODEH y cia. ¿No significaba una mejor oportunidad política subirse al coche del caso de los “malditos…”, que hablar de un caso complicado como el de Designers?

Comentarios:

Ciertamente algo está cambiando en el país para que temas como estos estén tocándose en ciertas escenas públicas. El arresto de personas por sus rasgos andinos o su actividad profesional o académica era una práctica común en los años ochenta y noventa, conducta que generó no pocos desaparecidos en un país que era el más denunciado por esta violación de derechos humanos entre 1989 y 1993. Hoy resulta impensable arrestar a una persona con esta sola prueba o, cuando se hace, la presión ciudadana ante la falta de pruebas y un buen abogado puede variar esta situación.

Lo mismo ocurre con el caso del Grupo 5 y Designers, donde se protesta frente a declaraciones desatinadas y chocantes que, dichas hace apenas 10 años, hubieran sido tomadas como normales por varios sectores de nuestra sociedad.

Sin embargo, creo yo que se sigue presentando un fenómeno que parece común cuando hablamos de este tipo de conductas: discutir solo sobre síntomas del problema de la discriminación en el Perú. No digo que esté mal señalar estos actos. Por el contrario, me parece bacán y siempre es bueno que se haga. Pero considero que es necesario ir a cuestiones más de fondo con relación a la discriminación. Muchas veces se olvida que la discriminación tiene caras mucho más dramáticas en el Perú: el analfabetismo que afecta, en su mayoría, a mujeres mayores de 15 años en el campo; la desigualdad en los ingresos entre hombres y mujeres, a pesar de que muchas veces ellas tienen mayores calificaciones que nosotros; la falta de acceso a empleos por la llamada “buena presencia” u otros problemas similares.

Breve digresión abogadil: Es un tema en el que las leyes pueden ayudar a cambiar este panorama, pero solo de modo parcial. Me explico, se pueden dar reglas y sanciones - incluso hasta penales - en torno a conductas discriminatorias, pero es con la concientización sobre el tema que, en realidad, se puede realmente operar un cambio activo en esta materia. Reconocimiento de las limitaciones del Derecho, podríamos decir.

Cuando se suscitó el reciente debate entre Tanaka y Bruce sobre racismo, nos quedó claro que algo se había avanzado en ciudadanía en el país - como esgrime Tanaka - pero que aún quedaban estructuras en el pais que alentaban la discriminación (Bruce dixit). Ambas cosas, que no considero contrapuestas, sino visiones de una misma realidad desde dos puntos de vista distintos, se han presentado en los casos anteriormente reseñados. Y esas son, creo yo, los límites e incentivos del racismo en el Perú: de un lado, la conquista de ciudadanía social y la experiencia de reconocimiento de derechos en grado aun insuficiente, pero lo básico como para poder detectar situaciones de discriminación; de otro lado, la existencia de espacios y sectores del país que siguen considerando al otro como alguien inferior, que no debe acercarse al “mundo que no es suyo” y que debe “permanecer en sus espacios”.

Pero como bien dice el Morsa, el debate parece ser limeñocéntrico y sería necesario conocer como se ve esta problemática en el interior del país. Por ahora, dejo aquí la discusión, para que la sigamos en los comentarios.

Solo una reflexión final. Como hemos visto, aquí no se trata solo de prácticas estatales de discriminación, sino algo que está en la sociedad entera. Lo que implica que, para que el país cambie, también hace falta que lo hagamos nosotros.

POST SCRIPTUM:
Marco Sifuentes da otro giro a la discusión que considero conexo a este post: la detención injustificada de personas sobre la base de prejuicios. Los casos de Melissa Patiño y Carmen Azparrent han sido ejemplos de ello, pero también otros sucesos como los relatados por Fernando Rospigliosi (sobre el accidente que le costó la vida a una escolta en la cumbre ALC - UE) e IDL - Seguridad Ciudadana (en el caso de 3 supuestos acusados por terrorismo). Ello denota no solo prácticas discriminatorias, sino también un objetivo mayor que resaltó hace algunos días Perú.21:

“Según el experto en seguridad Gabriel Prado, los errores policiales serían resultado de un afán de protagonismo desmesurado que pretende resaltar los ‘aciertos’ de las autoridades políticas y policiales, pasando por alto el procedimiento oficial”.

Y en el camino, claro, se violan los derechos ciudadanos, sobre la base de prejuicios ¿A quién quieren levantarle la imagen? ¿Quiénes son los “sospechosos comunes” aqui? Se llaman Octavio Salazar y Luis Alva Castro.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: Malditos (cholos) de Larcomar
Primer Piso (columna de este blogger en Prensa Peruana): Nuestros Muertos
Bloody Hell: Antirracismo preventivo
Choledad Privada: Papá como los de Larcomar, no hay dos
Fabber: Racismo y antirracismo en la mira
Elite Sadomasoquista: Un verdadero padre
Cuaderno de Borrador: De como se piensa en grande un Perú multicultural

Una Respuesta a “DEBATIENDO SOBRE DISCRIMINACION”
  1. Discriminación en el Perú « FULVIDA PERÚ dice:

    […] (Ver fuente original del post, aquí) […]

Creative Commons License
Desde el Tercer Piso by José Alejandro Godoy is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.5 Perú License.